LIVE STREAMING
Photo: Google Maps
El Café Tinto fue uno de los muchos negocios de propietarios latinos que fueron robados en el último mes en el norte de Filadelfia. Foto: Google Maps

Negocios latinos del norte de Filadelfia buscan respuestas ante inseguridad

Un chat de WhatsApp, más entregas de seguridad y una próxima reunión de líderes empresariales son algunas de las soluciones necesarias para una comunidad en…

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Líderes de la justicia

Junio 27, 2022

"Soy la guagua 47"

Junio 25, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

En las últimas tres semanas, se han producido más de una docena de robos a mano armada en las secciones de Feltonville, Hunting Park y Fairhill, en el norte de Filadelfia, y la mayoría de los negocios atacados eran de propiedad latina.

El jueves 18 de noviembre, Gabby Cruz, de 23 años, propietaria de la empresa de publicidad Gabby Signs, junto con su padre y algunos otros empleados, se preparaban para cerrar la tienda, cuando tres hombres armados entraron y robaron algo de dinero.

Gabby Signs, que fabrica letreros para negocios y también para camiones de comida, está ubicada en American Street, entre Cambria y Somerset, cerca del Congreso de Latinos Unidos y de la Pan American Academy Charter School.

Hasta que ocurrió el robo, Cruz y sus empleados nunca habían experimentado nada que les hiciera sentir inseguros, y nunca habían tenido instalaciones de sistemas de seguridad.

Pero ahora, dijo Cruz a AL DÍA, el pequeño negocio ha invertido en múltiples medidas de seguridad, incluyendo cámaras, un timbre y un sistema de seguridad ADP.

Cruz dijo que los asaltantes no llevaban guantes, y que se encontraron muchas huellas dactilares en la tienda, pero no han tenido noticias de la policía sobre la identificación por ADN.

Cruz no quiere tener que irse y plantar el negocio en otro lugar.

"Somos la primera empresa hispana de food trucks que llega a la zona. Queremos quedarnos aquí. Tengo una casa aquí. No queremos tener que dejarla, pero no nos sentimos seguros", dijo Cruz.

Le gustaría que los dirigentes de la ciudad y el departamento de policía tomaran más medidas.

"Piénsalo así, la economía la mueven los pequeños negocios. Y si no se preocupan por ellos, ¿qué pasa cuando todos nos vamos porque no nos sentimos seguros aquí?" dijo Cruz.

Robado dos veces por la misma persona

Alrededor de las 7:15 de la mañana del jueves 2 de diciembre, Daniela García, gerente de la panadería y cafetería colombiana Café Tinto, estaba llevando a cabo su trabajo como de costumbre. De repente, dos hombres armados con pasamontañas entraron y ordenaron a todo el mundo que se tirara al suelo. 

En ese momento había unos 10 clientes en la tienda y todos se tiraron al suelo junto con las mujeres que estaban detrás del mostrador. García les dio el dinero de la caja registradora y se fueron. 

"Fue algo muy rápido. Fue una cosa de dos minutos que simplemente asustó a todos", dijo Giselle Poveda, propietaria del Café Tinto.

Tras el robo del jueves, Poveda sintió un gran cambio en su forma de ver todo en la tienda. No podía superar la conmoción de lo sucedido, y al llevar más de 10 años en el mismo local, algo como el robo nunca pareció una posibilidad.

Pero Poveda también empezó a darse cuenta de que estaban llevando a cabo el negocio de una manera que los dejaba vulnerables a ataques como éste, y planea hacer algunos cambios. Sin embargo, antes de que pudiera hacerlo, el mismo ladrón llegó dos días después y volvió a robar en la tienda.

Poveda también se enteró de que los negocios vecinos de propiedad latina también estaban siendo robados, así que empezó a pensar en cómo ayudar a su comunidad.

"Así que publiqué un vídeo inmediatamente. Tengo que proteger a mi comunidad porque, al fin y al cabo, mi comunidad son mis clientes. Así que lo que hice fue reunir a algunos propietarios de negocios que conozco y decirles: 'oye, tenemos que unirnos, tenemos que ser comunicativos'", dijo Poveda.

Estos empresarios, algunos de los cuales aún no se han reunido en persona, están hablando y compartiendo vídeos de los delitos en un chat de WhatsApp, gracias a los esfuerzos organizativos de Poveda. 

El Café Tinto también se someterá a algunas renovaciones en el interior para garantizar más seguridad, pero a Poveda le preocupa que el local pierda su ambiente. 

"Nos encanta compartir nuestra cultura, nuestra comida y nuestro café, y nuestro servicio. Así que la idea de estar detrás de un cristal me hace sentir que vamos a perder nuestro encanto", dijo Povado. 

Por parte de la ciudad, el concejal David Oh se reunió con los propietarios de los negocios afectados esta semana, y ha coordinado una reunión virtual entre los propietarios de pequeños negocios y Joel Dales, subcomisario del Departamento de Policía de Filadelfia, que tendrá lugar el martes 14 de diciembre.

00:00 / 00:00
Ads destiny link