LIVE STREAMING
La "Caravana de Refugiados 2018" lleva dos semanas recorriendo Centroamérica y el sur de México. Foto: Reuters
La "Caravana de Refugiados 2018" lleva dos semanas recorriendo Centroamérica y el sur de México. Foto: Reuters

Una Caravana al Sur de la Frontera

Desde hace cinco días, cientos de centroamericanos han decidido marchar hacia la frontera entre México y Estados Unidos, desafiando controles y fuerzas del…

MÁS EN ESTA SECCIÓN

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Una de las peores pesadillas de la Administración Trump pareciera estar tomando forma al sur de la frontera.

Según reportó Buzzfeed, desde hace cinco días “cientos de centroamericanos – niños, mujeres y hombres, de mayoría hondureños – han cruzado audazmente puntos de control, bases militares y fuerzas policiales en una marcha desesperada y a veces caótica hacia Estados Unidos”.

La masa de inmigrantes parece haber sido el combustible que alimentó la cadena de Tweets del presidente Trump el pasado domingo, cuando se refirió a “una serie de caravanas de inmigrantes que se desplazan a través de México hacia la frontera de Estados Unidos”, explicó CNN.

El presidente atacó al gobierno mexicano y a la bancada Demócrata en el Congreso, culpándoles del problema fronterizo y dio por eliminada las negociaciones del Programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA).

La marcha de estos inmigrantes se gestó en Honduras a mediados del pasado mes de marzo y hasta este domingo contaba con unas 2.000 personas en el sureste de México, según reportó la BBC.

“Llamada ‘Caravana de refugiados 2018’, la movilización cruzó el 26 de marzo la frontera entre Guatemala y México”, explica el medio.

Adolfo Flores, reportero de Buzzfeed, ha estado siguiendo la caravana directamente desde San Pedro de Tapanatepec, informando que la mayoría de los marchantes no poseen autorización para establecerse en el territorio mexicano, pero eso no les impidió reunirse bajo la organización del grupo voluntario Pueblos Sin Fronteras y huir de la violencia y la inestabilidad que minan sus países de origen.

“Alrededor de 80% son de Honduras”, explica Flores en su reportaje. “Muchos dicen huir de la pobreza, pero también de la inestabilidad política y la violencia que siguió a la juramentación del presidente hondureño Juan Orlando Hernández en las polémicas elecciones del año pasado”.

Entre buses, aventones y hasta inseguros trenes, los miles de inmigrantes intentan así protegerse los unos a los otros de los peligros del peregrinaje hacia la frontera, donde finalmente algunos esperan “que las autoridades estadounidenses les otorguen el asilo” (alrededor de dos tercios de los marchantes, según informaron los organizadores) mientras otros buscarán refugio dentro del territorio mexicano.

En medio de su desespero, el presidente Trump ha alertado de que “muchas personas están viniendo porque quieren aprovecharse de DACA”, según reportó la BBC, lo que ha sido ampliamente rebatido por políticos, analistas y periodistas, pues el programa de Acción Diferida creado por Barack Obama planteaba proteger a inmigrantes “que hayan vivido en Estados Unidos desde el 2007, que hayan llegado antes de cumplir 16 años y que tuvieran menos de 31 el día 15 de junio del 2012”, según explicó el Washington Post. Cualquier persona que haya llegado después no califica para la protección del programa.

Flores también refutó los alegatos del presidente a través de su cuenta en Twitter, donde escribió que “por alguna razón Trump está mezclando dos asuntos diferentes: DACA y las razones por las que estas personas están en la Caravana. He hablado con decenas de personas que citan la violencia, la inestabilidad y la pobreza como razones por las cuales abandonar (sus países). Ninguno ha mencionado DACA”.

Asimismo, el presidente culpó a México de “hacer muy poco, o NADA para detener a las personas que inundan México a través de su frontera sur y luego a Estados Unidos”. Pero según refuta Alex Horton en su columna para el Post, “México está haciendo algo, con la ayuda de Estados Unidos”.

Horton hace referencia a las asistencias económicas de hasta 320 millones de dólares anuales que Estados Unidos ha proveído al país centroamericano para ayudarle a “reforzar su frontera con Guatemala, por donde los inmigrantes suelen cruzar”.

Este tipo de ayudas se han visto amenazadas por la Administración Trump, en una movida que evidencia el poco conocimiento de causa de la realidad en Centroamérica.

La caravana comenzó en Tapachula y para el día viernes ya había recorrido 200 millas hacia el noroeste en menos de una semana sin que ninguna fuerza de orden público intentara detenerles. Sin embargo, y según continúa el reportaje de Flores para Buzzfeed, durante el día martes algunos funcionarios estaban impidiendo a  marchantes salir de las zonas donde se albergaban. 

Para mantenerse al día con el curso de la marcha puedes seguir minuto a minuto la experiencia de Adolfo Flores en Twitter.

00:00 / 00:00
Ads destiny link