LIVE STREAMING
La periodista Lori Lizarraga habla durante el evento de NAHJ Filadelfia en la sede de AL DÍA el 17 de marzo. Foto: Nigel Thompson/AL DÍA News.
La periodista Lori Lizarraga habla durante el evento de NAHJ Filadelfia en la sede de AL DÍA el 17 de marzo. Foto: Nigel Thompson/AL DÍA News.

Lori Lizarraga pone de manifiesto los retos a los que se enfrentan los periodistas de color en las redacciones

Las experiencias personales como reportera le permiten hablar de la necesidad de cambiar la dinámicas periodísticas, durante un evento de la NAHJ de Filadelfia

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Mes de la Historia Negra

Febrero 03, 2023

Separa las fechas

Febrero 03, 2023

Hijab incluido en el EPI

Febrero 03, 2023

Apoyando sueños en STEM

Febrero 02, 2023

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Lori Lizarraga llevaba menos de dos semanas en su puesto en 9News, una emisora de Denver, cuando empezó a preocuparse por la discriminación en la redacción.

Al informar sobre la historia de un estudiante de secundaria que fue traído a Estados Unidos desde México cuando era un bebé, los editores le dijeron a Lizarraga que utilizara el término "aquí ilegalmente" o "ilegalmente en el país", en lugar de la terminología más habitual, "indocumentado".

Como latina y mujer de color, Lizarraga comprendió las ramificaciones negativas que esa terminología podía tener en su comunidad. Después de haber defendido su creencia, se tomó la decisión de no emitir la historia. 

Meses después, la emisora decidió despedir a tres reporteras latinas de su plantilla, incluida Lizarraga. 

Durante un evento de la Asociación Nacional de Periodistas Hispanos celebrado en la sede de AL DÍA el jueves 17 de marzo, Lizarraga habló de la situación y las consecuencias que muchos periodistas de color han visto a lo largo de sus respectivas carreras en las redacciones de todo el país.

Tomar una decisión difícil

Lizarraga se incorporó al principio a 9News con ilusión y ganas. Como latina de una pequeña ciudad, ir a un gran mercado como Denver era una oportunidad que esperaba con mucha ilusión.

Sin embargo, no tardó en ver y empezar a enfrentarse a los retos a los que muchos otros periodistas de color se han enfrentado a lo largo de sus respectivas carreras. 

Tras ser despedida de su trabajo, Lizarraga tuvo que tomar una decisión.

Al final, decidió contar su verdad y expresar lo que sentía y tenía que soportar durante su permanencia en la emisora para que el mundo lo viera, una decisión que, según ella, no fue fácil.

En marzo de 2021, publicó un artículo editorial en westword.com titulado "LatinXed: 9News se deshizo de tres reporteras latinas este último año, incluyéndome a mí".

"Nuestros jefes, al parecer, nos escuchan mejor cuando nos avergüenzan, a veces públicamente. Y si hay algo de lo que avergonzarse y algo que se está haciendo mal, sentí que si sacarlo a la luz en la sala de redacción no iba a hacer un cambio, entonces tal vez la responsabilidad del público sería capaz de hacerles rendir cuentas", dijo Lizarraga sobre su proceso de pensamiento en la publicación de la pieza. 

Generaciones de discriminación en las redacciones
Las redacciones de todo el país han estado a menudo dirigidas por blancos, una dinámica que a menudo ha dado lugar a un enfoque muy estrecho de la información, a la representación errónea de las comunidades y, en algunos casos, a la exclusión total de algunas comunidades. 

A medida que la nación se hace más diversa, la necesidad de que haya más voces diversas en las redacciones para contar historias sobre personas diversas es aún más importante. Eso no deja lugar a que las comunidades no tengan voz.

Si bien es cierto que se han hecho algunos progresos a lo largo de varias generaciones, todavía queda mucho por hacer.

"Como se nos ha allanado el camino y se ha hecho mucho trabajo, ahora tenemos que dar un paso más", dijo Lizarraga. "Y la generación que venga después de nosotros hará lo mismo". 

Como parte de la actual generación de jóvenes periodistas, siente el deber y la responsabilidad de librar esta lucha. 

"Si no lo hacemos, no dejaríamos nada mejor a los niños que vienen detrás para que sigan avanzando. No podría haber hecho los progresos que he podido hacer, ni haber sido tan bien recibida, si no fuera por la gente que decidió no cansarse antes que yo", añadió. 

Ya no basta con estar en la sala para los latinos y otras comunidades de color, sino que esas personas deben sentirse capacitadas para hacer oír también su voz". 

Lizarraga sugirió que si las decisiones no se toman con la voz de los latinos y las voces de otras personas de color presentes, no habrá acciones reales y nada cambiará. v

"Creo que tenemos derecho a sentir un nivel de indignación y cuanto más lo hagamos, más gente no podrá salirse con la suya dejándonos entrar en la sala y luego diciéndonos: agachad la cabeza, tenéis suerte de estar aquí", dijo. "No tenemos suerte de estar aquí, vosotros tenéis suerte de tenernos".

Mantenerse fiel a uno mismo

Hay muchas normas del sector que son comunes en las redacciones de todo el país.

Más allá de la terminología que se utiliza en las redacciones, también hay una imagen física que los periodistas deben mantener. 

Desde la vestimenta hasta el peinado, los accesorios, la forma de hablar y todo lo demás se controla, algo que Lizarraga aprendió muy pronto. 

Sin embargo, en un momento posterior empezó a ver el conjunto de consecuencias mayores que rodean el cambio de esas normas personales.

"Eso parece poco, pero es algo realmente importante cuando se habla de identidad, cuando se habla de las cosas que te hacen sentir segura, capaz, guapa, preparada para hacer el trabajo que hacemos, que es tanto el periodismo, como estar en la televisión delante de mucha gente", dijo Lizarraga. 

Al principio estaba dispuesta a cambiar esas cosas para encajar, pero más tarde empezó a verlo como lo que era: una forma de manipulación.

Aunque intentar que encaje en un molde puede tener beneficios a corto plazo para el canal, los beneficios a largo plazo son limitados.

Lori Lizarraga (left) joins Isabel Sanchez (middle) and Vanessa Maria Graber (right) for a conversation about challenges faced in the newsroom. Photo: Nigel Thompson/AL DÍA News.
Lori Lizarraga (left) joins Isabel Sanchez (middle) and Vanessa Maria Graber (right) for a conversation about challenges faced in the newsroom. Photo: Nigel Thompson/AL DÍA News. 

Lizarraga señaló que, cuando se trata de dólares y centavos, las emisoras de noticias deberían querer diversificar su talento en pantalla para que aquellos que no son espectadores típicos puedan convertirse en espectadores porque sienten que se les da voz a sus comunidades.

"Las emisoras deberían tener un gran interés en conseguir personas que se relacionen con el grupo de personas que aún no son su audiencia, y siempre me resulta tan sorprendente que no puedan ver el valor de eso", dijo. 

Hablar y ser una voz

Como periodista, Lizarraga ve cosas, dice cosas y arroja luz sobre cosas en las que aún no se ha mostrado una luz. 

Cuando tomó la decisión de salir a la luz con su artículo, ese fue el enfoque que tuvo.

"Si no se sabe que está ahí, no tiene oportunidad de ser visto, y luego de ser cambiado", dijo Lizarraga. 

Aunque comprendía los riesgos que podía entrañar la publicación de su historia -sobre todo como periodista que quería seguir en el sector-, el deseo de arrojar luz sobre el tema y provocar una reacción superaba los riesgos, en su opinión. 

Muchos periodistas de color pueden haberse enfrentado a situaciones similares, pero no tienen la plataforma para hablar. Lizarraga tenía una plataforma y quería utilizarla para tener un impacto positivo. 

Desde que se publicó la historia, se abrió una puerta a nuevos debates sobre cómo se ha tratado a menudo a los periodistas de color en las redacciones. 

La necesidad de una mayor equidad, inclusión y representación en los medios de comunicación es urgente y requiere un esfuerzo comprometido y de colaboración para abordarla.

"Debemos conocer nuestra valía", dijo Lizarraga.

 

00:00 / 00:00
Ads destiny link