LIVE STREAMING
La masacre en dos mezquitas de Nueva Zelanda ha sido el peor episodio de violencia en la historia del país.
La masacre en dos mezquitas de Nueva Zelanda ha sido el peor episodio de violencia en la historia reciente del país.

El juego de Trump se llama odio

Después de la terrible masacre de Nueva Zelanda perpetrada la semana pasada por un autoproclamado nacionalista blanco, todos los que creen que Donald Trump, el…

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Fighting Sargassum

Abril 13, 2022

Community Colleges

Abril 12, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Es cierto que no es el tipo de influencia que hace que el mundo sea mejor, más justo o más compasivo, o que hace que el pueblo estadounidense se sienta orgulloso de su presidente y del papel de su país como referente de los derechos humanos, pero es tan real como despreciable. y peligroso.

Odio es el nombre del juego. Como lo demuestran las palabras del asesino de 28 años, las acciones e ideas cargadas de odio de Trump sirven como inspiración para los racistas y misóginos de todo el mundo. En un manifiesto de 74 páginas rebosante de odio, Brenton Tarrant, el asesino, que se autodenominó racista, arremetió contra la inmigración y el multiculturalismo, al tiempo que calificaba a los inmigrantes de invasores y los hacía responsables de la supuesta decadencia de la cultura blanca occidental.

Y sí, el terrorista australiano elogió a Trump como “un símbolo de una identidad blanca renovada y un propósito común”. El asesino también elogió a Anders Breivik, el supremacista blanco noruego que asesinó a 77 personas en Noruega en 2011, y reconoció a ambos como la inspiración del odio antimusulmán que resultó en el asesinato de 49 fieles en dos mezquitas en la ciudad de Christchurch, un nombre que ahora suena sombríamente irónico.

Sin embargo, el día después de la masacre, Trump declaró al corresponsal nacional de ABC, Terry Morgan, que no cree que el nacionalismo blanco sea un peligro creciente.

 “¿Ve el nacionalismo blanco como una amenaza creciente en todo el mundo?”, preguntó Morgan a Trump, quien acababa de vetar la resolución del Congreso que bloqueaba su declaración de emergencia nacional en la frontera de EE. UU.  México que tenía la intención de obtener los fondos para construir su infame muro.

“Realmente no. Creo que es un pequeño grupo de personas que tienen problemas muy, muy graves, supongo. Si miras lo que sucedió en Nueva Zelanda, tal vez ese sea el caso. Todavía no sé lo suficiente ... Pero ciertamente es algo terrible”, respondió Trump.

El presidente, que siempre ha evitado condenar el nacionalismo blanco o llamar terrorismo sus múltiples crímenes, debe ser la única persona en los Estados Unidos que no crea que el odio racista está creciendo y se está haciendo más peligroso. Como señaló Axios, “los extremistas de extrema derecha han matado a más personas en los Estados Unidos desde el 11 de septiembre que cualquier otro grupo terrorista organizado. Los crímenes de odio y el extremismo doméstico en los EE. UU. han aumentado - en los últimos 4 años, los grupos de odio han crecido en un 30% - según informes de NPR, citando datos del Southern Poverty Law Center. Según los datos del FBI, los delitos de odio en los Estados Unidos aumentaron un 17% solo el año pasado. Lo que es más: muchos de esos crímenes probablemente no se denuncian”.

Como para disipar cualquier duda sobre sus prejuicios, solo unas horas después de los asesinatos en masa en Nueva Zelanda, el presidente habló en un lenguaje muy similar al utilizado por el asesino. Este había escrito en su manifiesto racista que el ataque tenía el propósito de “mostrar a los invasores que nuestras tierras nunca serán sus tierras, nuestras tierras son nuestras y que, mientras un hombre blanco viva, nunca conquistarán nuestras tierras”.

Trump, luego de vetar la resolución del Congreso bloqueando su declaración de emergencia nacional, trató de justificar el veto exacerbando una vez más el odio racial con sus mentiras habituales. Hay “delitos de todo tipo que vienen a través de nuestra frontera sur”, afirmó desvergonzadamente, sonando muy parecido al asesino. “La gente odia la palabra invasión, pero eso es lo que es”, dijo.

Por supuesto que no es de extrañar que los supremacistas blancos y los terroristas raciales de todo el mundo lo consideren su inspiración. Para este presidente y esta administración, el odio es el nombre del juego.

00:00 / 00:00
Ads destiny link