LIVE STREAMING
Armando Páez, entrevistado por The Chicago Tribune, el 11 de Mayo del 2017. Fuente: http://www.chicagotribune.com/
Armando Páez, entrevistado por The Chicago Tribune, el 11 de Mayo del 2017. Fuente: http://www.chicagotribune.com/

A pesar de las injustas deportaciones que enfrenta hoy, este pueblo apoyó a Trump

Los residentes de Elkhart (Indiana) valoraban el discurso político de Trump, considerando la grave situación de desempleo que enfrentaban. Ahora, han decidido…

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Cuentos de cuentas

Mayo 25, 2022

La voz de la frontera

Mayo 25, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

El Condado de Elkhart se describe a sí mismo, en la voz de sus residentes, como un lugar para emprendedores y trabajadores que reconocen el valor del arduo trabajo y la capacidad de obtener recompensas tras mucho esfuerzo. Es un lugar donde personas con “educación de octavo grado” logran ser multimillonarios.

Como reporta el Chicago Tribune, en este condado pocas veces se hablaba de inmigración, hasta que uno de los suyos se vio amenazado por las nuevas políticas del ICE y de la administración Trump.

Armando Páez, colombiano de 58 años, ha vivido en Los Estados Unidos desde hace 18 años, trabajando como mesonero en el Restaurante Italiano Antonio’s, y con un segundo trabajo como empaquetador en una compañía, para lograr pagar los estudios de sus tres hijos, en un pueblo donde tan sólo el 13% de los residentes logran obtener un título de bachillerato.

Cuando sus cercanos se enteraron que Antonio espera ser deportado, las reacciones fueron inmediatas. Se trata de un hombre que trabaja durante 18 horas al día para proveer a una familia “que pocas veces ve”. Según sus colegas, “si trabajar duro para escalar es el ‘estilo de Elkhart’, Páez representaba el estándar”.

La paradoja en el caso de Armando, es aún más enrevesada.

Su orden de deportación fue emitida el otoño pasado durante la Administración Obama, y tanto su jefa, Mary Whitt, como sus conciudadanos, recogieron firmas para pedir la remoción del caso de Armando. Pero de igual forma, y tras la abierta retórica anti-inmigrante de Trump, le concedieron su voto al ahora Presidente de Los Estados Unidos.

El Condado de Elkhart votó en un 63% a favor de Trump, sumándose al 57% del voto del estado de Indiana. Mary Whitt asegura haber votado por Trump por haberse sentido identificada con el candidato, pues era un “negociante” como ella, asegura el medio. “En cuanto a las medidas migratorias, ella esperaba que su administración fuera ‘más lógica’ al decidir a quién deportar”.

El Chicago Tribune entrevistó a otros residentes, quienes aseguraron haber votado por Trump en espera de que reforzara las políticas migratorias, asegurando que “no les importaba la retórica anti-inmigrante de su campaña”, sin embargo, nunca se imaginaron que las nuevas políticas también incluirían personas como Armando Páez.

En el 2000, un año después de haber llegado a Los Estados Unidos, Páez fue acusado por conducir bajo los efectos del alcohol, lo que le habría hecho prioridad de deportación.

La petición para “ayudar a Armando a quedarse en América con su familia y convertirse en ciudadano americano” ha recolectado más de 10.000 firmas en el condado, y ha sido enviada a políticos locales, al Departamento de Seguridad Nacional y al mismo presidente.

Siendo un condado conocido por su empresa de automóviles tipo caravana, Elkhart ha basado su economía en la reparación y construcción de caravanas, transformándole en la “Capital de Caravanas del Mundo”, pero aún así, sobretodo durante la recesión, la tasa de desempleo alcanzó el 20%.

Si bien la economía ha mejorado en el último año, su población escogió a Trump por considerarle el “menor de dos males”, a pesar de su actitud desvergonzada.

Tras las nuevas medidas de inmigración, la gran población del condado se encuentra en abierto descontento con la Administración, sobretodo en casos como el de Roberto Beristain en abril y ahora el caso más cercano a casa, el de Armando Páez.

      - Lea aquí el caso de Roberto Beristain

Páez será deportado el día de hoy, después de haber casado a una de sus hijas y haber logrado que otra de ellas se graduara en la Universidad de Purdue Indianapolis. El jefe de familia ha decidido sacrificarse para que su familia pueda permanecer en Los Estados Unidos, pues tanto su esposa como sus hijos ingresaron de manera legal pero extendieron demasiado su permiso de residencia. Sus hijos están protegidos por la Acción Diferida (conocida como DACA) y su esposa tendrá que resolver de alguna manera sin el apoyo de su marido.

“Este es el mejor país del mundo”, aseguró Marta, “pero tiene demasiados problemas inhumanos. Esa es la palabra: ‘inhumano’”.

00:00 / 00:00
Ads destiny link