LIVE STREAMING
Curator Edna Santiago, speaks to attendees before a performance at the opening night of her exhibition "Nor Wind, Nor Water." Photo: Nigel Thompson/AL DÍA News
Edna Gonzalez habla a los asistentes antes de una performance durante el comienzo de su exhibición "Ni Viento, Ni Agua." Foto: Nigel Thompson/AL DÍA News

Ni viento, ni agua: una nueva exposición dedicada a la recuperación de Puerto Rico

La nueva exhibición de Da Vinci Art Alliance presenta artistas provenientes de la isla y parte de la comunidad de la diáspora estadounidense.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Brasil vence a Corea

Diciembre 06, 2022

100 años de radiodifusión

Diciembre 05, 2022

Argentina avanza

Diciembre 05, 2022

El sueño termina

Diciembre 05, 2022

Brasil pierde ante Camerún

Diciembre 05, 2022

Uruguay Fuera

Diciembre 05, 2022

Japón derrota a España

Diciembre 05, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

La carrera de la artista puertorriqueña Edna Santiago surgió de una tragedia personal que cambió su mundo hace 13 años. Después de más de 40 años trabajando como fisioterapeuta, su único hijo falleció.

"Mi orgullo y alegría", dijo.

La pérdida dejó lo que parecía un vacío imposible de llenar en su vida y nubló su cabeza en busca de respuestas. Lo único que encontró capaz de curar a ambos fue el proceso artístico.

“Nunca supe que era artista. Nunca me di permiso y luego terminó siendo real y bueno ”, dijo Santiago.

Desde entonces, se convirtió en pintora autodidacta y fue propietaria de una galería en Puerto Rico.

Pero en 2017, resurgirían muchos de aquellos sentimientos que Santiago sintió hace tantos años, cuando viviera en carne propia el paso de tres huracanes en el lapso de dos meses. Después de presenciar la inundación de Harvey en Houston, Santiago se fue y llegó a Puerto Rico dos días antes de que el huracán Irma azotara la isla el 30 de agosto.

En el corto tiempo entre Irma y el huracán María, la madre de Santiago falleció en Houston. Antes de que pudiera regresar a Texas, María ya había comenzado su curso de destrucción en Puerto Rico y detuvo cualquier transporte hacia y desde la isla.

El trauma resultante dejó a la artista sumida en la misma incertidumbre, buscando respuestas.

"Soy delicada, y no confío, y estoy incómoda, y estoy tratando de sanar", dijo sobre sus experiencias.

Santiago quería encontrar una manera de retribuir y ayudar a Puerto Rico a recuperarse, pero sus experiencias la habían hecho desconfiar de las grandes agencias y organizaciones de ayuda. Aún así, sintió la necesidad de hacer más y ser un ejemplo para los demás.

"No había nada más que funcionara", dijo Santiago. "Aún cuando echara una mano, sentiría que no hice lo suficiente. Sencillamente no se sentiría bien".

Encontró su respuesta una vez más a través del arte.

Su inspiración inicial vino al notar que, de entre todos los que sufrieron durante María, los artistas enfrentaron algunos de los efectos más adversos para sus medios de vida. Con tanta destrucción, la gente no tuvo tiempo de apreciar o considerar el arte.

"Es la menor de sus preocupaciones", dijo Santiago.

Con eso en mente, la artista lanzó la idea de un espectáculo para empoderar a los artistas puertorriqueños a través de la Alianza de Arte Da Vinci hace dos años. Ella no tenía la lista de artistas, pero la visión estaba tomando forma.

"Funcionará si puedo dar fuerza a los artistas y ... ellos pueden fortalecer a la comunidad", dijo Santiago sobre su enfoque en ese momento.

El resultado, después de dos años de planificación y producción, fue "Nor Wind, Nor Water" (Ni Aire, Ni Agua), una exposición de arte puertorriqueña que celebra el trabajo de artistas tanto de la isla como de la comunidad de la diáspora estadounidense.

El nombre se basa en la idea de superar los obstáculos, físicos y mentales, que aún se interponen entre los artistas puertorriqueños y su oficio a raíz de María y en el contexto de otras dificultades experimentadas tanto en la isla como en la diáspora.

"Ni los vientos de la tormenta, ni las distancias en el agua pueden impedirme hacer lo que se supone que debo hacer", dijo Santiago.

La galería se estrenó en Da Vinci Art Alliance en 704 Catharine St. en Filadelfia la noche del 21 de agosto.

Muchos de los artistas destacados, incluida Santiago, se vieron obligados a huir de Puerto Rico después de María. Uno de ellos, Pérez Pérez, dijo que la oportunidad de presentar su arte era "completamente única".

Dos de sus pinturas aparecen en la galería: una muestra la lucha humana por la supervivencia sin electricidad ni luz en la isla, mientras que la otra es una vívida representación de la destrucción de la naturaleza después de la tormenta.

"Pude ver de primera mano todo lo que fue el fenómeno del huracán en Puerto Rico", dijo Pérez.

"Fue un desafío muy difícil que cambió mi vida por completo", agregó.

A diferencia de Pérez, Gilberto González nació y creció en Spring Garden St., en el barrio históricamente puertorriqueño de Filadelfia. Dijo que María lo hizo preocuparse por los muchos miembros de su familia, 24 tías y tíos del lado de su padre y 14 del lado de su madre, que aún viven en las montañas de Puerto Rico.

Después de crecer en Spring Garden, González se mudó al norte de Filadelfia, donde continuó haciendo obras de arte inspiradas en su entorno y los problemas del vecindario. Su pieza de Kensington Burning, presentada en la galería, es su respuesta al incendio de una fábrica que ocurrió cerca de donde vivía.

Como miembro de la comunidad puertorriqueña de la diáspora, González dijo que estaba honrado de ser presentado junto a los otros artistas, y destacó la importancia de mantener una conexión con Puerto Rico para preservar su rica cultura. Esa relación continua también funciona para empoderar a la población dentro y fuera de la isla.

"Si mejoramos las cosas aquí, en Pennsylvania y en este país, entonces mejoraremos las cosas para los puertorriqueños en la isla", dijo González.

También se presentó en la noche de inauguración de la galería una actuación de la artista colombiana Salomé Cosmique. El acto fue una ventana a la historia de privación de derechos de propiedad de Puerto Rico a manos de los EE.UU.

A medida que se mostraban en una pantalla diferentes momentos de la historia entre los EE.UU. y Puerto Rico con la melodía del himno nacional puertorriqueño, Cosmique sacó una bandera puertorriqueña y la puso al lado de un montón de arena y un montón de papeles.

Uno a uno (y, a veces, dos a dos), Cosmique mostró a la audiencia los diferentes momentos históricos escritos en cada hoja de papel, desde la transferencia de Puerto Rico a los EE.UU. después de la Guerra México-Estadounidense hasta las recientes protestas que derrocaron al entonces gobernador Ricardo Rosselló, antes de enterrarlos bajo un puñado de arena sobre la bandera puertorriqueña.

La actuación terminó cuando Cosmique sacó la bandera de debajo de la pila de arena y papeles y la colocó sobre los fragmentos dispersos de la historia, lo que representa un nuevo comienzo para la isla en nombre de la actuación: Renacer.

"Ni viento, ni agua" se exhibirá en la Da Vinci Art Alliance hasta el 1 de septiembre.

[node:field_slideshow]

00:00 / 00:00
Ads destiny link