LIVE STREAMING
Photo: Evan Vucci/AP News
La amplia reforma migratoria de Biden ya está aquí. Foto: Evan Vucci/AP News

La Ley de Ciudadanía de Estados Unidos de 2021 ya está aquí pero podría desvanecerse

La Casa Blanca ha desvelado su amplia reforma migratoria, aunque su camino hacia la plena aprobación en su forma actual es turbio.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Poder femenino al Congreso

Noviembre 25, 2022

Bolsonaro no se rinde

Noviembre 24, 2022

Esperanza luego de la COP27

Noviembre 22, 2022

Equipo tipo europeo

Noviembre 21, 2022

La igualdad en suspenso

Noviembre 21, 2022

La defensa de Infantino

Noviembre 19, 2022

Bienvenida a Panamá

Noviembre 17, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

El jueves 18 de febrero, la Casa Blanca dio a conocer un proyecto de ley de inmigración que crearía una vía de ocho años para la ciudadanía de millones de inmigrantes que ya están en el país y proporcionaría una vía más rápida para los inmigrantes indocumentados traídos a EE.UU. cuando eran niños.

Si se aprueba la Ley de Ciudadanía Estadounidense de 2021 incluiría varios cambios. 

Los individuos recibirían un estatus temporal durante cinco años, con tres años hasta que se conviertan en ciudadanos. Los inmigrantes indocumentados que llegaron de niños podrán ir directamente a obtener la tarjeta verde si cumplen los requisitos.

Para poder acogerse al plan de legalización del proyecto de ley, los inmigrantes deben haber vivido en el país antes del 1 de enero de 2021.

El proyecto de ley propuesto por Biden también incluiría un cambio en la terminología de todas las leyes de inmigración de Estados Unidos. Se eliminaría la palabra "extranjero" y se sustituiría por "no ciudadano". El propósito del cambio, dijo un funcionario de la administración, es "reflejar mejor los valores del Presidente sobre la inmigración." 

El código estadounidense define actualmente "extranjero" como cualquier persona que no sea ciudadano o nacional de Estados Unidos, y los funcionarios en el pasado han señalado la prevalencia del término en las leyes estadounidenses para defender su elección de palabras. Pero los defensores de los derechos de los inmigrantes llevan mucho tiempo criticando el término "extranjero ilegal" por considerarlo un insulto deshumanizado. 

El proyecto de ley prevé la financiación de más jueces de inmigración y la ampliación del acceso al asesoramiento. 

Autoriza la financiación del asesoramiento a niños y personas vulnerables, también elimina el límite de un año para presentar un caso de asilo. A continuación derogaría la prohibición de volver a entrar en Estados Unidos si una persona ha residido previamente de forma ilegal en el país. 

La legislación también propone la creación de una comisión especializada de empresarios, sindicatos y defensores de los derechos civiles que recomendaría nuevas formas de mejorar la verificación de los trabajadores, así como aumentar la protección de los inmigrantes que denuncien violaciones laborales. 

Por último, la Ley de Ciudadanía Estadounidense de 2021 pretende abordar las causas fundamentales de la migración y trabajar para reducirlas. Por ejemplo, crearía vías más seguras y legales para la migración estableciendo el procesamiento de refugiados en Centroamérica.

Estados Unidos no ha aprobado un proyecto de ley importante sobre la ciudadanía desde 1986, cuando la legislación firmada por el presidente republicano Ronald Regan legalizó a casi 3 millones de inmigrantes indocumentados en el país.

Biden ha descrito el proyecto de ley como una forma de reimaginar la inmigración en Estados Unidos después de que la administración Trump la reprimiera de forma perjudicial. Su predecesor a menudo se refería a los inmigrantes como criminales, pero la Casa Blanca de Biden los llama "vecinos, colegas, feligreses, líderes comunitarios, amigos y seres queridos." 

Funcionarios de la administración han dicho que la legislación es un intento del presidente Joe Biden de reiniciar la conversación sobre la reforma de la inmigración y afirma estar abierto a las negociaciones.

A pesar del potencial cambio positivo que podría promulgar, la legislación se enfrenta a una ardua batalla en un Congreso estrechamente dividido, en el que la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, sólo tiene un margen de cinco votos y los demócratas del Senado no tienen los 60 votos necesarios para aprobar la medida sólo con el apoyo de su partido.  

Al mismo tiempo hay múltiples proyectos de ley independientes en el Congreso que tienen como objetivo la revisión de partes más pequeñas del sistema de inmigración del país.

Por ejemplo, los senadores Lindsey Graham y el jefe de la mayoría, Dick Durbin, han reintroducido su Ley DREAM, que proporcionaría una vía para la obtención de la ciudadanía a los inmigrantes que llegaron al país siendo niños.

00:00 / 00:00
Ads destiny link