LIVE STREAMING
Chip Somodevilla/Getty Images
Foto: Chip Somodevilla/Getty Images

El Tribunal Supremo permite a un instituto de Virginia seguir adelante con una política de admisión "neutral desde el punto de vista racial

Los jueces coincidieron con un tribunal federal de apelaciones en que el consejo escolar sea "neutral racial" para aceptar más estudiantes negros y latinos

MÁS EN ESTA SECCIÓN

"Soy la guagua 47"

Junio 25, 2022

Latinos en Silicon Valley

Junio 24, 2022

Serie original latina

Junio 23, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

El lunes 25 de abril, el Tribunal Supremo allanó el camino para que un consejo escolar de Virginia admita más estudiantes negros y latinos -y algo menos de asiáticos- en un instituto especializado en matemáticas y ciencias.

Los jueces coincidieron con un tribunal federal de apelaciones en que la junta escolar puede utilizar un medio "neutral desde el punto de vista racial", que incluye los ingresos familiares, para aceptar más estudiantes negros y latinos en la altamente competitiva Escuela Superior de Ciencia y Tecnología Thomas Jefferson (TJ).

Los jueces conservadores Clarence Thomas, Samuel A. Alito Jr. y Neil M. Gorsuch votaron a favor de bloquear la nueva política, pero no dieron ningún razonamiento para su desacuerdo.

A raíz del asesinato de George Floyd en 2020, el Consejo Escolar del Condado de Fairfax cambió su política de admisión en el TJ, que suele estar clasificado como uno de los mejores institutos del país, pero en el que los estudiantes negros e hispanos sólo representan una pequeña parte del alumnado. 

En todas las escuelas públicas del condado de Fairfax, alrededor del 37% de los estudiantes son blancos, el 27% son hispanos, el 20% son asiáticos y el 10% son negros.

Según la política de "neutralidad racial", los administradores de admisiones no conocen la raza, el sexo ni el nombre de ningún solicitante. Sí tienen en cuenta "factores de experiencia", como si los estudiantes tienen bajos ingresos, están aprendiendo inglés o asisten a una escuela media que está "históricamente subrepresentada" en el instituto. 

Además de prescindir de las pruebas estandarizadas, el nuevo programa reserva plazas para el 1,5% de los mejores estudiantes de cada escuela secundaria pública de la zona, dejando abiertas unas 100 plazas para todos los demás, incluidos los solicitantes de escuelas privadas y los estudiantes que han sido educados en casa. 

Tras la entrada en vigor de los cambios en 2021, el porcentaje de estudiantes asiático-americanos se redujo del 73% al 54%. La población estudiantil negra pasó del 2% al 7%, y la población estudiantil hispana creció del 3% al 11%. 

La Coalición para TJ, representada por la conservadora Pacific Legal Foundation, demandó al consejo escolar el año pasado, argumentando que la nueva política de admisión discriminaba a los estudiantes asiático-americanos.

Argumentaron que, aunque el nuevo plan no tenga en cuenta expresamente la raza, el plan tenía, no obstante, "la intención de reducir el porcentaje de estudiantes asiático-americanos que se matriculan en TJ, con el objetivo final de equilibrar racialmente la escuela de acuerdo con la demografía racial del condado de Fairfax".

Un juez federal estuvo de acuerdo, dictaminando que la nueva política de la junta es un "equilibrio racial" ilegal.

Pero a finales de marzo, ese fallo fue bloqueado por un tribunal de apelación. Los jueces dijeron que la política era neutral desde el punto de vista racial, y que probablemente era una forma de crear un alumnado geográfica y socioeconómicamente diverso que representara mejor los cinco distritos del norte de Virginia. 

La Coalición por el TJ acudió al Tribunal Supremo el 8 de abril, solicitando a los jueces que restablecieran la orden del tribunal de distrito que impedía al consejo escolar utilizar el nuevo plan. 

Con el último rechazo de la solicitud, el caso vuelve ahora al 4º Circuito, que tiene previsto escuchar los argumentos orales en septiembre, pero podría volver a visitar el Tribunal Supremo. 

En un comunicado, la Coalición por TJ escribió que la decisión del Tribunal Supremo significa que el sistema escolar "puede continuar con su proceso de admisión ilegal, inconstitucional y antiasiático". 

El grupo dijo que "nuestra lucha por la justicia no ha terminado [y] no estamos en absoluto disuadidos".

00:00 / 00:00
Ads destiny link