LIVE STREAMING
Photo: Viviana Urra
Viviana Urra se centra en el diseño sostenible y el cambio climático. Photo: Viviana Urra

En Harvard, con la meta en Chile

La arquitecta Vivian Urra viene luchando por el crecimiento económico y el desarrollo de su país. Hizo un máster en Energía y Medio Ambiente.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Legado preservado

Noviembre 05, 2023

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

No pude completar algunas solicitudes a tiempo

Viviana Urra es una arquitecta chilena licenciada por la Universidad de Chile. Sus intereses orientaron su investigación de pregrado, centrada en la recuperación de los desechos plásticos de la Corriente del Pacífico Sur, así como sus elecciones posteriores, que se reflejaron en un Máster en Energía y Medio Ambiente, en la Escuela de Posgrado de Diseño de la Universidad de Harvard.

En el 2019, cuando solicitó su ingreso en Harvard, Urra vivía en Chile, justo en el momento en que se cumplían más de 40 días de huelga social, mientras los manifestantes exigían mejores pensiones y protección del empleo, atención sanitaria, educación y un aumento salarial.

Todos sus documentos, expedientes académicos y calificaciones debían ser traducidos por un traductor oficial; de lo contrario, requerían el sello del Ministerio de Asuntos Exteriores, proceso difícil de conseguir debido a la huelga.

A pesar de que no pudo “completar algunas solicitudes a tiempo”, según cuenta, su determinación dio sus frutos, a pesar del malestar social, la pandemia de COVID-19 y la mala conexión a Internet. Presentó toda la documentación requerida por Harvard, recibió su carta de aceptación y se embarcó en un nuevo viaje: la asimilación.

El sistema educativo chileno

El sistema educativo chileno sigue unos criterios de acceso específicos para la enseñanza superior, con exámenes administrados por un consejo de rectores y exámenes obligatorios de matemáticas y lenguas. Además, los estudiantes deben presentarse a exámenes específicos de cada curso.

Urra tuvo que decidir si se matriculaba en historia o en ciencias, así que optó por el examen de historia para ser arquitecta. “Puedes tener una nota final que te lleve a un ranking que te diga: puedes ir a esta universidad”, añade.

Las deficiencias en la movilidad del plan de estudios solo hicieron que Urra, de 18 años, tomara una decisión: elegir la carrera de arquitectura porque se le daba bien dibujar y “entender más el mundo”, como ella misma lo reconoce. Un “camino de descubrimiento” es lo que Urra llama ser arquitecto. “Estoy descubriendo lo que hago, y creo que eso es parte de mi camino y del encanto de la situación”, asegura.

Según el Grupo del Banco Mundial, Chile forma parte del cinturón de fuego del Pacífico, una región expuesta a catástrofes geológicas e hidrometeorológicas —terremotos, actividad volcánica y tsunamis— que repercuten en el cambio climático y hacen que Chile sea más propenso a sufrir inundaciones, deslizamientos de tierra y sequías, lo que tiene importantes consecuencias para el crecimiento económico y el desarrollo.

Reconociendo lo frecuentes que son las sequías en Chile y la importancia de la mitigación del cambio climático, Urra habla de la necesidad de adquirir habilidades técnicas. Si bien reconoce no ser la más experta en construir ciencia computacional porque nunca tuvo los recursos para explorar dicha área, añade que no fue sino hasta que estuvo en Harvard que descubrió que es un activo en este campo y que tiene habilidades valiosas.

Desarrollo profesional en Harvard

Urra estaba absorta en cómo funciona la sostenibilidad. Contó que su madre falleció el año pasado, lo que la obligó a dar prioridad a su salud mental.

Tras un muy necesario descanso de sus estudios, la chilena exploró cómo funciona la sostenibilidad con las comunidades de Puerto Rico, como una de los cuatro estudiantes de Harvard que asistieron al Instituto de Invierno de Puerto Rico a principios de este año.

El grupo de estudiantes procedía de diversos campos profesionales: arquitectura y planificación, derecho, cultura, religión, literatura romántica, política internacional y diseño sostenible, lo que aportó distintos puntos de vista sobre el cambio climático y, en palabras de Urra, fue “una forma interesante de aprender”.

“Es difícil ser inmigrante y estar lejos en estas situaciones, pero Puerto Rico me ayudó a reencontrarme conmigo misma. Pude entender que, a pesar de estas situaciones, sigo siendo una buena profesional”.

En Loiza, Puerto Rico, una localidad rodeada por dos ríos, Urra se interesó por la mitigación del impacto del cambio climático y un diseño sostenible para la comunidad.

Sigue tomando cursos adicionales y participando en proyectos relacionados con la aplicación de tecnologías sensibles al clima, urbanas y medioambientales.
 


 

00:00 / 00:00
Ads destiny link