LIVE STREAMING
The Honorable Judge Nelson Díaz speaks at inaugural celebration of the Honorable Nelson A. Diaz Professorship event. Photo: Jensen Toussaint/AL DÍA News.
El Honorable Juez Nelson Díaz habla en la celebración inaugural del acto de la Cátedra Honorable Nelson A. Díaz. Foto: Jensen Toussaint/AL DÍA News.

Cincuenta años después, Nelson Díaz ha visto cómo la representación latina en la abogacía ha recorrido un largo camino

Sin embargo, aún queda mucho por hacer en la profesión jurídica.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

50 años de defensa

Noviembre 08, 2023

Ayudando a las comunidades

Septiembre 29, 2023

Buscando hogares para todos

Septiembre 28, 2023

Reunión de líderes hispanos

Septiembre 28, 2023

L'ATTITUDE está en marcha

Septiembre 27, 2023

Líderes de la economía en EU

Septiembre 27, 2023

Elevando negocios diversos

Septiembre 26, 2023

Anuncio de la SBA

Septiembre 20, 2023

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Hay muchas palabras que se pueden utilizar para describir al Honorable Juez Nelson Díaz. 

Sin embargo, si hay una palabra que podría encapsular remotamente la magnitud de sus muchos logros, sería pionero. 

Díaz fue el primer latino en aprobar el examen de Pennsylvania antes de convertirse en el primer juez latino en la historia del estado. 

El año pasado se cumplió el 50 aniversario del logro de Díaz, y 50 años después, Díaz puede reflexionar sobre "el crecimiento histórico de los latinos en áreas clave del Derecho".

En la actualidad, Filadelfia cuenta con un latino en cuatro de los puestos más importantes de la judicatura y las fuerzas del orden: Juan Sánchez como juez presidente del Tribunal de Distrito del Este de Pensilvania, Jacqueline Romero como fiscal del Distrito Este de Pensilvania, el juez L. Felipe Restrepo como parte del Tribunal de Apelaciones del Tercer Circuito y Diana Cortes como procuradora de la ciudad. 

Para Díaz, esto es un reflejo de las contribuciones que los latinos han hecho y siguen haciendo dentro de la profesión jurídica. 

El camino de Díaz hacia la facultad de Derecho comenzó en 1969 en la Facultad de Derecho Beasley de la Universidad de Temple. Es una escuela en la que Díaz ha dejado una huella indeleble - desde sus tres años en la escuela de derecho hasta convertirse en el primer puertorriqueño en graduarse de la escuela, y las varias décadas desde entonces.

Su impacto dentro de la comunidad de la Facultad de Derecho de Temple ha sido tan profundo que en 2021, la facultad introdujo la Honorable Cátedra de Derecho Nelson A. Díaz, el primer título de este tipo que lleva el nombre de un latino. 

"Esto es muy importante para todos nosotros y para la Facultad de Derecho de Temple, a la que quiero mucho, porque este es el lugar que transformé en una facultad con diversidad", dijo Díaz durante la celebración inaugural de la Cátedra Nelson A. Díaz en la Facultad de Derecho Beasley de Temple el 27 de febrero. 

Durante décadas, Díaz se ha comprometido a ayudar a Temple Law a aumentar su diversidad tanto en lo que respecta a sus estudiantes como a sus profesores.

Esto, a su vez, crearía una cantera de profesionales jurídicos diversos en todo el sector legal. 

"Siempre he defendido a los grupos marginados e infrarrepresentados", dijo Díaz. "Incluidos afroamericanos, afrolatinos, otras comunidades de color, judíos soviéticos, mujeres, latinos y, obviamente, la diáspora puertorriqueña". 

Díaz es cofundador de BLSA (Asociación de Estudiantes de Derecho Negros), LALSA (Asociación de Estudiantes de Derecho Latinoamericanos), el Colegio de Abogados Hispanos de Pensilvania, la Coalición Latino-Judía y varias otras organizaciones nacionales y locales. 

Otro objetivo de Díaz es crear una cátedra latina, un empeño que comenzó cuando Díaz descubrió que no había ninguna en toda la Commonwealth de Pensilvania. 

Llegar al punto en el que se encuentra hoy le llevó varias pruebas y tribulaciones. Díaz da las gracias a sus mentores por ayudarle en el camino.

Nacido en Harlem, Nueva York, de padres puertorriqueños -y con ascendencia africana, taína y europea-, Díaz se ha encontrado a menudo con situaciones en las que "no era... suficiente".

Esto fue especialmente cierto cuando llegó a Filadelfia. 

"Si no hubiera tenido la ayuda de un mentor como Howard Gittis y mi relación con la comunidad judía, no habría sobrevivido en esta ciudad porque nadie me contrataría", afirma. 

Desde entonces, Díaz luchó por todo lo que ha conseguido, y ha luchado con la misma diligencia para que otros alcancen sus metas.

"Lo único que quería era abrir el caso para nosotros", dice Díaz. "Abrir el caso para los demás nos hace más ricos y mejores". 

Díaz recuerda los días en que el Colegio de Abogados Hispano estaba formado por él mismo y un espejo. Hoy, la organización tiene cientos de miembros y sigue creciendo. 

Sánchez, Restrepo, Cortes y Romero son sólo algunas de las personas de ascendencia latina que han alcanzado puestos destacados en el sector jurídico. 

Dada la prominencia de sus funciones, son representaciones clave del papel que los latinos pueden desempeñar en el sector. 

"Puede que yo haya sido el primero, pero nunca quise ser el último", afirma Díaz. 

Aunque le reconforta ver ese crecimiento, aún queda mucho por hacer.

En una entrevista con AL DÍA, hizo especial hincapié en el sector privado.

"Todavía nos queda un largo camino por recorrer en la ciudad para ser aceptados en el sector privado", señaló. 

No obstante, ser la única ciudad del país en la que cuatro de sus cinco principales puestos jurídicos están dirigidos por latinos es un logro que enorgullece.

"Aquí hay mucho talento", dijo Díaz. 

Si hay algo que ha aprendido en sus décadas de defensa de la justicia racial, la igualdad y la representación en el ámbito jurídico, es que no hay victoria sin lucha. 

Para que esa diversidad se refleje en el sector privado, tanto como en el público, hará falta mucho trabajo, defensa y determinación. 

"Tenemos que luchar", dijo.

00:00 / 00:00
Ads destiny link