LIVE STREAMING
Soldados estadounidenses de pie durante una ceremonia de regreso a casa en Fort Knox en 2014 después de un despliegue de combate de nueve meses en Afganistán. Luke Sharrett/Getty Images
Soldados estadounidenses de pie durante una ceremonia de regreso a casa en Fort Knox en 2014 después de un despliegue de combate de nueve meses en Afganistán. Luke Sharrett/Getty Images

Rusia habría orquestado un programa para matar a soldados estadounidenses en Afganistán

Un preocupante reportaje del Washington Post parece indicar que el gobierno de Moscú contrataba cazarrecompensas Talibanes para atacar tropas estadounidenses. …

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Un ciudadano de EE.UU. alta

Diciembre 08, 2022

O'Rourke Ronda 2

Diciembre 08, 2022

SCOTUS aborda las elecciones

Diciembre 08, 2022

Ganancias en el Senado

Diciembre 08, 2022

Crisis política en Perú

Diciembre 07, 2022

LULAC demanda a Houston

Diciembre 06, 2022

El DCCC gasta mucho

Diciembre 06, 2022

Lucha contra el plástico

Diciembre 05, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Entender la geopolítica y los intereses que han minado Afganistán durante las últimas décadas es un asunto complicado.

En septiembre del 2019 intentábamos explicar el origen del conflicto en el país árabe, tomando en especial consideración la decisión del presidente estadounidense Donald Trump de suspender las negociaciones con los líderes Talibanes en la región.

La administración argumentaba sus esfuerzos haciendo eco de su promesa de campaña de retirar las tropas estadounidenses de conflictos de larga data. Sin embargo, y como bien pudimos ver en las consecuencias del retiro de las fuerzas estadounidenses del norte de Siria, las decisiones del gobierno Trump parecían favorecer a un solo jugador: Rusia.

Después de 18 años de sangrientos enfrentamientos contra Afganistán, una nación liderada por los Talibanes, Trump pretendía llegar a un acuerdo y retirarse del territorio, conmemorando las casi dos décadas después del atentado al World Trade Center, pero un ataque en Kabul en septiembre del año pasado en manos de la guerrilla Talibán dio el argumento al presidente para suspender la reunión.

Ahora, nuevos reportes parecen indicar que se trataba de otra historia tras bambalinas.

Moscú vuelve al centro del escenario

Según reportó el Washington Post, se cree que Rusia había ofrecido recompensas a militares vinculados a los talibanes para matar a las fuerzas estadounidenses en Afganistán, causando la muerte de varios miembros de los servicios de Estados Unidos.

Citando datos de inteligencia obtenidos de los interrogatorios militares estadounidenses de los militares capturados en los últimos meses, el Post reportó que, si bien no está claro exactamente cuántos estadounidenses o tropas de coalición de otros países pueden haber muerto o haber sido objetivo del programa ruso, alrededor de 30 militares estadounidenses han perdido la vida en los últimos tres años en manos de talibanes pagados por Moscú.

La administración Trump ha estado al tanto de lo sucedido desde finales del mes de marzo, y varias reuniones y discusiones entre agencias como la CIA y el Concejo de Seguridad Nacional (NSC) han debatido las posibles respuestas sin llegar a un acuerdo concreto.

“La veracidad de las acusaciones subyacentes siguen siendo evaluadas”, dijo John Ullyot, portavoz del NSC al periódico, y las otras agencias se han negado a hacer comentarios.

¿Otra prueba de colusión?

Otro reportaje del New York Times publicado el pasado viernes demostró que espías y comandos advirtieron a Washington sobre el programa, incluso antes de que la pandemia del Coronavirus pusiera un freno a muchas actividades en el país, resaltando el “aparente fracaso” de la Casa Blanca en autorizar una respuesta a Rusia.

El presidente "necesita exponer y manejar esto inmediatamente, y detener la guerra en la sombra de Rusia", escribió en Twitter el representante Adam Kinzinger, republicano de Illinois y miembro del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes.

En el programa de la ABC "This Week", la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dijo que no había sido informada sobre la evaluación de inteligencia y había pedido un informe inmediato al Congreso.

Pelosi fue un paso más allá y acusó a Trump de querer "ignorar" cualquier cargo contra Rusia.

"Rusia nunca ha superado la humillación que sufrieron en Afganistán, y ahora la están tomando con nosotros, nuestras tropas", dijo ella sobre la sangrienta guerra de la Unión Soviética en los años 80. "Esto es totalmente indignante. Uno pensaría que en el momento en que el presidente se enterara, querría saber más en vez de negar que supiera algo".

Aunque el presidente se ha defendido argumentando que nunca obtuvo información sobre los reportes, y mientras ha puesto en duda su veracidad, funcionarios cercanos al asunto dijeron al Times que había un “amplio acuerdo” entre las agencias de inteligencia en el país en que la evaluación de la inteligencia era exacta.

La representante Liz Cheney de Wyoming, la tercera republicana de la Cámara, dijo en un post de Twitter el domingo: "Si informar sobre las recompensas rusas a las fuerzas de EE.UU. es cierto, la Casa Blanca debe explicar: 1. ¿Por qué no se informó al presidente o al vicepresidente? ¿La información estaba en el PDB? 2. ¿Quién lo sabía y cuándo? 3. ¿Qué se ha hecho para proteger a nuestras fuerzas y hacer responsable a Putin?"

Múltiples republicanos volvieron a twittear el puesto de la Sra. Cheney. El representante Daniel Crenshaw, republicano de Texas y ex miembro de los SEALs de la Marina, amplió su mensaje, tuiteando, "Necesitamos respuestas".

00:00 / 00:00
Ads destiny link