LIVE STREAMING
Fotografía: Getty Images
El Congreso se reúne el 6 de enero para certificar el recuento del Colegio Electoral de las elecciones generales de noviembre. Foto: Getty Images

El reto del recuento del Colegio Electoral es pura borraja

El Presidente Donald Trump y sus aliados en el Congreso han hecho un gran espectáculo al certificar los votos del Colegio Electoral el 6 de enero.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

El miércoles 6 de enero a la 1 de la tarde el Congreso celebrará una sesión conjunta para ratificar la victoria del Colegio Electoral del presidente electo Joe Biden. 

Es el último paso en su viaje de transición antes de su toma de posesión. El propósito de la sesión es contar y validar oficialmente los 538 votos electorales que han sido certificados por los 50 estados y el Distrito de Columbia. 

La certificación entonces pide la firma del Vicepresidente.

La Constitución requiere que el Congreso se reúna y cuente los votos, y en caso de empate, la Cámara de Representantes decide la Presidencia, teniendo cada delegación del Congreso un voto. 

No ha habido un empate desde el 1800 y además la victoria electoral de Biden sobre Trump fue concluyente, 306 a 232. 

Aún así, eso no ha detenido al Presidente Trump y a algunos aliados de vender reclamos de fraude electoral falsos y sin fundamento; algunos han anunciado planes para objetar el recuento presentado el 6 de enero. 

La presión de Trump sobre Pence también ha dado lugar a informes de que el vicepresidente no presidirá la ceremonia y en su lugar recaerá en el senador Chuck Grassley, que es presidente pro tempore.

¿Quién se opone?

Al menos 12 senadores republicanos, incluyendo a Sens Ted Cruz y Kelly Loeffler, planean objetar algunos de los resultados del estado, alegando que la elección presidencial de noviembre fue fraudulenta. 

Loeffler, que se enfrenta a una dura segunda vuelta electoral el 5 de enero, dijo en una declaración: "El pueblo estadounidense merece una plataforma en el Congreso, permitida por la Constitución, para que los temas electorales se presenten de manera que puedan ser abordados". Por eso, el 6 de enero votaré para dar al Presidente Trump y al pueblo americano la audiencia justa que se merecen y apoyaré la objeción al proceso de certificación del Colegio Electoral". 

El Senador Josh Hawley de Missouri, quien fue el primer senador republicano en anunciar su objeción, dijo que desafiaría al menos un recuento, sin dejarse intimidar por los esfuerzos del Líder de la Mayoría del Senado Mitch McConnell y otros líderes republicanos para disuadir a los senadores de hacerlo.

A los senadores se les unirán más de 100 republicanos en la Cámara.

El representante de Alabama Mo Brooks dijo que planea cuestionar los resultados de varios estados, centrándose especialmente en el recuento de votos en Georgia, Nevada y Pensilvania.

¿Cuál es el proceso de objeción?

Cualquier legislador puede impugnar los votos del Colegio Electoral de un estado, pero para llevar la impugnación a una votación, un miembro de la Cámara y un senador deben objetar formalmente, y debe ser por escrito.

Una vez que se ha presentado una objeción, los legisladores se dividen en sus cámaras separadas para debatir bajo un límite de tiempo de dos horas y votar sobre ella. 

A continuación, los legisladores votarán por mayoría simple sobre la objeción, pero tanto la Cámara como el Senado deben estar de acuerdo para que la impugnación tenga éxito. 

El voto de un estado no ha sido desestimado desde que se aprobó la Ley de Conteo Electoral hace más de 130 años atrás.

¿Tendrán éxito estos esfuerzos actuales?

Se prevé que la Cámara de Representantes, que actualmente está controlada por los demócratas, rechazará cualquier impugnación de los resultados de los estados.

Además, varios republicanos en ambas cámaras son reacios a validar estos desafíos, y los líderes de los partidos ya han reconocido a Biden como el Presidente electo

El senador de Dakota del Sur John Thune, el látigo de la mayoría del Senado, y el número dos republicano en la cámara alta, dijo a la CNN el mes pasado que el esfuerzo "caería como un perro de caza". 

"No creo que tenga mucho sentido hacer pasar a todo el mundo por esto cuando se sabe cuál será el resultado final", dijo. 

Otra razón por la que es probable que los intentos de objeción fracasen es que no ha habido pruebas sustanciales de ningún fraude electoral generalizado, a pesar de las acusaciones del Presidente Trump y sus aliados. 

Los funcionarios electorales han llevado a cabo recuentos y auditorías en muchos de los estados que Trump ha criticado, y los funcionarios y tribunales federales y estatales no han encontrado ninguna prueba de fraude, lo que desacredita aún más estas afirmaciones y teorías.

00:00 / 00:00
Ads destiny link