LIVE STREAMING
Presidente del Comité Nacional Demócrata, Tom Pérez (Izq), y el Senador de Carolina del Norte, Richard Burr (Der).
Presidente del Comité Nacional Demócrata, Tom Pérez (Izq), y el Senador de Carolina del Norte, Richard Burr (Der).

Cómo el COVID-19 ha sacado lo peor de Republicanos y Demócratas por igual

Desde Senadores Republicanos aprovechando información confidencial hasta demócratas obcecados con las primarias, lo peor de la pandemia parece ser el instinto…

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Omar Montes y su llama

Junio 29, 2022

Latinas en Spy Kids

Junio 29, 2022

Juzgar el nuevo

Junio 28, 2022

CCP+Rowan

Junio 28, 2022

Un refugio para el aborto

Junio 28, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Hace una semana, Anne Applebaum resumía la situación del Coronavirus en Estados Unidos de una manera lapidaria: “Los EE.UU., acostumbrados durante mucho tiempo a pensar en sí mismos como la mejor sociedad, más eficiente y más avanzada tecnológicamente del mundo, está a punto de demostrar que es un emperador desnudo.”

Y es difícil conseguir argumentos en su contra.

Siendo también uno de los países más grandes en territorio y población del mundo, el manejo de una epidemia con proyecciones catastróficas deja en evidencia cómo el divisionismo político afecta más que las tendencias en redes sociales.

Republicanos y Demócratas por igual han mostrado las costuras a la hora de poner sus prioridades por encima de las de los ciudadanos, día tras día, obligándonos a pensar que esta circunstancia dejará al desnudo mucho más que un simbólico emperador.

Según el contador del New York Times, en Estados Unidos existen ya más de 30.000 casos reportados, a pesar de la falta de protocolos de pruebas, y un aproximado de 428 fallecimientos a causa del Coronavirus.

Estados como Nueva York, California, Wisconsin, Michigan y Florida son los más afectados, y la velocidad de contagio es impredecible, cuando para el día lunes gobernaciones como las de Nueva York amanecieron con 4.800 nuevos casos.

Mientras tanto, las respuestas políticas siguen siendo irrisorias.

“Ellos sabían”

El trago más amargo para la ciudadanía estadounidense durante esta pandemia ha sido la noticia de que miembros de los Comités de Inteligencia en el Congreso sabían con antelación las proyecciones y decidieron no hacer nada al respecto –por lo menos nada que pudiera ayudar a la ciudadanía.

Según reportó NPR, el senador Richard Burr, presidente del Comité en el Senado, estaba al tanto de la magnitud de la epidemia a mediados del mes de Febrero y, en vez de tomar medidas para la sanidad pública, decidió comentarlo en círculos privados y tomar decisiones personales que beneficiaran su propio bolsillo.

"Hay una cosa que puedo decirles sobre esto: Es mucho más agresivo en su transmisión que cualquier cosa que hayamos visto en la historia reciente", dijo Burr a los asistentes de un almuerzo en un club social llamado el Capitol Hill Club, según una grabación secreta de las observaciones obtenidas por NPR. "Probablemente se parezca más a la pandemia de 1918".

Pero el asunto no se queda allí.

Según explicó el medio, el almuerzo había sido organizado por un grupo no partidista, conformado por empresas y organizaciones que donaron “más de 100.000 dólares a la campaña electoral del Burr en 2015 y 2016”, y que establecen estrechos nexos entre el sector privado y el gobierno de turno.

En la ocasión el Senador de Carolina del Norte advirtió a los exclusivos miembros sobre precauciones de viajes, la posibilidad de cierres en centros educativos  y una eventual cuarentena.

Todo esto antes de que el gobierno hubiese comunicado la gravedad a la nación.

"Vamos a enviar un hospital militar allí; va a estar en tiendas de campaña y se va a instalar en el suelo en algún lugar", dijo Burr en el almuerzo. "Va a ser una decisión que el presidente y el Departamento de Defensa tomarán. Y vamos a tener profesionales médicos complementados por personal local para tratar a las personas que necesitan tratamiento".

En resumen: ellos sabían.

Burr nunca hizo comentarios públicos al respecto más allá del reforzamiento de la idea de que la Ley de Preparación para Pandemias y Todo Tipo de Peligros (PAHPA), que ayudó a escribir, estaba a la altura de la amenaza.

Mientras tanto, el Senador “vendió un porcentaje significativo de sus acciones, descargando entre 628.000 y 1.72 millones de dólares de sus posesiones el 13 de febrero en 33 transacciones separadas”, reportó ProPublica.

“Una semana después de las ventas de Burr, el mercado de valores comenzó una fuerte caída y ha perdido cerca de 30% desde entonces”, agregó el medio.

Una amenaza a las libertades constitucionales

En medio de la crisis por controlar la epidemia en Estados Unidos, el gobierno ha estado igualmente recurriendo a mecanismos sombríos.

Un reportaje de Politico explicó cómo el Departamento de Justicia ha estado “pidiendo en secreto” al Congreso la autorización para “detener personas indefinidamente sin juicio durante emergencias”.

Documentos a los que tuvo acceso el medio exponen las solicitudes del departamento “en un amplio rango de tópicos”, como la prescripción, el asilo y la forma en que se llevan a cabo las audiencias judiciales.

Simultáneamente, la Administración Trump ha hecho hincapié en el cierre de fronteras y el aumento de los recortes fiscales a grandes empresas, así como también ha recordado su poder de declarar una emergencia nacional, lo que podría aumentar su rango de acción.

Los Demócratas y las Primarias

Otro de los aspectos clave en esta circunstancia ha sido el desarrollo de las primarias demócratas, en especial frente a las decisiones gubernamentales de imponer restricciones al contacto social entre ciudadanos para evitar el contagio del virus.

A pesar de las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, el presidente del Partido Demócrata, Tom Perez, hizo hasta lo imposible por mantener las votaciones en persona en estados como Florida, Ohio, Arizona e Illinois.

Mientras el gobernador de Ohio lograba posponer los comicios, otras comunidades como la de Florida –que además es uno de los estados más afectados por el virus– llevaron a cabo las elecciones con normalidad, lo que le ha costado a Perez un amplio criticismo por poner la política por encima de la seguridad de los ciudadanos.

"Los informes que llegan de las primarias de IL son alucinantes: votantes que son rechazados en masa en las encuestas por falta de personal, condiciones totalmente insalubres, ancianos en riesgo extremo", tuiteó Thea Riofrancos, escritora y politóloga con sede en Rhode Island.

"Mientras tanto, Tom Pérez y el DNC están luchando para salvar las apariencias. Te muestra exactamente cuáles son sus prioridades".

Frente a estados que decidan unilateralmente posponer sus elecciones, el DNC estuvo barajeando la posibilidad de penalizar esos estados con la reducción de sus delegados.

El martes, Perez tweeteó: "AZ, IL y FL votarán hoy. Por favor, recuerden que su salud es lo primero. Mantente a salvo y cuídate. Gracias a todos los votantes, trabajadores electorales y personal que hacen que la democracia funcione".

00:00 / 00:00
Ads destiny link