LIVE STREAMING
Photo: Erik McGregor/Getty Images
Los legisladores republicanos de todo el país están estudiando proyectos de ley sobre la terapia de conversión. Foto: Erik McGregor/Getty Images

La legislación antitrans alcanza un nuevo punto bajo: La terapia de conversión

Entre eufemismos y proyectos legislativos, los legisladores Republicanos promueven la terapia de conversión en la comunidad trans.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

"Soy la guagua 47"

Junio 25, 2022

Latinos en Silicon Valley

Junio 24, 2022

Serie original latina

Junio 23, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

2021 es un año tumultuoso para la comunidad LGBTQ, especialmente para las personas trans y no conformes con el género. Una legislación ampliamente opresiva ha estado saturando numerosas legislaturas estatales.

Se trata en gran medida de los esfuerzos de los republicanos por volver a su estrategia habitual de deshumanizar a los grupos minoritarios para movilizar a su base tras las recientes pérdidas electorales.

Según la Campaña de Derechos Humanos (HRC), hay más de 200 proyectos de ley anti-LGBTQ que están siendo revisados por las legislaturas estatales. Y lo que es aún más angustioso, muchos de estos proyectos de ley pretenden deliberadamente restringir los derechos de los niños transexuales, aumentando su ya elevado riesgo de sufrir problemas de salud mental y de morir por suicidio.

Según HRC, los jóvenes transgénero tienen cuatro veces más probabilidades de sufrir depresión. Los datos también muestran que los estudiantes transgénero a los que se les niega el acceso a instalaciones adecuadas al género en los campus universitarios tienen un 45% más de probabilidades de intentar suicidarse.

Muchos de los proyectos de ley que circulan por las legislaturas de Arizona, Texas, Tennessee y Carolina del Norte, pretenden prohibir a los jóvenes trans competir en equipos deportivos que coincidan con su identidad de género, así como prohibirles recibir atención médica de afirmación de género, incluso con el consentimiento de los padres.

Según un estudio publicado el año pasado en la revista Pediatrics, los niños transgénero que reciben atención médica de reafirmación de género en una etapa temprana de su vida tienen menos probabilidades de sufrir problemas de salud mental como depresión y ansiedad.

La Cámara de Representantes de Arkansas aprobó recientemente un proyecto de ley que prohibiría a los menores trans recibir atención médica de afirmación de género, incluida la cirugía, así como criminalizaría el acto de hacerlo para los proveedores médicos.

El lunes 5 de abril, el gobernador Asa Hutchinson vetó el proyecto de ley, calificándolo de "gran extralimitación del gobierno" y producto de la "guerra cultural en Estados Unidos". Lamentablemente, como Hutchinson sospechaba, la Cámara de Representantes del estado votó para anular su veto.

Según un tuit de Chase Strangio, destacado defensor de los transexuales y subdirector de Justicia Transgénero del Proyecto LGBT y VIH de la ACLU, los médicos tienen previsto informar por teléfono a los legisladores de Arkansas cada vez que un niño trans resulte herido o pierda la vida como consecuencia del proyecto de ley. 

Aparte de los proyectos de ley relativos a los deportes y la atención médica, los republicanos de Carolina del Norte, Texas, Oklahoma y Arizona han empezado a impulsar discretamente una nueva categoría de proyectos de ley anti-LGBTQ: la que protege la llamada terapia de conversión. 

La terapia de conversión intenta cambiar o suprimir la orientación sexual o la identidad de género de una persona. Esta medida es desconcertante para los defensores del colectivo LGBTQ, que dicen que es una nueva táctica sin precedentes por parte de los legisladores de derechas. 

Mathew Shurka, superviviente de la terapia de conversión y cofundador de la campaña Born Perfect del NCLR, dijo que es la primera vez que se presentan leyes a favor de la terapia de conversión. 

De todos los proyectos de ley que se están estudiando en estos momentos, el de Arizona es el más grave. Un comité de la Cámara de Representantes del estado ya aprobó el proyecto de ley SB 1269 a finales de marzo, y pretende prohibir que los gobiernos locales prohíban la terapia de conversión. 

La legislación se abstiene taimadamente de utilizar las palabras "terapia de conversión", o sus otros nombres, terapia de "cambio" o "reparativa". Simplemente afirma que los gobiernos locales no pueden "promulgar ninguna medida que dirija la conducta profesional de un profesional sanitario". 

Si este proyecto se convierte en ley, anularía inmediatamente una ordenanza del condado de Pima -el segundo más grande del estado- que prohíbe la terapia de conversión.  

Los partidarios del proyecto de ley, encabezados por el patrocinador, el senador Vincent Leach, han evitado con cautela el uso de la terminología. Durante una audiencia del comité, Leach incluso afirmó no saber "nada sobre la terapia de conversión", lo cual no es algo que ninguna persona trans quiera escuchar de un líder electo que controla su destino. 

La terapia de conversión, al igual que la falta de acceso a un tratamiento médico de afirmación del género, puede ser mortal para muchos niños transgénero.

El año pasado, The Trevor Project llevó a cabo una encuesta sobre la salud mental de los jóvenes LGBTQ, y descubrió que los jóvenes que se sometieron a "terapia de conversión tenían tasas más altas de intentos de suicidio que sus compañeros", que también son extremadamente vulnerables.

La práctica de la terapia de conversión se deriva de la creencia, antes aceptada pero ahora totalmente desacreditada, de que la homosexualidad es un trastorno mental que puede curarse. No existen pruebas científicas que respalden esta afirmación, y muchas de las principales asociaciones médicas, incluida la Asociación Americana de Psicología, se oponen a esta práctica.

Veinte estados, así como el Distrito de Columbia, han prohibido la terapia de conversión para menores, y el movimiento para acabar con esta práctica ha crecido en los últimos años. Pero no ha desaparecido, y ahora, podría estar protegida por las leyes estatales.

"Son 20 pasos hacia adelante, y ahora ¿cuántos pasos hacia atrás habrá que dar antes de que nos demos cuenta de lo que está pasando?", dijo Sam Brinton, vicepresidente de defensa y gobierno de The Trevor Project. 

Morgan Allen, director del centro de salud OKEQ en Tulsa, Oklahoma, está especialmente preocupado por estos proyectos de ley, y por los daños de este tipo de "terapia", especialmente por las implicaciones religiosas. 

"Los padres están acudiendo de buena fe a sus consejeros espirituales y diciendo: 'Mi hijo dice esto y tengo miedo'. Y en lugar de escuchar que la creación de Dios nunca está mal, que no hay nada malo en su hijo, están escuchando: 'Esto es un pecado y tienes que cambiar, y aquí están las opciones de cómo cambiar'", dijo. 

"¿Cuán valiente y maravilloso sería si [los líderes espirituales] simplemente dijeran a los niños... que Dios, lo divino, te ama tal como eres? Y te ha creado", dijo Allen.

00:00 / 00:00
Ads destiny link