LIVE STREAMING
The existing digital divide has been magnified in the age of the pandemic. Photo: Getty Images.
La brecha digital existente se ha magnificado en la era de la pandemic. Foto: Getty Images

Disparidades disruptivas: análisis de la brecha digital en Pensilvania

Cifras incluidas en el reciente informe de AARP Pennsylvania y la Universidad de Drexel muestran una disparidad en el acceso a Internet de banda ancha en todo…

MÁS EN ESTA SECCIÓN

La Ley de Reducción

Octubre 05, 2022

consultar el pronóstico

Agosto 09, 2022

Cómo ser propietario

Diciembre 01, 2021

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

En un editorial publicado en mayo de 2020 en el American Journal of Public Health, las editoras Natalie C. Benda, Tiffany C. Veinot, Cynthia J. Sieck y Jessica S. Ancker destacan la prevalencia del acceso a Internet de banda ancha. 

El informe califica el acceso a Internet de banda ancha como un determinante social de la salud, y analiza cómo la falta de acceso a la misma, especialmente durante una pandemia, puede tener un fuerte impacto en la salud y el bienestar de las personas.

Según un reciente informe de Pew Research, los estadounidenses de zonas rurales tienen un 12% menos de probabilidades de tener acceso a la banda ancha en casa que el resto de los estadounidenses, y seis de cada diez estadounidenses de zonas rurales creen que el acceso a Internet de alta velocidad es un problema en su zona. 

El acceso a Internet de banda ancha también varía en Pensilvania en función de la región geográfica, como se detalla en el informe Disrupting Disparities in Pennsylvania, publicado por AARP Pennsylvania y la Facultad de Enfermería y Profesiones de la Salud de la Universidad de Drexel (autor principal Dr. DiMaria-Ghalili). 

"La pandemia está exacerbando las desigualdades para aquellos que viven en las zonas rurales y urbanas más pobres", dijo Angela Foreshaw Rouse, Gerente de Operaciones Estatales y Alcance de AARP Pennsylvania. "Esta investigación muestra que existen disparidades en el acceso a Internet y la alfabetización digital, creando una barrera para los habitantes de Pensilvania para acceder a los servicios de salud y la información".

Según el informe, sólo en cuatro de los 67 condados de Pensilvania -Bucks, Chester, Delaware y Montgomery- más del 95% de la población utiliza o se conecta a Internet en su hogar.

Además, sólo uno de los condados de Pensilvania tiene un acceso del 100%, el 26% de los condados tiene un acceso del 95,1 al 99%, el 19,4% de los condados tiene un acceso del 90 al 95%, el 32,8% de los condados tiene un acceso del 70,1 al 90% y el 6% de los condados tiene un acceso inferior al 70%.

"El acceso a Internet no está disponible de forma equitativa en todo el estado", dijo Laura Gitlin, decana y distinguida profesora universitaria de la Universidad de Drexel, en una rueda de prensa.

Conocida también como brecha digital, las desigualdades en el acceso a la banda ancha pueden provocar una falta de acceso a la atención telesanitaria.

"Esta brecha digital... no sólo ha dado lugar a malos resultados sanitarios, sino que también ha provocado un menor acceso a una atención de calidad", afirmó Geoffrey Roche, director ejecutivo de iniciativas estratégicas de atención sanitaria de la Universidad de Harrisburg.

Esta falta de telesalud se hizo especialmente evidente a raíz de la pandemia. 

"Muchas de las agencias comunitarias -centros de la tercera edad, servicios de día para adultos, bibliotecas- que han tenido que cerrar a causa del COVID son los lugares a los que acuden los adultos mayores para utilizar los ordenadores si no tienen banda ancha en su casa", dijo Gitlin. 

Los teléfonos inteligentes pueden ayudar a reducir parte de la brecha digital al permitir a las personas acceder a Internet a través de su teléfono. Sin embargo, aunque el uso de teléfonos inteligentes en la Commonwealth es del 60% o más en la mayoría de los condados, hay ocho condados en los que más del 8% de los hogares declaran no tener acceso a Internet. 

En lo que respecta a la atención de telesalud, la falta de acceso a la banda ancha puede dar lugar a que no se pueda participar en las visitas de telesalud ni acceder a la información básica sobre la atención sanitaria, lo que reduce los conocimientos en materia de salud.

El informe Disrupting Disparities in Pennsylvania sugiere que, para ampliar el acceso y la utilización de la telesalud, el estado puede aprovechar las flexibilidades ampliadas durante la pandemia. Esto incluye exigir a los planes de seguros privados y a Medicaid que cubran los servicios de telesalud, permitir que la telesalud sea realizada por más proveedores y también aumentar la información y la divulgación sobre cómo utilizar la telesalud en toda su extensión.

La totalidad del informe se puede encontrar y descargar aquí.

00:00 / 00:00
Ads destiny link