LIVE STREAMING
Una de las comunidades ganadoras en estas elecciones de 2020 ha sido la comunidad LGBTQ, con un aumento significativo de su representación en las mesas de toma de decisiones. Mladen Antonov/AFP vía Getty Images, ARCHIVO.
Una de las comunidades ganadoras en estas elecciones de 2020 ha sido la comunidad LGBTQ, con un aumento significativo de su representación en las mesas de toma de decisiones. Mladen Antonov/AFP vía Getty Images, ARCHIVO.

Una ola multicolor, los candidatos LGBTQ se hacen con las elecciones generales

En un momento en que los derechos de los LGBTQ han sido amenazados bajo la Administración Trump, el año 2020 está marcando el comienzo de una nueva ola de…

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Esperanza par Venezuela

Noviembre 28, 2022

Poder femenino al Congreso

Noviembre 25, 2022

Bolsonaro no se rinde

Noviembre 24, 2022

Esperanza luego de la COP27

Noviembre 22, 2022

Equipo tipo europeo

Noviembre 21, 2022

La igualdad en suspenso

Noviembre 21, 2022

La defensa de Infantino

Noviembre 19, 2022

Bienvenida a Panamá

Noviembre 17, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Más de 1.000 personas LGBTQ se lanzaron al ring durante este ciclo electoral del 2020, el más grande en la historia de EE.UU., según un informe de Out on the Trail. De los que se presentaron, solo 843 son oficiales electos. 

En los últimos cuatro años, el protocolo de distanciamiento ha provocado una gran preocupación entre los que se identifican como trans. Desde 2016, se han prohibido numerosas protecciones trans-inclusivas, entre ellas permitir que las personas transexuales sin hogar busquen refugio, la desaprobación de quienes se identifican como transexuales para alistarse en el ejército y, más recientemente, la paralización de los derechos civiles y las protecciones de los transexuales en relación con el acceso a la atención de la salud. 

La discriminación administrativa por parte de la Administración Trump no ha sido la única. La protección por parte de los Departamentos de Educación y Justicia también ha puesto a los transexuales en posiciones comprometedoras, incluyendo la revocación de los dictámenes de la época de la Obama para permitir a los estudiantes transexuales usar los baños de su elección y el rechazo de las protecciones de los reclusos en las prisiones federales para proteger a los individuos transexuales alojados en centros para hombres. 

En resumen, el techo de cristal se está agrietando y rompiendo a nuevas alturas. Sarah McBride, una activista LGBTQ de 30 años, y senadora del estado de Delaware, está liderando el esfuerzo. 

McBride, quien ganó las elecciones del martes, pronto será la más poderosa legisladora del país. Ha sido una ex pasante de la Casa Blanca durante la administración de Obama y actualmente se desempeña como vocera de la Campaña de Derechos Humanos, la mayor organización de defensa de los LGBTQ en la nación. 

En Hawai, Adrian Tam, de 28 años, el único representante LGBTQ del estado, obtuvo una victoria electoral sobre Nick Ochs, el presidente del capítulo de Hawai del grupo paramilitar Proud Boys.

En la costa este, Ritchie Torres, un demócrata de 32 años, será el primer afro-latino abiertamente gay elegido para representar el 15º distrito del Consejo en el Bronx Central. 

De acuerdo con la Associated Press, Torres ganó por una avalancha de más del 88% de los votos en comparación con el republicano Patrick Delices, que sólo obtuvo el 11,8% de los votos. 

En el sur, está programada una segunda vuelta electoral dentro de unas semanas entre el senador republicano Kelly Loeffler y el reverendo demócrata Raphael Warnock. Ambos candidatos no lograron obtener más del 50% de los votos. El controvertido apoyo de Loeffler para prohibir que las niñas transgénero jueguen en los lugares de las escuelas está causando preocupación entre los votantes. 

El proyecto de ley, apoyado por Loeffler, significaría que se permitirían los exámenes genitales de los estudiantes-atletas que son percibidos como transexuales.  

A su vez, Warnock ha hecho fuertes reclamos de apoyo a LGBTQ, condenando la visión conservadora de Loeffler y, en cambio, ha compartido su apoyo a la Ley de Igualdad, lo que significaría añadir las protecciones de no discriminación de LGBTQ en la ley federal. 

Este 2020, en medio de una pandemia golpeada por el dolor y el liderazgo equivocado, la democracia americana parece estar avanzando, un paso a la vez, hacia la verdadera representación.

En un país en el que se estima que 9 millones de estadounidenses son LGBTQ, abordar las necesidades de una comunidad de rápido crecimiento también puede responder a cuestiones de política pública, atención médica y disparidades socioeconómicas. 

A medida que los candidatos LGBTQ ascienden a puestos de elección, el tejido de una democracia inclusiva va tomando forma, mientras que la audaz prerrogativa de los ideales conservadores se filtra por el lado del arco iris.

00:00 / 00:00
Ads destiny link