LIVE STREAMING
Foto: Doris Alcántara Quiñones
Doris Alcántara Quiñones con su madre durante su graduación universitaria.

Doris Alcántara Quiñones y su historia como estudiante sorda en Harvard

Doris Alcántara Quiñones, una joven con talento que ha experimentado la adversidad y sigue prosperando en un mundo que no reconoce ni acepta su.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Transferencias a la baja

Septiembre 15, 2022

U.S. News cambia su política

Septiembre 15, 2022

La Casa Blanca destaca HSIs

Septiembre 13, 2022

Latinos en Berkeley

Septiembre 13, 2022

EGCC contra U.S. DOE

Septiembre 13, 2022

ACICS cerrará en 2024

Septiembre 13, 2022

Los datos falsos de Columbia

Septiembre 13, 2022

¿Princeton es gratis?

Septiembre 13, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Photo: Doris Alcántara Quiñones

Doris Alcántara Quiñones es una joven de gran talento que ha experimentado la adversidad y sigue prosperando en un mundo que no reconoce los avances que ha hecho. Al Dia News tuvo el placer de entrevistar a la Sra. Quiñones y conocer su pasión por la educación y cómo acepta ser sorda en un mundo que sigue lamentando su falta de audición.

Doris nació y creció en Hell's Kitchen, Nueva York. Describe su crianza en Hell's Kitchen como una rica cultura nuyorquina, viendo a la gente jugar al dominó en la esquina de la calle 52 frente a la bodega local, donde se podían encontrar bocadillos típicos puertorriqueños como el queso blanco, la guayaba y el salchichón; estas pequeñas cosas que la hicieron sentir más cerca de la cultura nuyorquina. Aunque no nació en Puerto Rico, su madre nació en Guánica, Puerto Rico, y se aseguró de que Doris conociera las pequeñas cosas de su país. Su difunto padre era un inmigrante indocumentado de Santo Domingo, República Dominicana.

Barreras educativas y lingüísticas

Doris asistió a la escuela ordinaria durante toda su educación de primaria a secundaria. A los seis años se le detectó la audición, pero no se hicieron ajustes académicos porque los educadores pensaron que no le afectaba académicamente, y procedieron a mantenerla en la escuela ordinaria mientras asistía a terapia del habla varios días a la semana después de la escuela. Este "ajuste" no hizo más que ignorar la desesperada necesidad de adaptación en un entorno que debería fomentar el aprendizaje activo y la comprensión. 

Cuando estaba en la escuela secundaria, sus notas empezaron a reflejar lo inútil que había sido el "ajuste" para satisfacer sus necesidades. Empezó a suspender las clases, lo que dio lugar a un Plan Educativo Individualizado (PEI), que según el Departamento de Educación "es un plan escrito para la prestación de servicios para la educación de los alumnos discapacitados o superdotados". Doris afirma que "aunque mis adaptaciones me parecían suficientes en aquel momento. Ahora sé que estaban muy centradas en intentar que aprendiera 'normalmente', en lugar de utilizar mis habilidades para ayudarme a aprender de forma más eficiente." 

Destaca cómo aprendió a través de las artes como miembro del 52nd Street Project, un programa de teatro sin ánimo de lucro basado en la potenciación de los jóvenes de Hell's Kitchen a través de la educación artística, mediante la creación de "una serie de programas de tutoría únicos que emparejan a los niños con artistas de teatro profesionales", afirma el sitio web de 52nd Street Project.

El Proyecto 52nd Street fue la salida creativa de Doris, donde tuvo la oportunidad de mejorar sus habilidades de escritura y expresarse. 

Aunque Doris es la única persona de su familia que sabe hacer señas, entiende los retos que esto supone. Recuerda que de niña asistió a terapia de lenguaje durante años y que es capaz de hablar inglés y español. Aunque entiende lo importante que es para ella hablar inglés y español, "me gusta señalar que la asistencia a la logopedia se hizo a costa de perder interacciones sociales y actividades extraescolares, tiempo que ahora siento que podría haber dedicado a desarrollar mis habilidades académicas y sociales. También me las arreglé con la lectura labial", dice Doris, que lee activamente los labios de su familia y de los que no hablan. 

Se enfrentó a muchos retos en la escuela secundaria y en el instituto. Como parte de su IEP, utilizaba una unidad FM, que era un sistema de micrófono que llevaban los profesores y que estaba conectado a sus audífonos. Se podría pensar que esto aliviaría la carga de no oír a sus profesores o compañeros, pero se utilizó para burlarse de su discapacidad. La intención era que fuera un dispositivo de ayuda para el aula. Recuerdo que un alumno de la escuela secundaria cogió la unidad FM y habló por el micrófono: "¡¿Puedes oírme ahora?! Por suerte, eso no duró demasiado", dice Doris. 

Sin embargo, la escuela secundaria presentó una nueva serie de desafíos, pero al menos sus compañeros de la escuela secundaria se hacían oír y ayudaban cuando era necesario. Lamentablemente, los profesores siguen mostrando comportamientos y tácticas discriminatorias para dificultar aún más su capacidad de aprendizaje. Algunos profesores gritaban para llamar la atención de la clase mientras ella estaba de espaldas, donde no podía oír ni ver al profesor. Otros enseñaban en la oscuridad o hablaban en la pizarra, donde ella no podía leer sus labios, y le decían que no era que no pudiera oír, sino que no quería escuchar. 

Esto demuestra cómo las Agencias Educativas Estatales (SEAs), cuyo deber es asegurar que todos los empleados y participantes de la escuela o institución sean educados en cómo manejar a los estudiantes con discapacidades, y hacerlo de manera no discriminatoria, fallaron en implementar, proteger y satisfacer las necesidades de Doris. "No importaba lo mucho que me esforzara, luchaba por aprobar mis clases a duras penas, incluso asistiendo a la escuela de verano de recuperación de créditos. Lo admito, en algún momento el fracaso era tan abrumador que prácticamente me había rendido. Apagaba mis audífonos y dejaba pasar los días", dice Doris. 

Los educadores le fallaron. El sistema le falló. Siguieron destrozando su espíritu, sus sueños y su autoestima. Habían conseguido, no educar a esta joven, sino hacerle creer que no era suficiente debido a una discapacidad que debería haber sido tratada adecuadamente. 

Empezó a aprender el lenguaje de signos americano (ASL) a los 17 años, cuando asistió al programa JumpStart de la Universidad de Gallaudet, que es un programa intensivo de verano para ayudar a los estudiantes sordos y con problemas de audición que tienen una comprensión limitada del ASL. Este programa sólo da a los estudiantes entrantes un mes para aprender ASL antes de estar completamente inmersos en un entorno social dominante en ASL. Doris cree que el ASL le mostró "el valor del acceso a las lenguas de signos para los sordos y los hipoacúsicos, y despertó mi curiosidad por las lenguas de signos y la educación". 

Según la Asociación Nacional de Sordos, "se calcula que en Estados Unidos hay 308.648 niños sordos o con problemas de audición de entre 5 y 17 años. De ellos, aproximadamente 75.000 tienen un IEP, y aproximadamente el 20,8% están en escuelas y programas especializados para estudiantes sordos o con dificultades auditivas."

Tras graduarse oficialmente en el instituto con un promedio de 1,7, asistió a la Universidad de Gallaudet porque era la única universidad del mundo en la que todos los programas y servicios están diseñados para los estudiantes sordos y con dificultades auditivas. Donde Doris sintió que "el estatus social adquiría un nuevo significado. Yo, junto con mis otros compañeros signantes nuevos, estaba en lo más bajo de la jerarquía social, pero no dejé que eso se interpusiera en mis estudios". 

Photo: Doris Alcántara Quiñones

Quiñones no es ajena a los constantes desafíos de la vida. Pero nada pudo prepararla para la muerte de su padre, que falleció a causa de un cáncer de páncreas en fase 4 durante su segundo semestre en la universidad. "Falleció unas semanas después, pero me tomé el año libre de la universidad para hacer el duelo y trabajar en mi salud mental", dice Doris. 

Una vez transcurrido el año, Doris volvió a la Universidad Gallaudet, donde pasó su tercer año desarrollando y proponiendo un proyecto de investigación "El estado actual de la educación de los sordos en la República Dominicana", que pudo ampliar para incluir escuelas de diferentes partes del país, además de la capital. Pudo lograrlo gracias al Programa de Becas Internacionales Benjamin A. Gilman, que "permite a los estudiantes de escasos recursos económicos estudiar o hacer prácticas en el extranjero, proporcionándoles habilidades fundamentales para nuestra seguridad nacional y prosperidad económica". Como resultado, pudo presentar este trabajo en la American Educational Research Association en 2019.

Photo: Doris Alcántara Quiñones

Éxito

Durante la conferencia de la Asociación Americana de Investigación Educativa en 2019, se le informó de su beca de estudiante estadounidense Fulbright, que, según su página web, "amplía las perspectivas a través del avance académico y profesional y el diálogo intercultural". Fulbright crea conexiones en un mundo complejo y cambiante. En colaboración con más de 140 países de todo el mundo, el Programa Fulbright para Estudiantes Estadounidenses ofrece oportunidades incomparables en todas las disciplinas académicas a apasionados y consumados estudiantes de último año de universidad, estudiantes de posgrado y jóvenes profesionales de todos los orígenes". 

Como primera generación, ninguno de sus padres se había graduado en la universidad, y allí estaba ella cursando una licenciatura con la intención de marcar la diferencia. "La vida es algo más sencillo cuando tienes los pasos de otras personas que te ayudan a navegar y dirigirte. Cuando la gente se refiere a los pioneros del camino, a menudo se refiere a sus resultados, pero el corazón del viaje es el trabajo que costó llegar a ese punto", dijo Doris. 

Tras graduarse en la Universidad de Gallaudet con la calificación Magna Cum Laude, se embarcó en un programa Fulbright en la República Dominicana. "Completar mi Fulbright fue una experiencia increíblemente humilde, participar en experiencias interculturales con la comunidad contribuyó a la comprensión compartida que ha ayudado al crecimiento de todas las comunidades involucradas. Como [una] diáspora dominicana, poder completar mi Fulbright en la República Dominicana fue especialmente enriquecedor. Pude sumergirme en la cultura dominicana, y no sólo me enamoré de la cultura, sino de poder estar en un lugar que puedo llamar mis raíces. Pude obtener un sentido de conexión con la Isla que no habría experimentado de otra manera", dijo Doris.

Aunque Covid interrumpió su estancia en la República Dominicana, pudo trabajar en una escuela concertada de Nueva York. A los pocos meses de estar trabajando, se dio cuenta de que podía tener más impacto en el campo de la educación si continuaba con sus estudios y decidió solicitar una plaza en la escuela de posgrado. 

En la actualidad, Doris es estudiante de posgrado en la Harvard Graduate School of Education (HSGE), donde cursa un ED.M (Máster) en Política y Análisis de la Educación. Nunca aspiró a asistir a Harvard porque, de niña, esta universidad formaba parte de un estatus social que estaba fuera de su alcance. Pero esta mentalidad cambió más tarde, cuando se sumergió en la educación y se dio cuenta de que la decisión de asistir a Harvard no era para ella, sino que "se trataba más bien de obtener una educación en la que pudiera aprender a capacitar a los demás al máximo de mi potencial", dijo la joven de veinticinco años. 

Quería un programa que reforzara sus habilidades de defensa y le proporcionara un espacio seguro para pensar en la innovación y en cómo mejorar el campo de la educación para que las futuras generaciones de niños con identidades diversas no tengan que experimentar las barreras y los retos educativos que existen actualmente. 

Aunque estaba entusiasmada, tenía miedo de cómo apoyar económicamente sus esfuerzos de educación superior. El HSGE le concedió una beca de liderazgo educativo, que cubre la mitad del coste de la matrícula, y además le concedió un premio de homenaje al profesorado que le proporcionó más apoyo financiero. Gracias a estos premios y préstamos pudo asistir a la universidad. 

Pero aún no ha terminado. Su objetivo es participar en iniciativas interculturales para que los gobiernos de todo el mundo se comprometan a mejorar las prácticas educativas. Una de las iniciativas en las que Doris está involucrada es la de Educación para Todos de la ONU, que pone de relieve la necesidad de contar con instalaciones educativas, y cómo construir sociedades prósperas, sanas y equitativas.

Motivación

Doris se mantiene motivada recordando todos los retos que ha soportado y lo difícil que ha sido para ella tener oportunidades, y es su deber allanar el camino para la futura generación. 

Su lema en la vida es "Pa' lante", una contracción de "para adelante", una palabra del argot puertorriqueño y dominicano que se utiliza para "indicar conceptos como el ánimo, el entusiasmo, la determinación y el progreso", según afirma Thoughtco. La palabra también puede significar "avanzar". "Pa' lante representa el movimiento hacia adelante, significa perseverancia al seguir trabajando para lograr un mejor mañana", dice Doris. 

Quiere que los demás recuerden que deben ser lo suficientemente humildes para entender que aún están aprendiendo, pero lo suficientemente sabios para saber cuándo rebelarse. Doris afirma que "la complacencia no es un agente de cambio" y que el miedo puede contribuir a que alguien se quede estancado. Ella experimentó muchos miedos durante su licenciatura, pero aun así se las arregló para darlo todo a pesar de cuestionarse si lo mejor de sí mismo sería suficiente. Esto demuestra aún más cómo los educadores tienen la capacidad de impartir el cambio y descarrilar la capacidad de un estudiante para confiar en lo capaz que es y puede ser. 

En momentos como esos en los que se encuentra dudando de si sus esfuerzos serán suficientes, se acuerda de la canción "Breathe" de In The Heights de Lin Manuel Miranda, que se asemeja y describe el miedo a decepcionar a las personas que creen en ti. 

Como neurodivergente, que padece TDAH, Doris espera que en los próximos años la sociedad sea capaz de aprender más sobre la neurodiversidad y la forma de ser más inclusiva para utilizarla como una fortaleza. 

Muchas personas ven la sordera como una discapacidad en lugar de tener una dis-abilidad o una habilidad única. "Una persona con discapacidad no siempre consiste en carecer de una habilidad determinada, sino que en el fondo se trata de la capacidad de desenvolverse en la vida con métodos distintos a los que la sociedad está acostumbrada. No creo que la palabra discapacidad sea una mala palabra. Creo que las palabras adquieren la connotación que les asignamos como sociedad; si la sociedad deja de tratar las discapacidades como un concepto negativo, la connotación negativa se transformará junto con la mentalidad social", explica Doris. 

Le gusta atribuir su amor por la educación a la profesora Dra. Catherine O'Brien, un curso de gobierno y métodos de investigación y que la guió durante su investigación en la República Dominicana. Doris recuerda que "mi primer recuerdo de ella es cuando dijo "el conocimiento es poder", algo que mi madre siempre me decía mientras crecía. Mi mamá es paraprofesional en una escuela secundaria en el sur del Bronx, ella ha estado en Educación Especial durante los últimos 15 años". 

Sus últimas palabras de sabiduría para los estudiantes latinos con discapacidades que tratan de obtener un título en la educación superior son "aceptar su discapacidad, aprender sobre ella y no tener miedo de pedir adaptaciones en cualquier ambiente, académico, profesional e incluso social." 

00:00 / 00:00
Ads destiny link