LIVE STREAMING
El Presidente Joe Biden y el Presidente Xi Jinping. FOTOGRAFÍA: Lintao Zhang/Xinhua/Associated Press
El Presidente Joe Biden y el Presidente Xi Jinping. FOTOGRAFÍA: Lintao Zhang/Xinhua/Associated Press

Biden comienza a trazar su propio camino con Xi Jingping y China

Los dos líderes mantuvieron su primera llamada desde que Biden asumió el cargo el 10 de febrero.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Lucha contra el plástico

Diciembre 05, 2022

Krasner demanda

Diciembre 05, 2022

HBCUs bloqueados

Diciembre 05, 2022

No hay muchos indultos

Diciembre 05, 2022

LUMA ampliado

Diciembre 05, 2022

Victoria de la inmigración

Diciembre 05, 2022

Shut Down Berks Refleja

Diciembre 05, 2022

Movilizar a GA latinos

Diciembre 05, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

En su primera llamada oficial con China desde que asumió el cargo, el presidente Joe Biden habló con el presidente Xi Jinping durante dos horas a última hora del miércoles 10 de febrero. 

El jueves 11 de febrero, Biden se reunió con un grupo bipartidista de senadores para hablar de infraestructuras en el Despacho Oval y les informó de la llamada. 

Biden dijo al grupo que fue una buena conversación y que conoce bien a Xi y que pasó mucho tiempo con él a lo largo de sus años como vicepresidente. Aunque las tensiones se están intensificando actualmente entre Estados Unidos y China, era necesario entablar un diálogo honesto y abierto.

La llamada introductoria entre los líderes de las dos mayores economías del mundo tocó muchos temas, como el cambio climático, las proliferaciones nucleares, los asuntos económicos y militares y las posibles áreas de cooperación entre las naciones. 

Biden hizo hincapié en la creciente preocupación por el alarmante uso de la tecnología por parte de China, el comercio desleal y los abusos de los derechos humanos. Un alto funcionario dijo a la CNN que Biden tenía previsto hablar directamente con Xi sobre las violaciones de los derechos humanos de la minoría musulmana uigur de China y las acciones hostiles hacia Hong Kong. 

Biden pretendía transmitir el mensaje de que la solución de estos problemas no tiene que ver sólo con los "valores estadounidenses", también con los valores universales. 

En una lectura de la Casa Blanca sobre la conversación publicada el miércoles, Biden "afirmó sus prioridades de proteger la seguridad, la prosperidad, la salud y el estilo de vida del pueblo estadounidense, y de preservar un Indo-Pacífico libre y abierto". 

En su conversación de dos horas, Biden y Xi hablaron de las "prácticas económicas coercitivas e injustas" de Pekín y de los abusos de los derechos humanos que se producen en Xinjiang. 

La administración está planeando una amplia revisión de la actitud de la anterior administración hacia China, incluyendo las severas medidas que puso en marcha para hacer frente a las prácticas comerciales desleales y sus actividades militares antagónicas en toda Asia. 

Un funcionario de la administración subrayó que Biden está adoptando un enfoque que perseguirá una fuerte estrategia Indo-Pacífica, lo que significa que se abrazará a China siempre que sea posible, pero se le exigirán responsabilidades cuando estén implicados los derechos humanos. 

Algo que se trasladará de la anterior administración a la actual son los aranceles. 

A finales de marzo de 2018, el presidente Donald Trump firmó un memorando en virtud de la Sección 301 de la Ley de Comercio de 1974, ordenando al Representante de Comercio de los Estados Unidos que aplicara impuestos por valor de 50.000 millones de dólares a los productos chinos. El razonamiento de Trump fue que China ha robado la propiedad intelectual de Estados Unidos.

"Hemos mantenido los aranceles que se establecieron en el transcurso de los últimos años, no porque pensemos que la guerra comercial fue particularmente exitosa, sino más bien porque creemos que tenemos que trabajar muy cuidadosamente, en consulta con los aliados y socios, en consulta con el Congreso a través de las fuentes de apalancamiento que tenemos", explicó el alto funcionario a CNN. 

Los funcionarios de la Administración se han opuesto abiertamente a los recientes ataques de China a los manifestantes prodemocráticos de Hong Kong. La semana pasada, la Marina estadounidense envió un destructor de misiles guiados a través del estrecho de Taiwán. Esta fue la primera vez que la administración envió un buque de guerra estadounidense a través de la vía de agua que separa a China y Taiwán. 

El gobierno de Biden también está muy preocupado por la forma en que Trump y su equipo manejaron la competencia con China, y es uno de los muchos temas que ahora están revisando como parte de una política más amplia con respecto a la nación. 

El 10 de febrero, Biden anunció que el Departamento de Defensa (DoD) había establecido un grupo de trabajo creado para centrarse en la estrategia entre los dos países. 

Al visitar el Pentágono por primera vez desde su toma de posesión en enero, habló del nuevo grupo de trabajo sobre China del DoD que dirige su recién nombrado Secretario de Defensa, Lloyd Austin. El grupo de trabajo, según el presidente, "examinará [nuestra] estrategia y conceptos operativos, la tecnología y la postura de las fuerzas, y mucho más".

Biden espera que el grupo de trabajo se sirva de la experiencia de civiles y militares de todo el Departamento de Defensa y proporcione sugerencias a Austin en los próximos meses sobre "prioridades y puntos de decisión clave".  Biden afirma que el éxito del grupo de trabajo requerirá la cooperación de todos los miembros del gobierno federal y los esfuerzos de fuertes asociaciones y alianzas. 

Explicó posteriormente que "así es como afrontaremos el reto de China y nos aseguraremos de que el pueblo estadounidense gane la competición del futuro". Biden espera mantener abiertos los canales de comunicación con su colega Xi, para que puedan trabajar juntos en la solución de los problemas a los que se enfrentan. 

00:00 / 00:00
Ads destiny link