LIVE STREAMING
Photo: Alex Wong/Getty Images
Un estudio inédito analiza cómo la pobreza afecta al desarrollo cerebral de los niños. Foto: Alex Wong/Getty Images.

Apoyar a las familias con bajos ingresos con dinero en efectivo podría ayudar al desarrollo del cerebro infantil

El estudio de Baby's First Years es el primero de este tipo que analiza el efecto de la reducción de la pobreza en la primera infancia.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Restrepo nominado

Mayo 16, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Según una nueva investigación publicada el lunes 24 de enero, el apoyo a las familias de bajos ingresos con dinero en efectivo podría proteger a los bebés de los efectos perjudiciales que la pobreza tiene en el desarrollo del cerebro.

El ensayo clínico Baby's First Years es el primer estudio directo sobre la reducción de la pobreza en Estados Unidos que se centra en la primera infancia.

Los resultados preliminares del ensayo clínico en curso, descubrieron que los bebés cuyas familias recibían 4.000 dólares más de ingresos anuales eran más propensos a mostrar patrones de actividad cerebral asociados al desarrollo del pensamiento y el aprendizaje.

El ensayo clínico Baby's First Years es el primer estudio directo sobre la reducción de la pobreza en Estados Unidos que se centra en la primera infancia.

Estos descubrimientos se producen apenas unas semanas después de que expirara el crédito fiscal por hijos, que proporcionaba dinero adicional a los padres con bajos ingresos.

Investigaciones anteriores han demostrado que crecer en la pobreza tiene un impacto en el desarrollo del cerebro, los niños que crecieron en estas condiciones tienen menores tasas de graduación en la escuela secundaria y asistencia a la universidad. 

Pero el nuevo estudio va más allá y destaca la relación entre la pobreza y el desarrollo del cerebro. 

"Todos los trabajos anteriores han sido correlativos. Podríamos decir, basándonos en trabajos anteriores, que la pobreza está relacionada con estas diferencias, pero no podríamos decir que la pobreza está causando estas diferencias. Desde una perspectiva científica, la única forma de responder a esa pregunta es mediante un ensayo clínico aleatorio", dijo a NBC News la doctora Kimberly Noble, coautora del estudio y profesora de neurociencia en la Universidad de Columbia. 

Noble, junto con investigadores de seis universidades, reclutó a mujeres de bajos ingresos que habían dado a luz recientemente en Nueva Orleans, la ciudad de Nueva York, Omaha (Nebraska) y las Ciudades Gemelas de Minnesota. 

Las madres, en su mayoría negras y latinas, fueron seleccionadas al azar para recibir una tarjeta de débito con un regalo mensual de 333 dólares o un regalo mensual nominal de 20 dólares. Esto suponía un ingreso extra de 3.996 dólares o 240 dólares al año. 

Al intervenir de este modo, los investigadores pudieron averiguar si existe una relación directa de causa y efecto entre la ayuda en efectivo a las familias de bajos ingresos y el desarrollo infantil. Se eligió la cantidad mayor porque es una cantidad factible que podría incluirse en las políticas que proporcionan estipendios a las familias que viven en la pobreza. 

A lo largo de cuatro años, el equipo realizará visitas anuales a los hogares para medir la actividad cerebral de los niños, hacer que las madres rellenen un cuestionario y observar a la madre y al bebé juntos. 

Los resultados del primer año del ensayo se publicaron el lunes en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences. Estos resultados se centraron en la actividad cerebral de los 435 niños de un año que participaron en el estudio. 

A medida que los niños crecen, tienden a tener una actividad cerebral más rápida, que se asocia con el posterior desarrollo de las habilidades necesarias para el aprendizaje. 

Los bebés de las familias que recibieron más dinero del estudio tenían más de estas ondas cerebrales rápidas en comparación con los de las familias que recibieron la cantidad más baja. 

"Hay ventanas de oportunidad o vulnerabilidad cuando el cerebro cambia en respuesta al entorno psicosocial. Es importante enriquecer, y no privar, a los niños durante estos periodos cruciales", afirma la Dra. Joan Luby, profesora de psiquiatría infantil Samuel y Mae S. Ludwig de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en San Luis. 

El equipo de investigación está trabajando actualmente para recopilar más información sobre cómo se gastó el dinero y qué circunstancias pueden haber contribuido a los cambios en la actividad cerebral. 

Pero como el ensayo fue aleatorio y controlado, "sabemos que los 333 dólares mensuales deben haber cambiado las experiencias o el entorno de los niños, y que sus cerebros se adaptaron a esas circunstancias cambiadas", dijo Noble a NBC News. 

El crédito fiscal por hijos, que proporcionaba a las familias de bajos ingresos hasta 300 dólares al mes por hijo, expiró el 14 de enero, y el Senado no ha podido llegar a un acuerdo sobre si prorrogar la ayuda. 

Aunque la renovación del crédito fiscal es incierta, Luby cree que el estudio debería informar al Congreso sobre la "tremenda importancia" del mismo.

00:00 / 00:00
Ads destiny link