LIVE STREAMING
Vista de varias copias de la propuesta presupuestaria integral para 2018 en el Capitolio en Washington DC (Estados Unidos) hoy, 23 de mayo de 2017. EFE/Shawn Thew
Vista de varias copias de la propuesta presupuestaria integral para 2018 en el Capitolio en Washington DC (Estados Unidos) hoy, 23 de mayo de 2017. EFE/Shawn Thew

El nuevo presupuesto de Trump: "un Robin Hood a la inversa"

Según analistas financieros, el presupuesto del Presidente Trump para el 2018 indica claramente un recorte en los beneficios de los pobres y un aumento en el…

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Poder femenino al Congreso

Noviembre 25, 2022

Bolsonaro no se rinde

Noviembre 24, 2022

Esperanza luego de la COP27

Noviembre 22, 2022

Equipo tipo europeo

Noviembre 21, 2022

La igualdad en suspenso

Noviembre 21, 2022

La defensa de Infantino

Noviembre 19, 2022

Bienvenida a Panamá

Noviembre 17, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

El día lunes, el director de presupuesto del Presidente, Mick Mulvaney, explicó a en una rueda de prensa que las ganancias que plantea el nuevo plan provendrían de cuatro recortes básicos, según reportó CNN Money:

  1. Recortes a Medicaid (alrededor de 600 mil millones en la próxima década)
  2. Recortes en cupones para alimentos (SNAP) (193 mil millones en 10 años)
  3. Recortes en los préstamos estudiantiles (143 mil millones en 10 años)
  4. Recortes en programas de retiro para trabajadores federales (63 mil millones en 10 años)

El documento titulado A New Foundation for American Greatness (“Una nueva fundación para la Grandeza Americana), propone un aumento en el gasto militar del 10% y un gasto de más de 2.6 mil millones de dólares en seguridad fronteriza, que incluye 1.6 mil millones para comenzar a trabajar en el proyecto del muro de Trump, según reportó The New York Times.

Asimismo el proyecto plantea grandes reducciones fiscales y una “promesa improbable” de un crecimiento económico en un 10%.

Para equilibrar la balanza, el nuevo presupuesto propone recortes en programas que afectan directamente a los estratos sociales más bajos, como los programas federales de salud para los pobres (Medicaid), la asistencia nutricional (reducida en 192 mil millones) y alrededor de 272 mil millones de dólares en recortes en los programas de bienestar, según continúa el reporte.

Asimismo, el plan recortaría más de 72 mil millones de dólares en beneficios para discapacitados, programas de préstamos educativos y en financiamiento para organizaciones no gubernamentales.

De igual forma, la primera propuesta presupuestaria del presidente incluiría un recorte importante en la asistencia a países latinoamericanos, sobretodo a México y Centroamérica, con quien Los Estados Unidos comparte un programa de cooperación a través de fondos dedicados a programas de drogas, seguridad o democracia en la zona, según reportó EFE.

Por otra parte, el programa contempla el plan de Ivanka Trump de un permiso parental remunerado de seis semanas, siendo la primera vez que una administración Republicana promueve este tipo de propuestas, según reportó la BBC.

Durante la presentación del programa, Mulvaney le dijo a los reporteros que la propuesta es “sencillamente las prioridades del presidente puestas en papel”, y nadie pudo estar en desacuerdo.

Por ejemplo, dentro de las innovaciones propuestas por Trump se encuentra el ahorro de 40 mil millones de dólares en una década al prohibir que los inmigrantes indocumentados cobren el impuesto de crédito por el cuidado infantil.

La buena noticia es que un documento como este – considerado por algunos como un mensaje político más que una propuesta económica – no será fácilmente aprobado en el Congreso, teniendo a los demócratas absolutamente en contra y con las incipientes dudas por parte de los Republicanos.

Según indicó el Representante Republicano por Carolina del Norte, Mark Meadows, al New York Times: “este es probablemente el presupuesto más conservador que hemos tenido durante una administración Republicana o Demócrata durante décadas”.

De la misma manera, este tipo de recortes presupuestarios afecta directamente a la población desatendida que votó a favor del Presidente. Según aseguró William Hoagland (antiguo asesor presupuestario del Congreso), “la política en esto no tiene el más mínimo sentido, pues la población que los trajo al baile son los populistas allí afuera en el Medio Oeste y en el Sur, que dependen de estos programas que él plantea recortar”.

Pero como dijo el director de presupuesto Mick Mulvaney: “Si, debemos tener compasión por las personas que reciben los fondos federales, pero también debemos compadecernos por quienes lo están pagando”.

Nunca una política social había estado tan clara a través de un planteamiento meramente económico. El empresario y el presidente siguen siendo una misma persona.

00:00 / 00:00
Ads destiny link