LIVE STREAMING
A considerable increase of unaccompanied minors at the U.S.-Mexico border has put the Biden administration’s policies under scrutiny, but it happened after the end of Title 42. Photo: SERGIO FLORES/AFP via Getty Images 
Un aumento considerable de menores no acompañados en la frontera entre Estados Unidos y México ha puesto en tela de juicio las políticas de la administración Biden, pero esto ocurrió después del fin del Título 42. Foto: SERGIO FLORES/AFP via Getty Images

No, no es una "oleada": Cómo la crisis migratoria se ve alterada por el lenguaje que utilizamos

Centrarse en los cambios mes a mes en la frontera es engañoso, pero también lo es el lenguaje que utilizamos para describir la actual crisis de los refugiados.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Los niños y adolescentes no acompañados en la frontera entre Estados Unidos y México vinieron de alguna parte, y viajaron cientos de kilómetros por una razón, buscando refugio en el único lugar que pueden, generalmente porque sus padres ya residen en el país. 

Sin embargo, en las últimas semanas se ha pintado a estos menores como "insurgentes", que están "abriendo brecha" en la frontera sur en un número abrumador. Son refugiados desesperados, constantemente pintados como los agresores en el contexto de la seguridad fronteriza y la falsa narrativa de la escasez de recursos. 

En los principales medios de comunicación, la palabra "oleada" se ha utilizado ampliamente, incluso la palabra "hordas", como si hubiera una concentración hacia el muro por parte de estos niños en un intento de abrumar a las autoridades. Es una palabra que implica negatividad. 

Por supuesto, no es una situación fácil para ninguna de las partes, ni para los funcionarios estadounidenses ni para los propios menores, pero este lenguaje es improductivo para comunicar la gravedad de la situación, especialmente para los niños. 

La cobertura se ha centrado en la descripción de una "oleada" en lugar de la historia más importante, que el gobierno federal no estaba preparado para hacer frente a la situación entrante, "a pesar de la amplia advertencia" de que era inminente. Ahora, el gobierno de Biden está efectivamente "luchando" para proporcionar un refugio adecuado a estos niños, y luchando contra las críticas públicas por su respuesta. 

El ex presidente Donald Trump puso fin al Título 42, una medida implementada cerca del inicio de la crisis de Covid-19 en Estados Unidos que permitía la expulsión rápida de quienes cruzaban la frontera sin autorización y de los solicitantes de asilo. Los migrantes no tenían derecho a presentar un caso ante un juez de inmigración para permanecer en Estados Unidos, y la mayoría de los que estaban sujetos a las medidas del Título 42 fueron devueltos rápidamente a México. 

En noviembre de 2020, un tribunal federal ordenó el cese de la práctica, y el 29 de enero de 2021, la Corte de Apelaciones del Circuito de Washington DC levantó la suspensión, permitiendo la expulsión de los menores hasta que se revise el caso, pero la administración Biden decidió no realizar esta práctica. 

Aun así, sigue devolviendo a los adultos y a las familias. 

"Nuestro mensaje ha sido claro: la frontera está cerrada", dijo el secretario del DHS, Alejandro Mayorkas, en una conferencia de prensa el domingo 21 de marzo. "Estamos expulsando a las familias. Estamos expulsando a adultos solteros. Y hemos tomado la decisión de no expulsar a niños jóvenes y vulnerables".

Como resultado, las expulsiones de menores no acompañados se redujeron de 3.200 en octubre a más de 1.500 en noviembre, a tres en diciembre y a 18 en enero, según un informe de la Patrulla Fronteriza.

Este descenso en las expulsiones de menores es lo que ha provocado la afluencia de niños que llevaban más de un año sin poder pedir asilo. 

Aquí es donde vuelve a entrar en juego el lenguaje. 

Los medios de comunicación llaman a la situación de los migrantes una brecha sin que la haya. La palabra implica que los menores no acompañados están intentando colarse, o que están abriendo un agujero en la valla fronteriza. Los menores, en su mayoría procedentes de países centroamericanos como Honduras y Guatemala, llegan a la frontera y piden asilo, y luego son procesados. 

Lo que ha dificultado las cosas es la falta de preparación del gobierno federal para una situación por lo demás previsible.

Entonces, ¿qué está pasando realmente?

Sí, las aprehensiones de 2020 son drásticamente más bajas, pero debe considerarse dentro de este contexto: como una anomalía debido al Título 42. 

El número total de aprehensiones de este año, aunque ha aumentado, es en realidad menor que en 2019, y en cierto modo 2021 puede considerarse como una continuación de 2019.

Actualmente, el gobierno de Estados Unidos tiene bajo su custodia a unos 15.000 menores migrantes no acompañados, pero esto no es nuevo, y ha sido una tendencia continua desde 2014.

Esto sugiere, según el profesor de la UC San Diego Tom K. Wong, que las expulsiones del Título 42 retrasaron la llegada de estos posibles migrantes, en lugar de disuadirlos, y que están llegando ahora que la medida ha sido revocada. 

"Por ejemplo, el aumento de enero a febrero de 2019 fue del 31%. Esto es en realidad más alto que el aumento actual de enero a febrero de 2021, que es del 28%. Nota: se excluye el año 2020 debido a la pandemia (que provocó las expulsiones del Título 42)", escribió Wong en Twitter.

De nuevo, esto no es una oleada. Más bien es nuestra primera prueba real como nación con mayoría demócrata. 

La forma en que Estados Unidos aborde esta crisis migratoria ahora dictará cómo procederán varias cosas, a saber, cómo procede el Congreso con dos proyectos de ley de inmigración históricos en el Senado: la Ley del Sueño y la Promesa Americanos y la Ley de Modernización de la Mano de Obra Agrícola, dos proyectos de ley específicos, junto con la amplia Ley de Ciudadanía Estadounidense de 2021, respaldada por Biden.

Con una perspectiva negativa sobre los inmigrantes tan pronto en la administración Biden, la perspectiva de reformar el sistema de inmigración de la nación no se dispara, pero se pone bajo un mayor escrutinio. El lenguaje, y la forma en que los medios de comunicación responden y se alimentan de los medios conservadores, tendrán una gran influencia en esto.  

De cara al futuro, este lenguaje debe ser reformado también. 

"No es la primera vez que el Congreso se acerca a la revisión del sistema de inmigración. Los republicanos, una y otra vez, matan cualquier reforma significativa, utilizando los mismos argumentos sobre la frontera y los inmigrantes", escribió la columnista Marcela García para el Boston Globe.

"Y los medios de comunicación se lo tragan: Estamos viendo otro ciclo de retórica exagerada sobre la frontera. Los medios de comunicación deben rendir cuentas por su información superficial", continuó. 

El lenguaje que se utiliza para informar sobre estos temas delicados es importante. Ser refugiado no suele ser una decisión tomada por capricho, y si el Título 42 no hubiera estado en vigor durante la crisis del COVID-19, la situación habría continuado a partir de 2019.

Son muchos los factores que entran en juego y que, en última instancia, obligan a tomar la difícil decisión de abandonar su país de origen y embarcarse en un viaje angustioso que no termina en absoluto cuando se llega a la frontera. Son las razones por las que el lenguaje no debe hacerles un flaco favor y pintar a estos niños como lo que no son. 

00:00 / 00:00
Ads destiny link