LIVE STREAMING
Photo: Pennsylvania Department of Corrections
Foto: Pennsylvania Department of Corrections

Una nueva asociación permitirá ofrecer servicios de doula a las mujeres de una cárcel en Pensilvania

Los servicios de doula se han tenido resultados positivos en los partos, especialmente para las mujeres socialmente desfavorecidas.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Cierre de Berks

Diciembre 01, 2022

El impacto latino en Arizona

Diciembre 01, 2022

Tribus contra el clima

Noviembre 30, 2022

Ley de respeto al matrimonio

Noviembre 30, 2022

Disparidad sin fecha

Noviembre 30, 2022

Casey sobre la inmigración

Noviembre 30, 2022

Batalla contra el plástico

Noviembre 29, 2022

Una política renovada

Noviembre 29, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Una asociación público-privada va a ofrecer nuevos servicios de atención durante el embarazo de las reclusas del SCI Muncy del condado de Lycoming. Una prisión de Pensilvania que sirve de centro de procesamiento para todas las mujeres que ingresan en las prisiones estatales. 

La financiación procederá de la Fundación Tuttleman, sin ánimo de lucro, y la empresa Genesis Birth Services supervisará el trabajo con los padres encarcelados. 

Gerria Coffee, fundadora de Genesis, dijo a WHYY News que actualmente está analizando todos los nacimientos en SCI Muncy y que su organización está proporcionando formación de doula en la instalación, con el objetivo final de tener cinco doulas disponibles para trabajar en la prisión. 

"El piloto [comienza cuando] una persona da a luz, luego haremos acompañamiento al bebé y a la madre hasta un año después del parto, porque ese es el período de tiempo en que una persona es considerada vulnerable por la OMS y el CDC", dijo Coffee.

Coffee también dijo que quiere asegurarse de que el programa ofrezca un apoyo integral y separe de la prisión durante la experiencia del parto. 

Más de la mitad de las mujeres en las cárceles de EE.UU. y el 80% de todas las mujeres en las prisiones son madres.  

La secretaria en funciones del Departamento de Servicios Humanos, Meg Snead, dijo que espera que los servicios de doula beneficien a los padres más allá de su estancia en prisión. 

"También ayuda a fomentar una conexión continua con sus hijos y familias que será beneficiosa cuando vuelvan a entrar en sus comunidades y sean padres en persona", dijo Snead en un comunicado. 

Una doula es una acompañante formada que sirve de apoyo emocional, mental y físico a las mujeres embarazadas antes, durante en incluso después del parto. Proporcionan apoyo no clínico, como la asistencia en la lactancia, la alimentación, cuidados en la depresión, y ansiedad perinatales. 

Los servicios de doula se han relacionado con resultados más positivos en los partos, especialmente en el caso de las mujeres socialmente desfavorecidas. 

Los Institutos Nacionales de la Salud descubrieron que las madres asistidas por una doula tenían cuatro veces menos probabilidades de tener un bebé con bajo peso al nacer, dos veces menos probabilidades de sufrir complicaciones y muchas más probabilidades de iniciar la lactancia materna. 

"Pasar por este momento crítico mientras se está encarcelado separa a una mujer de su red de apoyo y de los cuidados normales que le proporciona", dijo la Primera Dama Frances Wolf, que recientemente dirigió una serie de mesas redondas con expertos que trabajan con mujeres encarceladas. 

La iniciativa será limitada, pero un grupo bipartidista de legisladores espera implantar programas y financiación similares en la legislación estatal de forma permanente antes de que el gobernador demócrata Tom Wolf deje el cargo el próximo enero.

La representante de Filadelfia Morgan Cephas, que participó en la mesa redonda de Wolf sobre los resultados de la salud materna en noviembre, es una de las cuatro legisladoras que impulsan la Ley de Dignidad para las Mujeres Encarceladas, presentada en la Cámara de Representantes del Estado en septiembre. 

Los legisladores proponen ocho "mejores prácticas" para ofrecer una práctica segura y una aplicación de la ley en los centros estatales, incluyendo la prohibición del confinamiento en solitario para las mujeres embarazadas, y proporcionar una atención informada sobre el trauma para los funcionarios de prisiones que trabajan con ellas. 

Otros puntos de interés son permitir las visitas adecuadas a los padres encarcelados que son los principales cuidadores de sus hijos menores, ya sean hombres o mujeres. El proyecto de ley también exige que las prisiones proporcionen productos de higiene femenina gratuitos y prohíbe que los guardias masculinos registren todo el cuerpo de las reclusas. 

"Cuando una mujer encarcelada da a luz, la mayoría de las veces está sola, asustada y sin ningún tipo de apoyo de su familia para estar a su lado y, en nuestra opinión, ninguna mujer ni nadie debería tener que sentirse así al intentar traer una vida a este mundo, independientemente de los errores que puedan o no haber cometido", dijo Max Tuttleman, de la Fundación Tuttleman.

00:00 / 00:00
Ads destiny link