LIVE STREAMING
Algunos de los colaboradores de la exposición Extension or Communication: Puerto Rico habla del proyecto frente de un grupo de estudiantes del Philadelphia Photo Arts Center el 10 de abril. Foto: Emily Neil / AL DÍA News
Algunos de los colaboradores de la exposición Extension or Communication: Puerto Rico habla del proyecto frente de un grupo de estudiantes del Philadelphia Photo Arts Center el 10 de abril. Foto: Emily Neil / AL DÍA News

Exhibición en North Philly provoca diálogo sobre Puerto Rico

Un grupo de colaboradores y artistas están invitando a miembros de la comunidad a participar en una investigación y reflexión sobre Puerto Rico en Taller…

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Brasil vence a Corea

Diciembre 06, 2022

100 años de radiodifusión

Diciembre 05, 2022

Argentina avanza

Diciembre 05, 2022

El sueño termina

Diciembre 05, 2022

Brasil pierde ante Camerún

Diciembre 05, 2022

Uruguay Fuera

Diciembre 05, 2022

Japón derrota a España

Diciembre 05, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

“Creo que el arte es una forma de pensar y no un objeto. Tal vez tenga mucho que ver con la capacidad para comparar cosas. Ser capaz de decir que esto es así, y ser consciente de la distancia entre estas comparaciones: ese el viaje que el artista puede llevar a cabo.” 

Esta idea del arte como un viaje fue la que comunicó el artista Grimaldi Baez a un grupo de estudiantes de la Filadelfia Foto Arts Center en el primer día de puertas abiertas en su estudio, dentro del proyecto Extension or Communication: Puerto Rico en el Taller Puertorriqueño de Filadelfia. Una idea que nos da mucha información sobre la pregunta que da pie a la exposición: ¿Cómo pueden los individuos, las comunidades, y toda una nación cruzar la distancia física, política, y cultural-imaginaria que separa Puerto Rico y el Estados Unidos continental para comprender mejor la devastación que la isla sigue sufriendo como consecuencia del huracán María, así como la estructura colonialista impuesta sobre la isla, que ha exacerbado aún más esta devastación? 

La exposición obliga al espectador a realizar él mismo ese viaje. De los mapas de las llanuras inundadas en San Juan a las imágenes filmadas de Puerto Rico esparcidas sobre una mesa o el dibujo gigante a lápiz de un eclipse solar en la pared, los artistas invitan al espectador a crear sus propias conexiones y llenar con su propia ingenuidad los espacios entre y dentro de las obras de arte expuestas. 

Este proyecto de colaboración multidisciplinar fue inicialmente concebido por Baez, un artista visual de Puerto Rico residente en Filadelfia, junto a otros artistas y organizadores locales como Sheldon Abba y Ricky Yanas. El proyecto colaborativo ha ido creciendo desde su primera exposición en el Tiger Strikes Asteroid Philadelphia, que estuvo abierta al público desde el 11 de enero hasta el 17 de febrero. 

Concebido por Abba, Baez y Yanas, así como Jessi Ray Koch, diseñadora urbana, y el artista José Ortiz-Pagán, el proyecto contó también con otros colaboradores, incluyendo Tania María Ríos-Marrero, organizadora comunitaria de la biblioteca pública del norte de Philadelphia, Charito Morales, enfermera registrada y activista de justicia social, y Raquel Salas Rivera, poeta laureado de Filadelfia en 2018-2019. 

Jessi Koch, una de las colaboradoras, comentó que la exposición “trata el tema de las interacciones humanas, pero también de las interacciones con el trabajo”,  con el fin de poner en relieve las experiencias y las necesidades de los desplazados por el María. 

“Confiamos que mediante este proyecto, a medida que aprendemos más acerca de las necesidades de las personas desplazadas que están aquí, en la comunidad, seremos  capaces de utilizar nuestros recursos y nuestra red, y que también lograremos - gracias a la visibilidad que nos da esta exhibición de arte- ayudar a que se produzca el mayor número de conexiones posibles”, dijo Koch. Después añadió que la exposición en el Taller se basa en la exposición inicial en la galería Tiger Strikes Asteroid Philadelphia. Esta exposición inicial, dijo Koch, impulsó la colaboración con un grupo que lucha para despertar la conciencia sobre la caducidad de los vouchers de FEMA en Puerto Rico, una “poderosa experiencia”, notó ella, que representa el potencial del proyecto para fomentar la participación de la comunidad. 

Los colaboradores del proyecto eligieron este tipo de “formato abierto” para incentivar la participación, según explicaron a los visitantes que el pasado 10 de abril acudieron al estudio. 

Yanas, un educador y artista multimedia, dijo que la estructura del proyecto es una reacción a la gran cantidad de modelos de organizaciones sin fines de lucro o instituciones de arte que tienen tendencia a ver a la gente “como objetos para ser llenados con un cierto tipo de conocimiento”. 

En lugar de eso, dijo Yanas, “debería haber un intercambio real, una comunicación real”. 

Los artistas hicieron hincapié en que cada uno de ellos aporta sus propias expectativas, deseos y experiencia al proyecto, e invitan a los miembros de la comunidad a que otros hagan lo mismo, ya que planean incorporar actos públicos, reuniones y proyecciones durante el mes que dura la exposición. 

Abba, cuyas fotos filmadas de Puerto Rico y el norte de Filadelfia muestran una hermosa aunque dolorosa simetría entre la vida y los problemas diarios, aquí y allí, dijo que “el contenido en sí es muy específico, pero las formas en que las personas puedan acceder a ello son muy amplias”. 

“Esta exposición, ¿se fija más en lo que está ocurriendo allí o lo que está pasando aquí? En ambos por igual. Porque los dos son lo mismo. Lo que está pasando allí afuera está afectando a personas de esta comunidad, está trayendo a gente de allí directamente a esta comunidad, por lo que son la misma cosa”, dijo Abba. 

Baez confesó al grupo que para él, “ha sido un proceso muy personal” que no siempre fue fácil. 

Para ilustrar este punto, Báez señaló uno de sus cuadros, en el que se ve un círculo oscuro sobre uno amarillo, que se extiende casi hasta el techo: un eclipse de sol por la luna que, según Baez, representa la necesidad de poner el foco en el dolor personal y político de Puerto Rico. 

“A veces parece como si estuvieras caminando con los ojos vendados por un campo de minas, porque así es mi vida en muchos sentidos. Esta es la casa de mi tío, esa es la casa de mi abuela… son lugares reales para mí, cargados de experiencias vitales”, agregó. 

No hay solución ni respuesta sencilla para el sufrimiento de Puerto Rico, y en ese sentido los artistas se han esforzado en demostrar que no hay una sola manera de documentar esta situación, o de hallar una respuesta. 

Por su parte, dijo Koch, el futuro del proyecto puede alargarse más allá del Taller cuando termine la exposición, el 5 de mayo. 

“Me gustaría ver un intercambio entre la gente de aquí y la gente en Puerto Rico, que hablaran de las experiencias aprendidas, de cómo podemos ir creando nuestros nuestros kits de herramientas compartidas para la resiliencia, especialmente sin tener que depender de la intervención del gobierno”, dijo Koch,“porque seguimos viendo ejemplos que nos recuerdan que tenemos que depender de nosotros mismos y de nuestra propia comunidad para que nos dé fuerza”.

 

00:00 / 00:00
Ads destiny link