LIVE STREAMING
El líder de la mayoría republicana en el Senado de EE.UU., Mitch McConnell (c), habla junto al senador republicano de Wyoming John Barrasso (i) y el senador republicano de Texas John Cornyn (d) el día martes 11 de julio de 2017, durante una rueda de prensa en el Capitolio en Washington (Estados Unidos). EFE/MICHAEL REYNOLDS
El líder de la mayoría republicana en el Senado de EE.UU., Mitch McConnell (c), habla junto al senador republicano de Wyoming John Barrasso (i) y el senador republicano de Texas John Cornyn (d) el día martes 11 de julio de 2017, durante una rueda de…

El hundimiento de Trumpcare

Dos senadores Republicanos se han sumado a la negativa frente a la nueva propuesta de salud de la Administración Trump, condenándole a morir incluso antes de…

MÁS EN ESTA SECCIÓN

El paso del podio

Mayo 17, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

La promesa de Trump era contundente: reemplazar Obamacare; y la mayoría Republicana, liderada por Mitch McConnell, estaba dispuesta a todo con tal de cumplir su palabra. Pero como quien hace la tarea a último momento, el proyecto no logró convencer ni siquiera a todos los integrantes de su propio partido.

Tan sólo horas después de que el Senado diera por concluida su sesión el día lunes, los senadores republicanos Jerry Moran (Kansas) y Mike Lee (Utah) hicieron saber a McConnell que no apoyarían su proyecto de ley, sumándose así a Rand Paul (Kentucky) y Susan Collins (Maine) en la negativa al proyecto.

“Lamentándolo mucho, parece ahora que el esfuerzo por derogar y reemplazar inmediatamente el fracaso de Obamacare, no será exitoso”, dijo McConnell en una declaración el día lunes, admitiendo la ausencia de votos necesarios para la aprobación de su proyecto. Asimismo aseguró que el Senado votaría en los próximos días por una medida que permita retrasar la derogación de Obamacare por dos años, según informó CNN.

Pero las declaraciones de Moran y de Lee fueron un poco más allá: no sólo no apoyarán el proyecto, sino que consideran que no puede ser debatido y que debe comenzarse a trabajar en una propuesta desde cero, preferiblemente en conjunto con el partido Demócrata.

“No deberíamos poner nuestro sello de aprobación en una política defectuosa. Además, si dejamos al gobierno federal en control de las decisiones diarias de salud, es muy probable que nuestro sistema sanitario derive en un sistema de un único pagador, lo que requerirá un aumento masivo en el gasto federal”, dijo Moran en su declaración.

De manera parecida, Lee argumentó su decisión declarando que “además de no derogar todos los impuestos del Obamacare, (el nuevo proyecto) no va lo suficientemente lejos al reducir las primas para las familias de clase media, así como tampoco crea suficiente espacio libre de las regulaciones más costosas del Obamacare”.

Pero fue la comunidad de aseguradoras estadounidenses quien dio la estocada final a su proyecto, rompiendo su silencio para declarar que el apartado de la propuesta republicana que proponía la venta de paquetes de salud “low-cost” era sencillamente “inviable”, pues aumentaría las primas, perjudicando las protecciones de las personas con condiciones pre-existentes.

Por su parte, Trump pareciera no entender la gravedad del asunto. Lo importante para él sigue siendo el símbolo de la derogación de Obamacare. Así lo comunicó a través de su cuenta en Twitter: “Los Republicanos deberían sólo DEROGAR el fracaso de ObamaCare ahora y trabajar en un nuevo plan de asistencia médica que empiece de cero. ¡Los demócratas se sumarían!”

La incapacidad de McConnell de cumplir con lo prometido al presidente – a pesar de lograr retrasar la votación, contener a la mayoría de su partido en una postura de apoyo y prescindir de los demócratas en todo sentido – es consecuencia de la soberbia y la presión que ha caracterizado a esta nueva administración.

Pero este fracaso – con perfume de mediocridad – no se quedará allí. El hecho de que los Republicanos hubiesen siquiera apoyado una medida tan cruel, no será olvidado por los ciudadanos. Como bien dijo Meredith Kelly, vocera del Comité de Campaña Demócrata del Congreso, “los Republicanos de la Cámara son dueños de una ley que le quitaría la atención médica a más de 23 millones de estadounidenses y subiría los costos para muchos más, y eso les perseguirá en el 2018”, haciendo referencia a las elecciones parlamentarias.

00:00 / 00:00
Ads destiny link