LIVE STREAMING
Fotografía: Getty Images
¿Qué tiene que ver la vacuna de la COVID-19 con la inmigración? Fotografía: Getty Images

La COVID-19 no discrimina. Desafortunadamente, el gobernador de Nebraska sí

Ricketts dijo el 4 de enero que las vacunas COVID-19 no estarían disponibles para los trabajadores indocumentados. 

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Fighting Sargassum

Abril 13, 2022

Community Colleges

Abril 12, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Durante una sesión informativa en el Capitolio del Estado de Nebraska el lunes 4 de enero, el gobernador Pete Ricketts dijo que los trabajadores indocumentados no serían elegibles para la vacuna contra el coronavirus. 

"Se supone que uno es residente legal del país para poder trabajar en esas plantas [de empacado de carne], así que no espero que los inmigrantes ilegales sean parte de la vacuna con ese programa" constató. 

Con estas palabras, Ricketts afirmó falsamente que los indocumentados no trabajan en la industria de la carne e insinuó que el estatus migratorio debería ser un factor de elegibilidad para la vacuna que salva vidas. 

El Instituto de Política Migratoria estima que alrededor del 66% de los trabajadores del empacado de carne de Nebraska son inmigrantes, y el Associated Press informó que el número de inmigrantes indocumentados varía hasta 14% en la mayoría de algunas plantas.

Las plantas de procesamiento de carne, que se consideraban negocios esenciales durante la pandemia, han sido duramente golpeadas por el virus. 

Hasta el 4 de enero, se han reportado 45.000 casos positivos y 239 muertes relacionadas con las instalaciones de procesamiento de carne y aves de corral en el país, según el Centro de Informes de Investigación del Medio Oeste

Después de los comentarios de Rickett, que rápidamente se hicieron virales en Twitter, el director de comunicaciones del gobernador Taylor Gage intentó aclarar que "se espera que el gobierno federal eventualmente haga suficientes vacunas disponibles para todos en el país", pero Nebraska está dando prioridad a los ciudadanos y residentes legales. 

La congresista Alexandria Ocasio-Cortez twiteó en respuesta a las palabras de Rickett en Twitter con una declaración descarada, aunque conmovedora, que golpeó en el corazón de su movimiento discriminatorio. 

"Imagina ser tan racista que te esfuerzas al máximo para asegurarte de que las personas que preparan *tu* comida no sean vacunadas" escribió en un tweet.

Dulce Castañeda, una activista y organizadora local, argumentó que la vacuna no debería ser administrada de acuerdo a la situación legal, citando que la infección del virus afecta a todo el mundo sin importar su raza, credo o género.

"Este virus no discrimina en base al estatus migratorio." No pregunta a la gente si es ciudadano, si es residente, si tiene un visado. Entonces, ¿por qué pediríamos eso para las vacunas?" le dijo al Washington Post.

Considerando lo difícil que puede ser el proceso para obtener la ciudadanía en América, una declaración como la de Rickett es ignorante y peligrosa. 

La vacunación debe ser lo más rápida y amplia posible y todos los trabajadores esenciales de primera línea deben estar al principio de la lista, documentados o no. 

00:00 / 00:00
Ads destiny link