LIVE STREAMING
El 4 de febrero de 2018 los Eagles de Filadelfia ganaron el primer Super Bowl en la historia de la franquicia. Peter Fitzpatrick/AL DÍA News
El 4 de febrero de 2018 los Eagles de Filadelfia ganaron el primer Super Bowl en la historia de la franquicia. Peter Fitzpatrick/AL DÍA News

Fiesta NFL en Filadelfia

El kickoff de la NFL concluyó con un dramático partido que acabó de forma positiva para los locales, campeones del mundo.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Premio a periodista en Miami

Noviembre 25, 2022

Arroz con gandules lover

Noviembre 23, 2022

Legado latino en la música

Noviembre 23, 2022

Un aturdimiento saudí

Noviembre 22, 2022

Valencia, un héroe

Noviembre 21, 2022

Los NFT de los Latin Grammys

Noviembre 10, 2022

Colección de ropa de Tini

Noviembre 10, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Por primera vez en su historia, la ciudad de Filadelfia albergó el kickoff de la NFL, algo mucho más que un partido, en el que la liga deportiva profesional más seguida de los Estados Unidos organiza una serie de acontecimientos festivos para inaugurar su nueva temporada en casa del equipo campeón.

Los Eagles se ganaron el derecho a recibir al mundo deportivo el pasado 6 de septiembre, después de ganar la Super Bowl más emocionante de la historia, al imponerse a los temidos Patriots, 41-33, el 4 de febrero de 2018.

La fiesta dio comienzo bastante antes del partido, en Penn’s Landing, con un concierto que tuvo como protagonista al cantautor Shawn Mendes, ganador de múltiples discos de platino.

La emoción se trasladó al mismísimo Lincoln Financial Field, donde una tórrida lluvia, acompañada de descargas eléctricas, retrasó el inicio de las celebraciones casi 45 minutos.

Pasado el agua, los fanáticos se volcaron con el evento. Y no era para menos: tras 52 años de espera, al fin la Ciudad del Amor Fraternal podía contemplar por primera vez, en directo, el trofeo Vince Lombardi, ganado por unos Eagles que rompieron todos los pronósticos al coronarse campeones del mundo.

Es curioso, pero los equipos de Filadelfia, al ser calificados como “débiles”, siempre han tenido que romper todos los pronósticos, para acabar conquistando títulos. El caso de los Eagles en la temporada pasada no fue diferente. A pesar de haber concluido la campaña regular con la mejor marca de la Conferencia Nacional, muy pocos señalaban al conjunto entrenado por Doug Pederson como candidato a ganar la Super Bowl. Una vez allí, muchos menos pensaban que podría sorprender a Nueva Inglaterra…

Uno de los mejores defensas profundos de la historia de la NFL, Brian Dawkins, que vistió el verde de Filadelfia durante trece temporadas, actuó de maestro de ceremonias y presentó al propietario de la franquicia, Jeffrey Lurie, portador del preciado trofeo Lombardi. Tras entonar todo el estadio (incluidos Dawkins y Lurie) el Fly, Eagles, Fly, fue izado el velo que cubría el cartel reconociendo al equipo como Campeón del Mundo 2017. Filadelfia no solo no había ganado una Super Bowl, sino que su último título de campeón de la NFL se remontaba al año 1960.

Para abrir el nuevo curso, los Eagles se enfrentaron a los Atlanta Falcons, uno de los grandes favoritos de la temporada. El partido fue excesivamente errático. Debido a los nervios o a la falta de rodaje, tras una exigua pretemporada, ambos equipos cometieron un total de ¡26 faltas! Hasta el árbitro, John Hussey, tuvo problemas explicando las penalizaciones y se equivocó en algunas señales…

Al final, decidieron las defensas. Filadelfia volvió a ganar, gracias a dos anotaciones del corredor inglés Jay Ajayi y a ser más efectivo en la conversión de las oportunidades que se le presentaron. Aunque el resultado no tuvo los vaivenes de la última Super Bowl (esta vez los Eagles se impusieron por 18-12), la conclusión del choque volvió a ser dramática. Con un segundo en el reloj, el pasador visitante, Matt Ryan, buscó a su estrella, Julio Jones, en la zona de anotación local. Pero de nuevo, la retaguardia de Filadelfia estuvo a la altura y preservó la victoria.

00:00 / 00:00
Ads destiny link