LIVE STREAMING
ShopRite owner Jeff Brown.
Jeff Brown, jefe de compras de ShopRite, desafía a otros demócratas en la carrera por la alcaldía de Filadelfia. Foto: ShopRite

El magnate de la alimentación Jeff Brown se lanza al ruedo de la alcaldía de Filadelfia en 2023

El nutrido grupo de candidatos cuenta ahora con cinco demócratas, siendo Brown el único no político.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Nutter, Brown batalla

Febrero 02, 2023

Helen Gym en el banquillo

Febrero 02, 2023

Luz Colón está lista

Enero 31, 2023

Rhynhart apoyó

Enero 25, 2023

Hablar de temas LGBT

Enero 25, 2023

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Nota del editor: Alan Nuñez y Carlos Nogueras contribuyeron a este artículo.

Se espera que la carrera por la alcaldía de Filadelfia en 2023 tenga otro nombre en el ya abarrotado grupo de candidatos. Se espera que el magnate local de las tiendas de comestibles, Jeff Brown, anuncie su candidatura a la alcaldía este miércoles en West Philly, según fuentes cercanas a Brown y a su campaña. 

Brown es el quinto demócrata y el único no político que lanza su nombre al ruedo, uniéndose a los ex concejales María Quiñones-Sánchez, Derek Green y Cherelle Parker, Allan Domb y la ex interventora de la ciudad Rebecca Rhynhart. El ganador sustituiría al alcalde Jim Kenney tras ocho años al frente de la ciudad. 

Brown ha estado insinuando su candidatura a la alcaldía desde principios de 2021 después de haber sido muy crítico con el impuesto sobre los refrescos del alcalde Kenney. El impuesto era un cargo de 1,5 centavos por onza que se creó para financiar escuelas preescolares, escuelas comunitarias, además de mejorar los centros de recreación y parques de Filadelfia. El impuesto de Kenney comenzó en 2017. 

Ha resultado en más de 385 millones de dólares en ingresos. A pesar de esto, Brown se pronunció en contra del impuesto y de Kenney y dijo que afectaría a los residentes de bajos ingresos. 

Brown es un tendero de cuarta generación que ha sido dueño de más de una docena de tiendas ShopRite en el área metropolitana de Filadelfia. Es conocido por haber abierto algunas de ellas en barrios abandonados y desfavorecidos, además de emplear a cientos de residentes que habían sido encarcelados. 

A pesar de no tener experiencia política ni legislativa, sus vínculos con la clase demócrata de Filadelfia, además de su riqueza, pueden llevarle muy lejos. 

Pero Brown podría enfrentarse a una ardua batalla para legitimar su nombre en un grupo de políticos veteranos, todos los cuales han comenzado a elaborar estrategias en Filadelfia, presentándose sobre los temas más latentes de la ciudad en contraste con sus propios antecedentes. 

Actualmente, Brown se enfrentará a cuatro ex concejales, todos los cuales renunciaron a sus cargos para lanzarse a la candidatura a la alcaldía -excepto Allan Domb, que aún no ha hecho un anuncio oficial-, aunque en una entrevista anterior dijo a AL DÍA que se sintió impulsado a presentarse tras un recorrido por el trágico barrio de Kensington. 

Los cuatro han evocado la encrucijada de Filadelfia. La omnipresente e implacable violencia con armas de fuego ha obligado a cada uno de los candidatos a hablar de sus planes individuales para afrontarla. 

Parker, la ex concejala del Distrito 9, se presenta con una combinación de familiaridad y antecedentes de gobierno. Protegida por Marian Tasco, Parker dirigió una operación muy activa durante sus años en el ayuntamiento. 

En marzo, Parker dio a conocer el Plan de Seguridad Vecinal y Vigilancia Comunitaria de Filadelfia, que pedía la incorporación de 300 uniformes en la calle para ayudar a frenar la violencia con armas de fuego, coincidiendo con el plan de Biden "Building Back Better", que pedía una inversión millonaria en la aplicación de la ley. 

Parker, más allá de los temas, dijo a AL DÍA que esperaba restaurar la confianza de los votantes en el gobierno a través de su campaña, tras años de promesas fallidas. 

"Ahora mismo necesitamos un liderazgo fuerte, y ese liderazgo tiene que estar dispuesto a tomar las decisiones difíciles que serán necesarias para hacer avanzar a Filadelfia", añadió. 

Otra de las candidatas es María Quiñones-Sánchez, ex concejala del distrito 7, cuya reputación como defensora de la "política de siempre" la precede. 

"Siempre he dicho que nunca he recibido el apoyo de mi partido político porque mi partido es el pueblo", dijo en septiembre, señalando que su trabajo en el Consejo no siempre fue favorecido. 

"Represento a un distrito en el que siempre ha habido una corrupción galopante. Es parte de la razón por la que he tenido que combatir constantemente estas nociones", añadió.

La candidatura de Quiñones-Sánchez se centra en la desinversión de la comunidad, que en su opinión es la raíz de muchos de los problemas de la ciudad. 

Y antes del anuncio de Brown está Rebecca Rhynhart, la ex interventora de la ciudad que presentó su dimisión en octubre tras publicar un informe demoledor de 80 páginas sobre el estado del Departamento de Policía de Filadelfia. 

Rhynhart ha actuado como vigilante financiera de la ciudad durante algún tiempo, habiendo ocupado varios puestos en el gobierno para supervisar el presupuesto de Filadelfia. Una experiencia, dijo Rhynhart, que la capacitaría para "convertir las auditorías en acciones, las propuestas en políticas y las recomendaciones en resultados que mejoren la vida de los filadelfianos".

También está Derek Green, fiscal y ex concejal por acumulación, que lanzó su nombre al ruedo en septiembre. Durante su mandato, Green ha trabajado en una variada agenda política que aborda la vivienda, las infraestructuras, el sistema electoral y la reforma de las armas. 

Sobre la reforma de las armas, Green dijo en su anuncio que la ciudad puede "reducir la violencia de las armas en nuestra ciudad sin violar los derechos de nuestros ciudadanos".

00:00 / 00:00
Ads destiny link