LIVE STREAMING
Outside the CDC's headquarters in Atlanta, Georgia. Photo: GlobalResearch.ca
Afuera de la sede del CDC en Atlanta, Georgia. Foto: GlobalResearch.ca

Lo que el CDC ha dicho sobre COVID-19 y cómo ha cambiado

Cada día salen nuevas recomendaciones o enmiendas a las sugerencias anteriores para combatir la propagación del nuevo coronavirus.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Latinos en Silicon Valley

Junio 24, 2022

Serie original latina

Junio 23, 2022

Lo nuevo de Coti

Junio 23, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Desde principios de año, los Centros de Control de Enfermedades han estado muy ocupados preparando la llegada de COVID-19 a los EE.UU. El 21 de enero, lo que parecía una catástrofe lejana finalmente puso pie en suelo americano.

Hace poco más de dos semanas, el 29 de febrero, mientras COVID-19 comenzaba a extenderse en Washington, Oregón y California, los funcionarios de los CDC todavía estaban midiendo su alcance. 

Sabían que las poblaciones de edad avanzada eran más vulnerables y recomendaron cuidados extremos en su nombre, pero sólo mencionaron brevemente la idea del "distanciamiento social" como posible recomendación que las autoridades locales podrían sugerir a los residentes.  

En ese momento, la cancelación de grandes eventos se consideraba en el estado de Washington, pero en ningún otro lugar.  

En los días siguientes, a medida que el calendario pasaba de febrero a marzo, los casos aumentaron de 22 a 60 y empezaron a aparecer en estados de la costa Este como Florida, Rhode Island y Georgia. 

Se hizo más hincapié en los posibles contratistas y propagadores individuales de COVID-19, ordenándoles que escucharan a los proveedores de atención médica locales si recomendaban una cuarentena de dos semanas y advirtieran a los gobiernos locales que prepararan medidas similares para sus poblaciones.

Para el 10 de marzo, los casos de COVID-19 se multiplicaron por diez en los EE.UU., hasta más de 500 en 34 estados. En este punto, el CDC volvió a aconsejar a los residentes que evitaran las aglomeraciones y desarrollaran planes de contingencia para vivir en casa durante un período de tiempo.

Poco después, muchos gobiernos estatales y locales comenzaron a cerrar escuelas y a poner límites al número de personas que podían asistir a reuniones públicas. Muchos festivales y conferencias fueron cancelados o pospuestos junto con muchos eventos deportivos. 

A medida que se han ido extendiendo lentamente más pruebas por todo el país -algo por lo que los CDC han recibido muchas críticas- esos mismos gobiernos estatales y locales han seguido respondiendo con medidas más estrictas.

El distanciamiento social también se convirtió en el principal modo de frenar la propagación de COVID-19, ya que los funcionarios se dieron cuenta de que muchas personas sin síntomas todavía podían ser portadoras e infectar a otras con la enfermedad. 

Esta práctica también podría evitar que se sobrecargue el sistema de salud de EE.UU. como ha ocurrido en el norte de Italia. Corea del Sur, en particular, no sólo aumentó su tasa de pruebas sino que también promulgó rápidamente políticas de distanciamiento social para frenar la exposición. 

El 15 de marzo, con partes del país en diferentes etapas de cuarentena dependiendo de la cantidad de casos, el CDC publicó su recomendación más estricta hasta la fecha con respecto a COVID-19 e instó a no reunirse con más de 50 personas durante ocho semanas en todos los EE.UU.

El CDC aclaró que la recomendación no se refiere a escuelas o empresas privadas, pero muchos ya han cerrado o se han cambiado al trabajo a distancia.

Los eventos que podrían seguir las directrices para proteger a las poblaciones vulnerables, la higiene de las manos y el distanciamiento social aún podrían continuar. 

Esas directrices, como el abordaje del CDC de COVID-19, están evolucionando pero pueden verse aquí.

00:00 / 00:00
Ads destiny link