LIVE STREAMING
Un miembro del grupo de activistas por los derechos de los inmigrantes "Border Angels", enciende una vela durante una vigilia por uno de los miembros del grupo, Hugo Castro, en San Diego, California, EE.UU.Castro desapareció en el centro de México después de publicar un video en Facebook donde informó que lo estaban siguiendo. EFE
Un miembro del grupo de activistas por los derechos de los inmigrantes "Border Angels", enciende una vela durante una vigilia por uno de los miembros del grupo, Hugo Castro, en San Diego, California, EE.UU.Castro desapareció en el centro de México…

[OP-ED]: Los inmigrantes ilegales también pagan impuestos

El motivo por el que los esfuerzos de apreciación de los inmigrantes, como el “Día sin Inmigrantes” celebrado en febrero de este año, no tienen efecto es que a…

MÁS EN ESTA SECCIÓN

"Soy la guagua 47"

Junio 25, 2022

Latinos en Silicon Valley

Junio 24, 2022

Serie original latina

Junio 23, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Sin duda, algunas personas habrán sufrido el inconveniente de no comer en su restaurante favorito, pero apenas causó cambios en la vida cotidiana de los no-inmigrantes. 

Y peor aún: Algunos inmigrantes fueron despedidos de su trabajo por no presentarse a trabajar. Y, en algunos lugares, las ausencias a la escuela relacionadas con la protesta fueron consideradas como algo positivo—como en esa escuela del condado de Riverside, California, donde los maestros fueron a Facebook a cacarear sobre lo formidable que era que los estudiantes hispanos estuvieran ausentes ese día. 

Ay, ay, ay. El impacto económico real de los inmigrantes pasa en gran parte desapercibido cuando importa más—en el momento de los impuestos. 

Si los de la línea dura en inmigración se salieran con la suya y los inmigrantes ilegales de la nación de pronto desaparecieran, Estados Unidos perdería lo que se calcula que son 11.740 millones de dólares en ingresos fiscales anuales de los estados y locales provenientes de una combinación de ventas, impuestos internos, impuestos a los ingresos personales y la propiedad, según un conteo del Institute on Taxation and Economic Policy. 

Incluso en Montana, un estado con sólo 1.000 personas indocumentadas, sus contribuciones fiscales sobrepasan ligeramente 550.000 dólares. En California, hogar de más de 3 millones de inmigrantes presentes ilícitamente, las contribuciones suman más de 3.100 millones de dólares. 

Según los datos más recientes del instituto, “lo que se calcula que son 11 millones de inmigrantes indocumentados de la nación pagan 8 por ciento de sus ingresos en impuestos del estado y locales todos los años. Aunque es probable que no ocurra en el clima político actual, las contribuciones a los impuestos del estado y locales de los inmigrantes indocumentados podrían aumentar en 2.100 millones de dólares bajo una reforma migratoria integral.” 

¿Aun no se conmueven? Bueno, examinemos los “Efectos de la inmigración no-autorizada en el status actuarial de los fondos del fideicomiso del Seguro Social”, un informe publicado por la Administración del Seguro Social en 2013, que dice: 

“Calculamos que las ganancias de los inmigrantes no-autorizados tienen como resultado un efecto positivo neto en la situación financiera del Seguro Social en general, y que ese efecto contribuyó aproximadamente 12.000 millones de dólares al flujo de efectivo del programa en 2010. Calculamos que en los años futuros se experimentará una continuación de este impacto positivo en los fondos del fideicomiso.” 

¿Cómo ocurre eso? 

La mayoría de la gente no lo sabe: Aunque no hay una “fila” para que los inmigrantes entren legalmente en Estados Unidos, existe un mecanismo para que paguen los impuestos, tengan o no papeles válidos. 

Ese mecanismo se llama Número de Identificación Individual del Contribuyente, (ITIN, por sus siglas en inglés), y muchos inmigrantes ilegales utilizan ese método para cumplir con la ley fiscal, por si algún día pueden demostrar a un juez de inmigración que tienen “integridad moral” y merecen una oportunidad para la residencia permanente legal. 

En 2010, según el National Immigration Law Center, se presentaron más de 3 millones de declaraciones de impuestos con ITINs—todas ellas sin expectativas de poder obtener fondos del Seguro Social. 

Sin embargo, hay gente que no quiere oír esto. 

En las semanas anteriores a las protestas que exigían que el presidente Trump diera a conocer sus declaraciones impositivas, Belén Sisa, que está cubierta por la Acción Diferida para los que Llegaron de Niños (DACA, por sus siglas en inglés), presentó una foto de su cuarto formulario fiscal con el mensaje: “DESTRUCCIÓN DE MITOS: Yo, inmigrante indocumentada, acabo de presentar mis impuestos y PAGAR 300 dólares al estado de Arizona. No puedo recibir asistencia financiera del estado ni del gobierno federal para la escuela, no puedo beneficiarme del desempleo, un plan de salud reducido ni un fondo de jubilación.” 

El mensaje se volvió viral y, como era de esperarse, Sisa fue inundada de mensaje de odio en los medios sociales, alusiones a haberla denunciado a los Servicios de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) y amenazas de muerte. 

Como respuesta, Sisa expresó a NBC Latino que los inmigrantes presentes ilícitamente deben “sacar una foto de sus impuestos y presentarlas. Déjenles saber que pagan impuestos, también, porque la gente no lo sabe.” 

Realmente no lo saben. 

Los intentos de defensa, los informes gubernamentales y los reportes con fuentes fidedignas son métodos apropiados, aunque mesurados, de mostrar el valor que los inmigrantes ilegales traen al país. Quizás una cuenta regresiva de la rapidez con que el fideicomiso del Seguro Social se quedará sin efectivo sin ellos sería más eficaz.

00:00 / 00:00
Ads destiny link