LIVE STREAMING
Al igual que el antiguo Cinturón Bíblico, el sur de los EE.UU. está siendo testigo de la génesis de un nuevo fenómeno demográfico, político y cultural, acuñado por Juan González como el “Cinturón Marrón.” Foto: Getty.
Al igual que el antiguo Cinturón Bíblico, el sur de los EE.UU. está siendo testigo de la génesis de un nuevo fenómeno demográfico, político y cultural, acuñado por Juan González como el “Cinturón Marrón”. Foto: Getty.

El Nuevo "Cinturón Marrón": Lo que Realmente Sucedió con el Voto Latino en el 2020

Desde California a través de Nuevo México, Nevada, Arizona, y hasta Texas, la fuerza del voto latino se ha hecho sentir.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

DACA a los 10 años

Agosto 17, 2022

Quieren $35M

Agosto 17, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

La contienda presidencial de 2020 entre Donald Trump y su contrincante demócrata Joe Biden fue una de las elecciones más trascendentales de la historia de la nación. 

A pesar de ser celebradas en medio de la pandemia de COVID-19 y en medio de una profunda crisis económica, la participación de los votantes rompió récord, gracias en parte a la decisión de muchos estados de ampliar las votaciones por correo y la votación anticipada, así como a la profunda polarización nacional que hizo que tanto los partidarios como los opositores de Trump acudieran en masa a las urnas. 

Más de 159 millones de personas emitieron sus votos, lo que supone un aumento espectacular del 15 por ciento con respecto a las elecciones de 2016, en las que Biden consiguió finalmente un margen de siete millones de votos populares y una clara mayoría del importantísimo voto del colegio electoral.

Sin embargo, en la noche de las elecciones, una cascada de historias en los medios de comunicación afirmaron que los votantes latinos - y hasta cierto punto, los hombres afroamericanos - habían girado de manera significativa e inesperada hacia Trump. 

De acuerdo a esos relatos, Biden se hizo con "solo" el 65% de los votos latinos versus el 32% de Trump, un margen más pequeño que el que Hillary Clinton había logrado cuatro años antes. Esto era, según los expertos, una prueba de que los latinos son más conservadores de lo que muchos estadounidenses pensaban, y algunos incluso comenzaron a afirmar que no existe un "voto latino" cohesivo.                                                                                                

Un mito contraproducente

Esta narrativa quizás no sea la más certera y carezca de un análisis profundo del voto latino de este año y de un contexto de tendencias históricas dentro de la comunidad Latinx. Se basó en gran medida en datos de encuestas a pie de urna profundamente defectuosos, y en los resultados preliminares del voto de dos pequeñas áreas geográficas del país: el Condado de Miami-Dade y el Valle del Río Grande de Texas. 

Lo más importante es que la narrativa ignoraba completamente la historia principal de esta elección: un aumento sin precedentes de la participación de los latinos, oscureciendo el papel fundamental que esos votantes desempeñaron en la entrega de los estados clave de batalla para Biden, específicamente Arizona, Wisconsin y Pennsylvania. 

Además, esta narrativa no reconocía una tendencia demográfica que se ha ido acentuando con cada año que pasa: la aparición de un nuevo "cinturón marrón" latino en los Estados Unidos, uno que se centra en California y los estados del sudoeste, y que está en la cúspide de la transformación de la política nacional en las próximas décadas.

¿De dónde salieron los datos defectuosos?

La tan citada división de 65%-32% en el voto Latino para presidente vino de un solo lugar: la Encuesta Nacional de Salida que la firma Edison Research ha llevado a cabo para las principales cadenas de televisión en cada elección desde 2004. Esa encuesta ha sido criticada repetidamente en el pasado porque no representa adecuadamente a los votantes de habla hispana, a los que tienen menos educación y a los que viven en distritos electorales mayoritariamente latinos, y porque suele pasar por alto a los distritos electorales de las comunidades cubanoamericanas, que históricamente han tendido a votar más por los republicanos. 

"Es un ejemplo de la peor encuesta posible que de alguna manera se ha convertido en 'oficial' o 'hecho' por la gente en los medios de comunicación", dice el politólogo de UCLA Matt Barreto. "Dentro de la ciencia política, será difícil encontrar un solo doctorado que crea algo en la encuesta de salida [de Edison] como representativo".

 Barreto, uno de los co-directores de la Latino Politics and Policy Initiative de UCLA, y quien también trabajó como consultor para la campaña de Biden este año, insiste en que una medida más precisa de los patrones de votación entre los latinos, afroamericanos, asiáticos e indígenas americanos es la Encuesta de Víspera de las Elecciones Americanas (AEEP), que entrevistó a más de 15.000 votantes en todo el país, incluyendo a más de 5.000 hispanos. En esta última encuesta se determinó que la división de Biden-Trump entre los latinos era del 70% al 27%, no del 65 al 32.

 Sí, Barreto reconoce que hubo un pequeño aumento porcentual para Trump en comparación con su carrera en 2016 contra Hillary Clinton, pero eso ignora el resultado mucho más importante de esta elección: un enorme aumento en la participación de los latinos que proporcionó un margen mucho mayor en los votos reales para Biden entre los latinos.

After last November's presidential election, media narratives distorted the numbers and statistics that speak to Hispanic participation. Photo: Getty.

Tras las elecciones presidenciales del pasado mes de noviembre, las narrativas mediáticas tergiversaron los números y estadísticas que hablan de la participación hispana. Foto: Getty.
 
Historia No Contada #1 - La participación masiva de los latinos

Más de un mes después de las elecciones, nadie sabe con certeza el aumento de votantes latinos en 2020. Probablemente no tendremos números precisos hasta el próximo año, cuando la Oficina del Censo publique la encuesta de votantes que lleva a cabo después de cada gran elección. Pero tenemos una idea bastante buena del rango.

La encuesta Edison, la que usan todas las grandes empresas de medios de comunicación, informó que los latinos comprendían el 13% y los afroamericanos el 12% de los 159 millones de americanos que votaron. De ser cierto, eso significaría que 20,6 millones de latinos votaron - un asombroso aumento de 8 millones sobre los 12,6 millones que la Oficina del Censo dice que votaron en 2016 - un salto del 63%. Pero como todo lo demás en la encuesta de Edison, esos números de participación son altamente sospechosos. "Adivinanzas al azar", las llama Barreto.

Él y los otros expertos de la UCLA creen que los latinos probablemente representaron el 10,5% del electorado este año. Eso se traduciría en 16,7 millones de votos emitidos por latinos, un aumento de casi el 33%, o 4,1 millones de votantes en comparación con hace cuatro años. 

Sí, la cifra de Barreto es mucho más baja de lo que Edison estima, pero aún así refleja un incremento extraordinario. Recordemos que la participación entre todos los estadounidenses este año saltó en un 15% - y eso se consideró histórico - por lo que el aumento de la participación de los latinos fue realmente fuera de lo normal, ya sea que se tome el cálculo de Edison o el de la Iniciativa Latina de la UCLA.

Los contornos básicos de estas cifras de participación son ineludibles. Después de décadas de expertos políticos hablando del creciente voto latino, este año se hizo evidente. Los votantes hispanos se sintieron obligados como nunca antes a ir a las urnas, porque COVID-19 les impactó más que a otros grupos, por la constante demonización de los latinos por el Presidente Trump, por sus medievales políticas de separación familiar, o por las amenazas a la atención médica. Incluso para algunos latinos conservadores, uno de los incentivos fueron sus esperanzas de finalmente dar marcha atrás a Roe contra Wade. Una cosa es segura, ni los partidos Demócrata ni Republicano pasarán por alto a los votantes latinos de ahora en adelante.

Historia No Contada #2: Los votantes latinos ayudaron a Biden a ganar los estados claves de la batalla

Gran parte de la atención sobre el supuesto "cambio" hacia Trump entre los votantes latinos se ha centrado en el valle rural del Río Grande de Texas y el sur de la Florida, donde Trump realmente hizo verdaderas incursiones en los votos reales de los distritos mayoritariamente latinos. Pero tales cambios no fueron una tendencia nacional.

 Sin embargo, en su análisis postelectoral, Barreto y sus colegas de la UCLA no se basaron simplemente en los resultados de la AEEP o de unas pocas áreas geográficas seleccionadas, sino que también estudiaron los resultados reales de los votos en bruto de los distritos electorales de todo el país, utilizando un método estadístico llamado "inferencia ecológica" para calcular cómo les fue a ambos candidatos presidenciales con los latinos.

 "El punto real es que los latinos votaron alrededor de 70-30 a favor de Biden", dijo Barreto, "y con 4 millones de nuevos votos latinos adicionales, proporcionaron un aumento crítico en los votos netos para Biden en los estados clave".

En los estados en disputa como Pennsylvania, Wisconsin y Arizona, el apoyo a Biden entre los latinos fue en realidad mucho más alto que el promedio nacional. Aquí hay algunos ejemplos de los porcentajes que Biden recibió en precintos mayormente latinos de algunos condados clave en esos estados en el análisis de la UCLA:

En Arizona, donde Biden prevaleció por sólo 12.000 votos, la UCLA estima que los votantes latinos le dieron un margen neto (después de restar los votos latinos favorables a Trump) de 312.000.

 En Pennsylvania, donde Biden ganó por 82.000 votos, el voto latino neto para él fue de 116.000.

En Wisconsin, donde ganó por 20.500, el voto latino neto para él fue de 44.300.

Barreto estima que el margen neto de voto que Biden recibió a nivel nacional de los votantes Latinx fue de casi 7,3 millones, un poco más que su margen total de voto popular de 7 millones.

Historia No Contada #3: El surgimiento del Cinturón Marrón Latino

Cada vez es más evidente que una enorme franja del oeste y el suroeste de los Estados Unidos sigue cambiando su orientación política hacia el partido demócrata, y gran parte de ello se debe a la creciente concentración de latinos en toda la región. Este fenómeno ha dado lugar a un "cinturón marrón" moderno, que se hace eco del histórico cinturón negro de afroamericanos en el sur posterior a la guerra civil. Ningún estado representa mejor este cambio que Arizona, que ahora tiene dos demócratas en el Senado de los Estados Unidos, y que, antes de lograr la mayoría para Biden este año, había votado por un demócrata para presidente sólo una vez desde 1952.

El Cinturón Marrón se extiende desde California a través de Nuevo México, Nevada, Arizona, y hasta Texas, aproximadamente los antiguos territorios mexicanos que los EE.UU. anexaron después de la guerra entre EE.UU. y México. En esos cinco estados, los latinos ya constituyen más del 35% de todos los residentes. Dos de ellos, California y Texas, resultan ser los más grandes de la nación en población total. Los 31 millones de latinos que habitan estos cinco estados ya representan la mitad de la población hispana total de la nación, estimada en 60,6 millones.

No debemos ignorar la historia

Esta falsa narrativa de un repentino giro latino a favor de Trump también ignora la rica y compleja historia de la comunidad Latinx y las tendencias más profundas reveladas por esta elección.

El hecho es que el apoyo latino a Trump estuvo a la par de los candidatos presidenciales republicanos en las elecciones de los últimos treinta años. La participación de los republicanos en los votos ha variado desde un mínimo de 27% para Mitt Romney en 2012, hasta un máximo de 44% para George W. Bush en 2004. Incluso John McCain, cuando se presentó contra Obama en 2008, obtuvo un porcentaje del voto latino similar al de Trump este año, y eso si nos basamos en la defectuosa encuesta de Edison.

El punto culminante para los republicanos, la victoria de Bush en 2004, es en realidad la última vez que un candidato de su partido obtuvo la mayoría del voto popular.

Por último, algunos observadores incluso cuestionan la existencia de una comunidad latina. En nuestra opinión, la identidad Latinx en los Estados Unidos es un constructo social, creado tanto por la sociedad dominante que necesitaba definir y categorizar a un "otro", como por este mismo grupo marginado, orgánicamente desde el suelo por grupos migrantes latinoamericanos dispares que se vieron obligados a unirse para sobrevivir y cuyos hijos se casaron gradualmente para crear una nueva construcción social: el latino en Estados Unidos.

Los latinos han sido la tercera fuerza en la política estadounidense durante décadas. Votan mayoritariamente por los demócratas, pero una parte significativa es susceptible de sufrir cambios si los republicanos u otros líderes políticos abordan incluso algunas pocas de sus preocupaciones.

Una pequeña minoría de latinos siempre se ha visto atraída por el populismo de derecha, el chovinismo nacional e incluso por opiniones racistas.

Sin embargo, todas las fijaciones sobre lo que hicieron los latinos en estas elecciones ignoran la pregunta más importante de todas, que muy pocos observadores políticos se han atrevido a abordar: ¿por qué el 58% de los estadounidenses blancos, incluyendo el 55% de las mujeres blancas, votaron por un hombre para presidente que estaba tan manifiestamente incapacitado para desempeñar las funciones básicas de ese cargo? 

En lugar de afirmar incorrectamente que la gente de color mostró un apoyo sin precedentes a Trump, esa es la verdadera historia que deberíamos examinar.

00:00 / 00:00
Ads destiny link