LIVE STREAMING
Yuleidy Cordero-Feliciano produjo este video en el Laboratorio de Medios WHYY en la escuela Julia de Burgos bajo la dirección de su instructor de medios Ariel Goodman y su maestra Christy Halcom. Foto: Cortesía de Ariel Goodman. 
Yuleidy Cordero-Feliciano produjo este video en el Laboratorio de Medios WHYY en la escuela Julia de Burgos bajo la dirección de su instructor de medios Ariel Goodman y su maestra Christy Halcom. Foto: Cortesía de Ariel Goodman. 

La Puertorriqueña en Philadelphia que sobrevivió el Huracán María

Nunca pensé que un huracán podría darme tantas experiencias, algunas buenas, otras muy tristes.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Vicepresidenta en Time 100

Septiembre 30, 2022

Lanzan audios nativos

Septiembre 29, 2022

Maratón por Puerto Rico

Septiembre 29, 2022

Herencia Hispana en Madrid

Septiembre 28, 2022

Queman obra de Frida Kahlo

Septiembre 27, 2022

La Borinqueña mural

Septiembre 26, 2022

Libros quemados en dictadura

Septiembre 23, 2022

J Balvin y su app de salud

Septiembre 23, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Yuleidy Cordero-Feliciano produjo este video en el Laboratorio de Medios WHYY en la escuela Julia de Burgos bajo la dirección de su instructor de medios Ariel Goodman y su maestra Christy Halcom. WHYY ha establecido Media Labs en 40 escuelas públicas de Filadelfia, donde dirige programas extracurriculares y capacita a los maestros para usar la producción de medios como una herramienta de enseñanza en el aula.

Ariel Goodman:

Cuando conocí a Yuleidy Cordero-Feliciano, era una niña del séptimo grado sonriente pero tímida. Unos meses después de que el huracán María devastara su isla natal de Puerto Rico, su familia se mudó al norte de Filadelfia, donde comenzó a asistir a la escuela secundaria Julia De Burgos en la avenida Lehigh. En ese momento, yo trabajaba en la escuela como instructora del WHYY Media Lab, donde Yuliedy y sus tres hermanas asistieron a mi programa extraescolar de producción documental.

Mientras su día a día en la escuela consistía en clases llenas en un idioma completamente nuevo, y la lucha de tratar de reconstruir lentamente una nueva vida para sí misma en los Estados Unidos, Yuliedy y sus hermanas llegarían a mi salón de clases después de la escuela ansiosas por hablar en español. Me contaron la historia de todo lo que acababan de vivir y todo lo que habían dejado abruptamente en la isla.

Siempre me impresionaron sus recuerdos de la noche del huracán: la puerta que su madre luchó para mantener cerrada para evitar que el viento y la lluvia entraran y destruyeran su casa. Los vientos aulladores afuera que, según recordaban, sonaban como los gritos de los monstruos que intentaban ignorar mientras veían películas en su habitación.

En los primeros días de su octavo año, Yuleidy vino a mi salón de clases para abrazarme. Solo que esta vez me habló en inglés:

"Srta. Ari, estoy lista para contar mi historia", dijo. Y ambas sabíamos exactamente de qué se trataría.

En el transcurso del siguiente año escolar, Yuleidy se convirtió en uno de los miembros más dedicados del club de medios. Venía a trabajar durante el almuerzo y después de la escuela, y trajo a sus amigos para ayudarla con su proyecto: recrear la historia de supervivencia, migración, resiliencia y hogar de su familia.

Lo que ven ahora es el producto del trabajo de un año, creado por Yuleidy, sus hermanas, sus maestros y sus amigos, muchos de los cuales son sobrevivientes del huracán María. Y lo que pueden escuchar es una historia de resistencia que refleja lo vivido por más de 3,400 refugiados del huracán María que se han reubicado en todo el estado de Pennsylvania.

La historia de Yuleidy: En sus propias palabras

Hola, me llamo Yuleidy. Tengo 13 años y vivo en el norte de Filadelfia. Pero antes de venir aquí, viví la mayor parte de mi vida en la isla de Puerto Rico. Quiero contarte la historia de mi vida antes de venir a Filadelfia.

Cuando vivía allí, me gustaba ir a la playa. Me encantaba ver la puesta de sol sobre el inmenso mar azul porque me hacía sentir paz en mi corazón.

Pero un día, la paz en mi corazón desapareció. La radio y la televisión comenzaron a anunciar que un huracán llamado María vendría a Puerto Rico. Todos se estaban preparando para la tormenta.

Cada vez que mi familia y yo intentamos ir a comprar algunos suministros para cubrir las ventanas y puertas, no encontrábamos nada. Había largas filas de personas en todas partes, pero las tiendas estaban tan llenas que no había espacio. A veces eran tan largas que la gente se comenzaba a pelear entre sí [por] la poca comida que había.

La noche del huracán estaba en mi casa con mis tres hermanas. El viento comenzó a soplar tan fuerte que parecía que había gente golpeando el exterior de mi casa. Miré por la ventana y vi autos que se movían de lado a lado, las ramas de los árboles comenzaron a caer, y partes de las casas de las personas se desprendían y volaban con el viento.

Estaba durmiendo en la sala de estar cuando una de las puertas correderas se abrió por un fuerte viento. Mi mamá me dijo que fuera a la habitación de mis hermanitas mientras ella y mi padrastro intentaban arreglar la puerta.

Aún así, el viento y la lluvia caían en la casa. Mi hermana tomó una escoba e intentó barrer toda el agua de la casa. Me quedé con mis hermanitas y vi películas en la computadora para intentar olvidar el mundo en el que vivía.

Al día siguiente, cuando salí de la casa, empecé a llorar al ver toda la destrucción que vi en mi vecindario. Las casas fueron destruidas. Había deslizamientos de tierra y árboles empujados por todo el viento. Vi a algunas personas afuera buscando familiares y ayudando a limpiar la calle. Me sorprendió la cantidad de destrucción que había y estaba muy preocupado por el resto de mi familia. No pudimos ir a ninguna parte porque las carreteras fueron destruidas y en todas partes podía ver que cómo los ríos cubrían la tierra.

No tengo palabras para describir la forma en que me sentí después del huracán.

Una semana después, las calles estaban finalmente limpias, pero para obtener gasolina la gente necesitaba esperar en la fila. Comencé a conocer gente en mi comunidad que nunca antes había conocido. Cada vez que mi mamá hacía comida extra, la compartía con los otros vecinos. Todos se estaban uniendo.

Casi cuatro meses después, todavía no teníamos electricidad ni agua. Fue muy estresante para nosotros y nuestros vecinos.

Un día, mi tía llamó a mi madre y le dijo que podía venir a Filadelfia, y que si veníamos, podríamos obtener ayuda, buena educación y un buen trabajo. 

En ese momento, [me sentí] triste. [No podía] imaginarme nunca volver a Puerto Rico, el lugar en el que crecí. ¿Qué pasa si nunca vuelvo a ver al resto de mi familia?

Finalmente llegué a Filadelfia. En realidad, había muchos estudiantes como yo. Conocí a mis amigos en la clase de ESL, y lentamente comencé a sentirme más cómoda con mi propia voz.

Nunca pensé que un huracán podría darme tantas experiencias, algunas buenas, otras muy tristes.

Algún día volveré a vivir a mi isla. Pero hasta entonces, continuaré siendo la niña filadelfiana puertorriqueña que sobrevivió al huracán María.

00:00 / 00:00
Ads destiny link