LIVE STREAMING
MACBA
MACBA

Si este fuera un principio de infinito

El Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (MACBA) dedica una exposición a la artista colombiana de performances María Teresa Hincapié

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Luto en Colombia

Septiembre 15, 2023

Piñatas para todos

Septiembre 13, 2023

Un latino en las estrellas

Septiembre 13, 2023

El G.O.A.T. llega a Fili

Agosto 13, 2023

In Unison exposición

Agosto 02, 2023

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

«A mí no me interesa el arte muerto.

Creo que la vida es el arte y mi cuerpo

es mi arte vivo. Mi cuerpo es aquel que

tiene que moverse, que está mirando,

que está cansado, que está agotado.

Esta es mi propuesta.»

Con estas palabras de María Teresa Hincapié  (Armenia, Colombia, 1954 – Bogotá, 2008) empieza la exposición “Si este fuera un principio de infinito” en el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona, MACBa. Se trata de la primera exposición dedicada a la práctica de esta artista colombiana, figura clave en el desarrollo de la performance durante las décadas de 1980 y 1990.

Tal y como puede leerse en el panfleto de la exposición, “la trayectoria de Hincapié refleja a todas luces las inquietudes de una mujer que a finales del siglo xx, con una formación autodidacta y un gran sentido de la intuición y el compromiso, reformuló el curso de la historia del arte colombiano”. 

A pesar de situarse en la coyuntura de varias disciplinas, la artista es una figura esencial y pionera en el desarrollo de la performance de larga duración, hasta entonces inexistente en Colombia, que cambiaría los parámetros de lo que se consideraba arte en el medio local y abriría las puertas a prácticas hoy esenciales en el panorama local e universal. 

En 1990, se convirtió en la primera mujer en recibir el Primer Premio en el XXXIII Salón Nacional de Artistas Plásticos de Colombia. Hincapié transformaba acciones rutinarias en actos simbólicos y místicos como en su performance de larga duración “Una cosa es una cosa” o en “Divina Proporción”.

Entendida como inicio de un continuo de imaginación y de hacer, la exposición, visitable hasta el 26 de febrero de 2023, toma cuerpo a través de registros de lo que fue la práctica de una artista que creía en la transmisión de conocimiento como engranaje para vivir juntos. Dichos registros no solo consisten en el material procedente del archivo (material fotográfico, vídeos, textos originales, postales, cartas y recortes), sino también en los materiales futuros que se construyen en la misma exposición gracias a los encargos.

Por otro lado, la exposición revela la importancia de la comprensión de María Teresa Hincapié sobre la creación artística donde lo efímero y la mutabilidad son necesarios para una «búsqueda de lo sagrado». Utilizando el potencial del afecto como mecanismo de interacción con la artista fallecida, la muestra reivindica la interacción colectiva como productora de conocimiento y  vehículo imperativo de transmisión. 

Fallecida a los 54 años tras una larga enfermedad, Hincapié se convirtió en una figura clave en el desarrollo de la performance durante las décadas de 1980 y 1990 y fue una voz reflexiva que exploró las prácticas corporales.

 Inicialmente formada en teatro como miembro del grupo Acto Latino e influenciada por las ideas de Jerzy Grotowski (1933-1999) y el horizonte experimental que este director de teatro polaco había abierto en torno al concepto de «teatro pobre», así como por  las exploraciones de Eugenio Barba, Hincapié se interesó por una dramaturgia limpia y simple. A mediados de los ochenta, su práctica viró hacia una mayor indagación de lo performativo, marcando un momento seminal en la génesis de las prácticas artísticas contemporáneas en Colombia. 

La exploración de la vida cotidiana y la transformación de acciones rutinarias en actos simbólicos crearon una metodología para su práctica. El arte se convirtió en la guía de su existencia, no solo proporcionando un marco para su creatividad sino también influyendo en su ética y comprensión de la política.

En 1995 inició su ambicioso proyecto "Hacia lo sagrado" con una caminata desde Bogotá hasta San Agustín, en un viaje que duró veintiún días, durante los cuales combinó la experiencia de conocimiento sobre el país, su supervivencia y acciones rituales con un pensamiento místico que, a partir de ese momento, se convirtió en el núcleo fundamental de su poética.

 

00:00 / 00:00
Ads destiny link