LIVE STREAMING
AARP
Cortesía AARP

La Ley de Reducción de la Inflación incluye medidas históricas para reducir los precios de los medicamentos recetados

Ley de Reducción de la Inflación de 2022

MÁS EN ESTA SECCIÓN

PECO le ayuda a vivir

Diciembre 20, 2022

consultar el pronóstico

Agosto 09, 2022

Cómo ser propietario

Diciembre 01, 2021

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

En un momento en el que tantos estadounidenses están luchando contra el aumento de los costos de los productos de la vida diaria, como la comida y la gasolina, la Ley de Reducción de la Inflación de 2022, recientemente aprobada por el Senado, es una legislación histórica que reducirá los importes de los medicamentos recetados y devolverá el dinero a los bolsillos de los adultos mayores. Millones de estadounidenses verán los precios más bajos como resultado de este proyecto de ley, que requiere que Medicare comience a negociar el valor de ciertos medicamentos, penaliza a las compañías farmacéuticas que aumenten sus precios más rápido que la inflación, cubre los costes anuales de bolsillo de los pacientes mayores para los medicamentos recetados en la Parte D de Medicare, limita el importe compartido de la insulina en los planes de medicamentos de Medicare y amplía la asistencia financiera para ayudar a las personas a pagar el seguro de salud.

La legislación ayudará a revolucionar el mercado de los medicamentos recetados y hará que las compañías farmacéuticas se responsabilicen por sus precios. Algunas políticas entrarán en vigor casi inmediatamente este año, mientras que otras se introducirán de forma gradual. A continuación se ofrece un breve resumen de lo que los consumidores pueden esperar y cuándo, si se aprueba el proyecto de ley.

cost sharing.

2022

Las empresas farmacéuticas empiezan a pagar penalizaciones por los altos incrementos de sus precios. A partir de finales este año, las compañías farmacéuticas que aumenten los precios de sus productos más rápidamente que la inflación deberán devolver al Gobierno la cantidad superior a la inflación. Por ejemplo, si la inflación fuera del 5 %, y el precio de un medicamento aumentara el 6 %, la compañía farmacéutica tendría que pagar al Gobierno la diferencia del 1 % por todas las ventas de ese medicamento en Medicare. Esta disposición abordará la antigua práctica de las empresas de medicamentos de marca de aumentar sus precios año tras año —a menudo, a más del doble de la tasa de inflación— y ayudará a reducir la cantidad que los adultos mayores pagan por las bonificaciones de sus planes de medicamentos y el costo compartido.

2023

Vacunas gratuitas para los beneficiarios de Medicare. A partir del 1.º de enero de 2023, si usted es beneficiario de Medicare, ya no tendrá que pagar ningún copago por una vacuna recomendada para adultos por el Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización (ACIP). Esta política ya aplica a muchos tipos de cobertura sanitaria, pero los beneficiarios de Medicare todavía tienen que pagar algún costo compartido por las vacunas cubiertas por la Parte D de Medicare, dependiendo de la cobertura de su plan. Esto supondrá un importante alivio para las vacunas cubiertas por dicha parte que actualmente requieren un costo compartido, como la del herpes zóster.

Copagos de insulina limitados a 35 dólares al mes. A partir del 2023, los copagos para un suministro de 30 días de cualquier insulina cubierta por el plan se limitarán en la Parte D de Medicare. Desde el 2023 hasta el 2025, el copago mensual máximo será de 35 dólares, y para el 2026 y después será de 35 dólares o el 25% del precio negociado del medicamento, el que sea menor. Los planes de la Parte D deberán ofrecer este importe de copago incluso antes de que el afiliado alcance su deducible del año.

2024

No hay gastos compartidos en la cobertura catastrófica de la Parte D. En la actual prestación de la Parte D, una vez que los gastos de bolsillo alcanzan los 7.050 dólares en 2022, se entra en la cobertura “catastrófica”, pero se sigue siendo responsable del 5 % de los gastos de medicamentos recetados, sin límite. En el 2024, las personas con cobertura de la Parte D no serán responsables de ningún gasto de bolsillo en medicamentos, una vez que entren en la cobertura catastrófica. Este cambio es el primero de varios que limitarán los gastos de bolsillo a partir del 2025 y que se comentarán a continuación.

Las bonificaciones de la Parte D no pueden crecer más de un 6 % al año. Desde el 2024 hasta el 2029, los aumentos de las bonificaciones de la Parte D de Medicare tendrán un límite del 6 % anual. El director del Departamento de Salud y Servicios Humanos también tendrá la oportunidad de frenar su crecimiento a partir del 2030. 

Ampliación de la elegibilidad para la Ayuda Adicional de la Parte D de Medicare. Medicare paga una parte o la totalidad de los gastos de bolsillo de los medicamentos recetados para las personas con ingresos y recursos limitados, a través del programa de Ayuda Adicional. A partir del 2024, el umbral de ingresos para la prestación completa de la Ayuda Adicional aumentará del 135 al 150 % del nivel federal de pobreza (aproximadamente 20.000 dólares para una persona soltera o 27.000 dólares para una pareja en 2022). En la actualidad, unas 500.000 personas con Medicare tienen ingresos entre el 135 y el 150 % del nivel de pobreza y reciben una prestación parcial; con este proyecto de ley, recibirían la prestación completa si cumplen los demás criterios de elegibilidad.

2025

Límite de los gastos anuales en medicamentos y cambios en las prestaciones de la Parte D para fomentar la competencia y reducir los costos.  La Parte D de Medicare cubre la mayoría de los medicamentos recetados que se adquieren en la farmacia. En el 2025, el programa sufrirá varios cambios que ayudarán a reducir los gastos de bolsillo  —lo más importante es que el paciente no tendrá que pagar ningún costo por sus prescripciones, una vez alcance el límite anual (2.000 dólares en el 2025)—.  Antes, no había un límite en la cantidad que una persona en la Parte D podría tener que pagar en un año determinado, y 1,2 millones de inscritos gastaron más de 2.000 dólares en el 2019. También se espera que los cambios en el diseño del programa de la Parte D animen a los planes de la Parte D a negociar más agresivamente con los fabricantes de medicamentos.

Tabla3

*Nota: El nuevo límite de desembolso de la Parte D de Medicare aumentará anualmente en función de su gasto per cápita, junto con las demás partes del subsidio.

 

Límites mensuales de gastos compartidos para los afiliados a la Parte D. Los planes de la Parte D de Medicare deben ofrecer a las personas la opción de un reparto de costos “suavizado”, lo que les permitirá repartir sus gastos de bolsillo a lo largo del año del plan. Este mecanismo ayudará a proteger a las personas de los grandes desembolsos que puedan surgir en un mes concreto y mejorará potencialmente su capacidad de costear sus medicamentos recetados.

2026

Los beneficiarios de Medicare comienzan a ver los frutos de la negociación de precios de Medicare con las compañías farmacéuticas. El Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) identificará los 100 medicamentos en los que Medicare gasta más dinero y elegirá un subconjunto para negociar los precios. Las negociaciones comenzarán en el 2023, y el nuevo programa empezará a proporcionar los precios negociados para los medicamentos seleccionados de la Parte D de Medicare (normalmente los que se dispensan en una farmacia) en el 2026, y los medicamentos de la Parte B de Medicare (normalmente los que solo pueden administrarse en un hospital o en la consulta médica) en el 2028. Todos los medicamentos seleccionados deben ser de origen único, lo que significa que no hay ningún competidor genérico o biosimilar en el mercado, y los medicamentos más nuevos del mercado no podrán ser negociados.

Los fármacos solo podrán acogerse al proceso de negociación de dos años si han pasado al menos siete (para los medicamentos de moléculas pequeñas —los típicos que suelen tomarse por vía oral—) u once años (para los fármacos biológicos) desde que fueron aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de los Estados Unidos. Algunos de los medicamentos más caros que actualmente no alcanzan estos umbrales, pero que podrían hacerlo cuando los precios negociados estén disponibles, son Imbruvica (cáncer), Jardiance (diabetes) y Eylea (degeneración macular asociada a la edad).

Medicare negociará los precios de no más de diez medicamentos en el 2026, no más de quince en el 2027 y 2028, y no más de veinte en el 2029 y años posteriores. Esto significa que hasta un total de 60 medicamentos podrían ser seleccionados y negociados para el 2029. El proceso de negociación también incluye un límite máximo para los precios de los medicamentos para garantizar que Medicare no pague más de los precios que ya negocian las aseguradoras privadas. En general, este proceso supondrá un ahorro sustancial para las personas mayores y los contribuyentes, al reducir los precios de un número creciente de medicamentos de prescripción caros o muy utilizados.

Ejemplos de medicamentos recetados que actualmente podrían ser objeto de negociación

Tabla 4

Mantener el seguro médico asequible para millones de personas. Además de las disposiciones relacionadas con los medicamentos recetados, la Ley de Reducción de la Inflación también ayudará a los adultos menores de 65 años a adquirir un seguro médico asequible. La legislación mantendrá la actual ayuda financiera para los adultos de bajos ingresos que compren un seguro de salud a través de los intercambios estatales y federales. Esta ayuda cubre completamente los costos de las bonificaciones para las personas con ingresos más bajos y garantiza que nadie que compre una cobertura en los intercambios pague más del 8,5 % de sus ingresos por concepto de bonificaciones. Sin esta ayuda, más de 3 millones de estadounidenses podrían perder su cobertura sanitaria por no poder pagarla, especialmente los mayores de 50 años, que pagan las tarifas más altas (hasta tres veces más). Esta ayuda financiera iba a expirar a finales del 2022, pero ahora estará disponible durante el 2025.

En general, la Ley de Reducción de la Inflación incluye numerosas disposiciones para lograr mejoras históricas en la salud y el bienestar de los estadounidenses de edad avanzada, en particular cuando se trata de costear los medicamentos recetados. La AARP ha apoyado durante años estas disposiciones y ha ayudado a que se aprueben, así que seguiremos trabajando para garantizar que esta ley beneficie a los estadounidenses mayores durante las próximas décadas.

 

00:00 / 00:00
Ads destiny link