LIVE STREAMING
El director de la U.S. Citizenship and Immigration Services (USCIS) Lee Francis Cissna. Foto: AP/Alex Brandon.
El director de la U.S. Citizenship and Immigration Services (USCIS) Lee Francis Cissna. Foto: AP/Alex Brandon.

Las aplicaciones de inmigración como nuevo mecanismo de persecución

El gobierno estadounidense ha creado una nueva oficina que investigará a fondo las aplicaciones de inmigración para identificar a personas que pudieran estar…

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Cierre de Berks

Diciembre 01, 2022

El impacto latino en Arizona

Diciembre 01, 2022

Tribus contra el clima

Noviembre 30, 2022

Ley de respeto al matrimonio

Noviembre 30, 2022

Disparidad sin fecha

Noviembre 30, 2022

Casey sobre la inmigración

Noviembre 30, 2022

Batalla contra el plástico

Noviembre 29, 2022

Una política renovada

Noviembre 29, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Institucionalizar la persecución no es asunto fácil. Es por ello que la agencia gubernamental de inmigración y ciudadanía, conocida como U.S. Citizenship and Immigration Services (USCIS), ha decidido contratar “varias decenas de abogados y funcionarios de inmigración para revisar casos de inmigrantes a los que se les ordenó la deportación y que son sospechosos de usar identidades falsas para obtener más adelante la residencia y la ciudadanía a través de la naturalización”, según reportó NBC News.

Según explicó el director de la agencia, Francis Cissna, los casos serán derivados al Departamento de Justicia quien se encargará de remover la ciudadanía y, en casos en los que lo considere pertinente, procesar a los individuos por cargos de fraude.

“Finalmente tenemos un proceso para llegar al fondo de todos estos casos graves y comenzar a desnaturalizar a las personas que no deberían haberse naturalizado en primer lugar”, dijo Cissna. “Cuando lo reduces, estamos viendo potencialmente unos miles de casos”.

Este proceso de “desnaturalización” es bastante raro, según explicó Associated Press, y podría tener como objetivo la reducción de inmigrantes que posean acceso al voto, al servicio de jurados o a autorizaciones de seguridad.

“Durante años, la mayoría de los esfuerzos de Estados Unidos se enfocaron en quitarle la ciudadanía a inmigrantes, enfocándose especialmente en presuntos criminales de guerra que mintieron en su papeleo de inmigración”, explica el medio. “La mayoría de ellos era ex nazis”.

En esta ocasión, los esfuerzos de la administración Trump forman parte de toda una estructura para perseguir y deportar a inmigrantes, la mayoría oriundos de Latinoamérica.

Si bien desde 1990 el departamento de justicia tan sólo ha introducido 305 casos de desnaturalización civil, las nuevas medidas del gobierno podrían acelerar considerablemente los casos, en especial con la apertura de esta nueva oficina.

Tan sólo hace falta recordar que las palabras del presidente Trump días después de ganar la presidencia en el 2016 cuando dijo que “además de haber ganado con una avalancha el Colegio Electoral, gané el voto popular, si deduces los millones de personas que votaron ilegalmente”, escribió en Twitter el 26 de noviembre.

Desde que el nuevo gobierno entró en vigencia, la USCIS ha cambiado su declaración de misión para alinearse con la nueva ideología imperante.

Anteriormente, la página de la agencia le describía como una entidad que “asegura la promesa de Estados Unidos como una nación de inmigrantes”. Actualmente, su página deja las cosas más claras: “la oficina administra el sistema de inmigración legal de la nación, salvaguardando su integridad y promesa, al adjudicar de manera justa y eficiente peticiones de beneficios de inmigración”.  

00:00 / 00:00
Ads destiny link