LIVE STREAMING
Photo: Sung Yeon Choimorrow
El informe de la NAPAWF sobre las mujeres AAPI es potencialmente un estudio histórico. Foto: Sung Yeon Choimorrow

¿Qué piensan las mujeres AAPI de la política estadounidense?

AL DÍA habló recientemente con Sung Yeon Choimorrow, cuyo Foro Nacional de Mujeres Americanas de Asia y el Pacífico trató de responder a la pregunta con un…

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Biden va a Puerto Rico

Octubre 05, 2022

Colombia Vs. Las Drogas

Octubre 04, 2022

Perla entre bastidores

Octubre 04, 2022

Cruz va a la RGV

Octubre 04, 2022

¿Ian es peor que Andrew?

Octubre 04, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Apenas dos semanas antes de que seis mujeres asiático-americanas fueran asesinadas en los tiroteos ocurridos en Atlanta, Georgia, el Foro Nacional de Mujeres Asiático-Americanas del Pacífico (NAPAWF) publicó un estudio histórico.

Los datos publicados por el NAPAWF no sólo ponían de manifiesto el impacto del racismo en las mujeres AAPI, sino que también esbozaban la mentalidad de estas mujeres en lo que respecta a los cambios políticos.

El estudio, realizado por The Harris Poll en nombre de la NAPAWF, es una de las mayores encuestas realizadas a mujeres AAPI. Las entrevistas se realizaron en línea y por teléfono del 1 de febrero al 2 de marzo de 2021 y las 3.537 participantes tuvieron la opción de completar la encuesta en inglés, mandarín, coreano o vietnamita.

Sung Yeon Choimorrow, directora ejecutiva de la NAPAWF, se sentó recientemente con AL DÍA para hablar de la relevancia de los datos, de los problemas a los que se enfrentan las mujeres AAPI y de lo que piensan y sienten sobre las políticas actuales.

¿El sueño americano?

Cuando Choimorrow llegó por primera vez a Estados Unidos como estudiante universitaria, después de haber crecido en Corea e India, ya se había formado una idea de cómo sería la vida allí, y gran parte de sus ideas coincidían con el concepto del "sueño americano".

Pero cuando llegó, Choimorrow se sorprendió al ver que no todos los coreanos-americanos eran ricos y prósperos. A través de su participación como líder juvenil de la iglesia en una pequeña comunidad coreana, se dio cuenta rápidamente de que los conceptos de Estados Unidos que había construido en su mente estaban lejos de la realidad.

Fue esta constatación la que la llevó a su actual cargo de directora ejecutiva de una organización nacional que sirve a la comunidad de mujeres asiático-americanas y de las islas del Pacífico. 

"Me sorprendió que hubiera gente pobre, como coreanos pobres, y que en realidad algunas personas ni siquiera tuvieran seguro médico y otras fueran indocumentadas. Aprendí cosas sobre nuestra comunidad de las que no tenía ni idea", dijo. 

Esto le abrió los ojos a Choimorrow para comprender las dificultades de los asiático-americanos, así como las diversas razones por las que la gente decide emigrar a Estados Unidos. 

Pero no se limitó a profundizar en sus conocimientos, sino que decidió utilizar sus habilidades, su talento y sus privilegios para convertirse en organizadora comunitaria y abogar por mejores políticas. 

"Cuando se habla de proporcionar redes de seguridad y ayudas públicas, los asiático-americanos tienden a quedarse fuera por ese estereotipo también, ¿verdad? Que los asiático-americanos son todos ingenieros y abogados y médicos y que no necesitamos muchas ayudas. Eso es lo que yo también pensaba cuando llegué a este país", explicó Choimorrow.

Comunidades excluidas

Con este nuevo conocimiento y visión de las luchas de sus compatriotas asiático-americanos, así como de los aspectos en los que las políticas les fallan, tenía claro que debía actuar. 

Choimorrow dedicó entonces su carrera a luchar para que su comunidad fuera vista en toda su diversidad, y para garantizar que recibiera el mismo tipo de apoyo que otras comunidades. 

Por ejemplo, el idioma, el acceso y la interpretación son tres áreas en las que lleva mucho tiempo abogando por el cambio. Durante la pandemia, muchas pequeñas empresas de propietarios asiáticos se quedaron sin recibir préstamos simplemente porque no podían realizar el proceso sin hablar inglés. 

"En la comunidad coreana, muchos coreanos piensan en los bancos coreano-americanos, que no tenían el ancho de banda ni la capacidad de procesar los préstamos de la gente de la forma en que el Chase Bank o el Wells Fargo eran capaces de escribir", dijo. 

Choimorrow es miembro de la junta directiva del Hana Center, una organización sin ánimo de lucro con sede en Chicago que trabaja para satisfacer las necesidades de las comunidades de inmigrantes coreanos, asiático-americanos y multiétnicos.

"Mi función es ayudarles a recaudar dinero y apoyar el trabajo que hacen. Como trabajo y dirijo una organización nacional, es muy importante para mí seguir arraigada a la comunidad en la que vivo. Así que hago ese trabajo como una forma de seguir comprometida a nivel local", dijo.

Deshumanización de las mujeres AAPI

Como ejemplifican los recientes tiroteos en un balneario de Atlanta, la cosificación sexual de las mujeres AAPI se traduce directamente en violencia. Robert Aaron Long, que asesinó a ocho personas el martes 16 de marzo, seis de las cuales eran coreano-estadounidenses, afirmó tener una adicción sexual y adujo esa razón para su elección violenta. 

Debido a esta declaración, las autoridades locales y, a su vez, los principales medios de comunicación, dudaron en calificar el tiroteo como un crimen de odio racial, pero Choimorrow estableció un claro vínculo entre la necesidad de Long de "eliminar la tentación sexual" con la historia de las mujeres asiáticas hipersexualizadas y vistas como objetos.

Sacó a colación una parte relevante de la historia estadounidense conocida como la Ley Page. Esta ley, aprobada en 1875, fue una de las primeras leyes que restringieron la inmigración a Estados Unidos en el siglo XIX.

Esta ley estableció la política de regulación federal directa de la inmigración al prohibir por primera vez la entrada a los inmigrantes "indeseables", concretamente a las mujeres de Asia oriental, ya que se las consideraba "impuras" y se suponía que eran prostitutas.

Long afirmó haber matado a estas personas inocentes para "eliminar la tentación", que, como explicó Choimorrow, es la misma razón por la que se aprobó la Ley Page: para eliminar a quienes se consideran intrínsecamente sucios y una amenaza para la moralidad. 

"Así que no hay manera de que no sea un crimen por motivos raciales porque esas dos cosas van de la mano para cada mujer estadounidense y, de hecho, para las mujeres asiático-americanas. La forma en que experimentamos el racismo es a través de lo sexual, como es en parte a través del acoso sexual. Rara vez soy acosada sexualmente como mujer. En mi experiencia siempre está racializado", dijo Choimorow, subrayando que este es el caso de muchas otras mujeres asiático-americanas. 

Invisible pero oprimido

Como directora ejecutiva de la NAPAWF, Choimorow trabaja para crear un mundo en el que las mujeres y niñas asiático-americanas puedan ser vistas y humanizadas. 

"Las mujeres asiático-americanas son muy visibles en formas que nos cosifican, pero completamente invisibles en formas que nos humanizan. Así que nuestro trabajo y nuestro objetivo es hacer que nuestras historias se vean y se escuchen para que formemos parte de la sociedad estadounidense", dijo. 

Uno de los trabajos más importantes que realiza la NAPAWF es el de la participación de los votantes, y gran parte de él gira en torno a las tres áreas en las que Choimorow se ha centrado durante un tiempo: el idioma, el acceso y la interpretación. 

"Llevamos a cabo nuestro programa de participación en 18 idiomas diferentes. Esto garantiza que más votantes estadounidenses, especialmente mujeres con derecho a voto, tengan la oportunidad de votar si lo desean", dijo.

Choimorrow también explicó que a través de este trabajo, la NAPAWF descubrió que muchas personas de la comunidad AAPI desconocían las alternativas al voto en persona, sobre todo debido a las barreras lingüísticas. 

"Así que hemos hecho el duro trabajo de conseguir votantes en Arizona, Indiana, Georgia, Illinois y Florida en estas últimas elecciones en 18 idiomas diferentes", dijo Choimorrow.

Importancia de los datos

La NAPAWF realizó este estudio simplemente por la falta de datos existentes sobre esta comunidad en particular y sus experiencias. 

Hace cinco años, cuando Choimorrow se convirtió en directora ejecutiva, se reunía a menudo con miembros del Congreso, algunos de los cuales representan a comunidades asiático-americanas, y muchos de estos representantes sabían muy poco sobre las comunidades para las que trabajan. 

"Hablábamos de la igualdad salarial [en relación con] el género, de la brecha de género en la comunidad y de cómo las mujeres luchan por ganar lo que gana un hombre blanco. Se sorprendieron mucho al oír que hay grupos étnicos en la comunidad asiática que ganan la mitad de lo que gana un hombre blanco en un año", dijo. 

No sólo los congresistas desconocen los problemas de igualdad salarial a los que se enfrentan las mujeres AAPI. Choimorrow dijo que el informe sobre la brecha salarial es el documento más descargado del sitio web de la NAPAWF.

"Esta encuesta que realizamos entre las mujeres asiático-americanas que votaron en las pasadas elecciones presidenciales fue realmente una de las más exhaustivas realizadas para entender cuáles son las preocupaciones de la comunidad asiático-americana, especialmente de las mujeres asiático-americanas, y qué las motiva y qué les preocupa cuando van a las urnas", dijo. 

Los datos que recogió la NAPAWF mostraron que muchas mujeres AAPI se enfrentan al acoso racial de forma habitual, y que la pandemia del COVID-19 ha afectado gravemente a su salud mental. 

Choimorrow aclaró que los problemas de salud mental a los que se enfrentan las mujeres AAPI son una combinación del trauma de perder a miembros de la familia o el empleo a causa de la pandemia, así como el aumento de la violencia antiasiática que se ha producido en todo el país. 

"Creo que hay mucha gente que tiene mucha ansiedad por el aumento de la violencia. Conozco a mucha gente, y me incluyo, que ha experimentado un acoso racializado de la nada a causa de la pandemia. Conozco a muchas mujeres que ya no salen a pasear solas".  

Es un momento en el que se necesitan más que nunca mecanismos de supervivencia, y para muchas mujeres AAPI, estos métodos les están siendo arrebatados por miedo a ser atacadas o acosadas en público. 

"[Quizá] tu escapada o rutina diaria sea dar un paseo por la mañana para tomar aire fresco, despejar la cabeza y prepararte para el día. Ahora, ni siquiera puedes hacer eso", dijo Choimorrow.

 

00:00 / 00:00
Ads destiny link