LIVE STREAMING
Photo: Georgina Gonzalez
Georgina ha sido aceptada en el programa de prácticas [email protected] que comienza en enero de 2023. Photo: Georgina Gonzalez

Georgina González, un triunfo para la comunidad latina

Luego de haber sido rechazada en aproximadamente 150 internados y centros de prácticas, esta estudiante de primera generación recibió un sí de [email protected]

MÁS EN ESTA SECCIÓN

BHM para profesores

Febrero 03, 2023

TU en huelga

Enero 31, 2023

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Como hija única y estudiante latina de primera generación, Georgina González entiende la importancia de defender los espacios profesionales. Creció en Sun Valley, California, una comunidad latina de bajos ingresos y mayoritariamente mexicana, donde asistió a una escuela secundaria de Título 1 con una población estudiantil predominantemente latina. 

"Mis padres trabajaron sin cesar e hicieron todo lo posible para proporcionarme una buena vida", dice la joven. "Pasé mucho tiempo quedándome en casa de mi vecino mientras mis padres estaban trabajando". 

A medida que crecía se dio cuenta de que esa no era la norma de los demás. González reconoce lo decisivos y motivadores que han sido los esfuerzos de sus padres en su vida; citando el trabajo duro y la defensa de sí misma como dos lecciones importantes en las que hicieron hincapié sus padres. 

"Mi madre es mi mayor modelo a seguir. Tiene mucha tenacidad y las ideas más brillantes", dice Georgina. "Ella siempre me enseñó a ser extrovertida y a no tener miedo de decir una idea y ser rechazada". 

Una personalidad tenaz adquirida de su madre que se ha traducido en hacer de la escuela una gran prioridad; principalmente porque sus padres expresaron que su trabajo era mantenerla, y el trabajo de Georgina era hacerlo bien en la escuela. 

Sus padres tenían un horario muy ocupado, de 8:00a.m. a 10:00p.m., por lo que era imposible recordarle a Georgina que hiciera los deberes y sus tareas. Ella comprende naturalmente el concepto de autonomía. 

Si sus padres hacían todos estos sacrificios, "lo menos que podía hacer era rendir bien académicamente donde ellos querían", subrayó Georgina. 

Al crecer en Sun Valley, los recursos eran escasos. Georgina sentía el deber de asistir y sacar buenas notas en la escuela para proporcionarle una vida mejor a sus padres.

"Estoy trabajando para poder ser un testimonio para mis padres de que su duro trabajo valió la pena y también para mi comunidad; mi comunidad significa el mundo para mí, donde crecí toda mi vida", reitera González, que estudia Estadística en la Universidad de California en San Diego. 

Aunque está a dos horas de distancia de sus padres, que viven en Los Ángeles, se inspira en enfocarse  en la razón por la cual está haciendo un título de educación superior, señalando que lo hace por sus padres, algo que, según expresa, la gente no parece entender.

"Me divierte mucho y me llena mucho", dice Georgina. "Quiero tener éxito, y quiero poder llevarme a mis padres conmigo porque son mis mejores amigos".

Venir de una comunidad de bajos ingresos y ser testigo de cómo las catástrofes naturales pueden arruinar el sustento de la gente, supuso un choque cultural para ella después de mudarse a San Diego, donde algunos tenían una visión diferente de lo que era realmente una inundación. 

"La gente no vive en las situaciones que vivía la gente de mi ciudad", comentó Georgina. "Las cosas que son normales para mí pueden no haber sido la norma para todos los demás".

González pudo asistir a la Universidad de San Diego gracias a una beca que recibió de un ex alumno de su instituto; aunque la beca no cubre todos los gastos, alivia parte de la carga financiera de los hombros de sus padres. 

Georgina cree que la educación debería ser accesible, en lugar de que la gente tenga temor a estar endeudada por obtener una educación superior. 

La joven le cuesta saber que vive en una zona segura y que no tiene miedo de caminar por la calle de noche, algo que sus padres no podrían decir. Ama a su comunidad y a su ciudad natal, pero siente esa "culpa [de] estar en una zona tan bonita, de tener unas oportunidades tan increíbles, y de que mis padres se esfuercen por mantenerme aquí".

Photo: Georgina Gonzalez

A pesar de estos pensamientos, fue capaz de solicitar y ser aceptada para ser pasante en Telemundo, San Diego. Como latina, se siente identificada con Telemundo. Creció viéndolo todo el tiempo. 

Recuerda cómo se sintió durante el proceso de selección. "Decirle a mis padres que me están considerando para trabajar en Telemundo. Me deja sin palabras". Incluso ahora al entrar en el edificio siente escalofríos. 

"Es algo que nunca pensé que pudiera pasar y pasó. Recuerdo que llamé a mi mamá cuando me dieron la pasantía y ella y mi papá lloraron", explicó Georgina, quien llama a esta su "pasantía de niña grande". 

Esta era la primera vez que Georgina iba a poder mostrar quién era dentro de unas puertas que afectan a cientos y miles de personas. Hasta ahora, ha podido ser productora de historias, aprender a trabajar con la web, ser la sombra de un reportero, entre otras cosas.

Photo: Georgina Gonzalez

Sus ambiciones no terminan en Telemundo. Ha sido aceptada en el programa de prácticas [email protected] que comienza en enero de 2023. El programa ofrece a los estudiantes un mentor de Apple que les ayudará a crecer profesional y personalmente, y a aprender junto a los mejores profesionales de las finanzas. 

"Si me dan una oportunidad, voy a hacer todo lo posible por aprovecharla", recuerda Georgina que le dijo al reclutador de Apple. 

Aunque todavía está navegando por diferentes espacios profesionales, sabe que quiere trabajar en algún lugar de las industrias de la tecnología y el entretenimiento. Le gusta el aspecto empresarial y aspira a ser líder y vicepresidenta de empresas importantes. 

"Me he demostrado a mí misma una y otra vez que estoy soñando en grande, pero estoy tomando acción", comentó González, quien acaba de ser aceptada en la Universidad de Cornell y se transferirá en la primavera de 2023.

Como estudiante de primera generación en Apple, es consciente de que está trazando un territorio desconocido, y se adentra en un espacio por el que la gente de su entorno no ha pasado realmente. 

Georgina subraya que "el rechazo es una redirección", que la gente sólo llega a ver lo más destacado de su vida en LinkedIn, pero no llega a enterarse de las 150 prácticas a las que se presentó y sólo seis le respondieron ofreciéndole una entrevista. 

"Sé que me rechazaron en lugares que me llevaron a puertas aún más grandes", explica González. 

Su madre le gusta recordarle que "te pierdes el 100% de los tiros que no haces". 

Su consejo para los estudiantes de primera generación y los que acaban de empezar es que "apunten, sueñen a lo grande y aboguen por sí mismos y lleguen a la gente". Cree que va a haber muchas dificultades en la búsqueda de logros profesionales y que el proceso no será fácil, pero en algún momento, estarás eufórico por haberlo intentado. 

Aunque no tengas experiencia laboral, "tienes la ética del valor y el deseo y la pasión de estar ahí", reitera Georgina. "Ábrete puertas que normalmente no van a estar abiertas. Las puertas no se abrirán si no vas y lo haces tú". 

00:00 / 00:00
Ads destiny link