LIVE STREAMING
Thousands of Trump supporters were in Washington D.C. on Jan. 6 to contest the certification of the Electoral College. Photo: Getty Images.
Miles de partidarios de Trump estuvieron en Washington D.C. el 6 de enero para impugnar la certificación del Colegio Electoral. Foto: Getty Images.

Vergüenza americana: Terroristas domésticos asaltan Washington D.C. y retrasan la certificación del Colegio Electoral

El 6 de enero de 2021 será otra gran mancha en la historia de la democracia americana.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Santos llegó a Ucrania

Agosto 16, 2022

Elecciones Brasil 2022

Agosto 16, 2022

Golpe cuatro Meta

Agosto 15, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Millones de personas vienen a los EE.UU. cada año para escapar del caos en sus países de origen.

Desde que Donald Trump ha sido presidente, esa ha sido también la realidad de los Estados Unidos de América.

El caos provocado por el país durante generaciones fuera de sus fronteras ha llegado finalmente a casa para pasar factura.

Ningún día en la presidencia de Trump ejemplifica ese caos más que el 6 de enero de 2021. 

El día en que el Congreso iba a reunirse para certificar al presidente electo Joe Biden como el 46º presidente de los Estados Unidos de América, terroristas domésticos en nombre del líder saliente se reunieron en el Capitolio para condenar los resultados de la elección.

Sus afirmaciones sobre un proceso electoral fraudulento se originaron en el propio Trump, que perdió las elecciones en noviembre frente a Biden por 306 a 232 en el colegio electoral y por más de 7 millones en el voto popular.

Hasta la fecha, los funcionarios electorales tanto republicanos como demócratas a nivel estatal no han encontrado pruebas de un fraude electoral masivo como el que el presidente reclama.

Antes de dimitir, el Fiscal General Anthony Barr, quien había protegido a Trump de las investigaciones federales anteriores durante su mandato, incluso coincidió con los funcionarios estatales en que no se encontraron casos generalizados de fraude en el proceso electoral de 2020.

Aún así, Trump persistió con 61 demandas fallidas que impugnaban los resultados de las elecciones en estados de todo el país después de su derrota.

El 8 de diciembre, los últimos estados certificaron los resultados de sus colegios electorales y los enviaron al Congreso de los Estados Unidos para una certificación final.

Entre entonces y el 6 de enero, 11 senadores y más de 150 representantes republicanos anunciaron que se unirían a Trump para objetar los resultados del colegio electoral en la sesión conjunta del Congreso.

A pesar del apoyo, no sería suficiente para desafiar seriamente el camino de Biden hacia la inauguración el 20 de enero.

Pero perdió mientras se centraba en los nuevos líderes de la fraudulenta lucha por Trump como Sens. Ted Cruz y Josh Hawley fueron el efecto que sus palabras (además de las de Trump) estaban teniendo en su base de apoyo.

Fueron amplificados por un mitin celebrado por Trump sólo horas antes de que se desatara el infierno.

En lugar de una transferencia pacífica del poder e incluso la discusión pacífica que se dio a los que se oponían a las elecciones en ciertos estados, los terroristas nacionales en apoyo del presidente se reunieron fuera del edificio del Capitolio de los EE.UU. y luego abrumaron la barricada policial que rodeaba la institución.

Cuando el Senado y la Cámara de Representantes debatieron la primera objeción del día contra la votación en Arizona, la multitud alcanzó su primer punto álgido y las procesiones se detuvieron en aras de la seguridad.

Se ordenó a los senadores y representantes de ambos lados del pasillo que se refugiaran en el lugar mientras los terroristas disfrazados de "patriotas" (etiquetados por Trump y otros) entraban en el edificio del Capitolio y desfilaban donde los legisladores se habían parado intentando la transferencia pacífica del poder unas horas antes.

Además de las denuncias de que una mujer había recibido un disparo, se informó de que varios policías habían resultado heridos, la alcaldeza de D.C. impuso un toque de queda a las 6 de la tarde y se llamó a toda la guardia nacional de D.C. para sofocar la insurrección.

Biden, en respuesta a las escenas que se desarrollaban, llamó a Trump a "dar un paso al frente" y calificó las acciones de la turba como "limítrofes con la sedición".

Trump finalmente dio un paso adelante, pero sólo para decir a sus seguidores "que se vayan a casa" una vez y luego continuó vendiendo las teorías infundadas de fraude electoral.

00:00 / 00:00
Ads destiny link