LIVE STREAMING
Empleados de Burger King exigiendo que se les paguen salarios más altos en Sacramento, CA. FOTOGRAFÍA: Jason Piece/Sacramento Bee
Empleados de Burger King exigiendo que se les paguen salarios más altos en Sacramento, CA. FOTOGRAFÍA: Jason Piece/Sacramento Bee

Los trabajadores de la comida rápida se declaran en huelga mientras se calienta el debate

El aumento, largamente esperado, podría ser una parte crucial del paquete de ayudas COVID-19 de 1,9 billones de dólares del Presidente Joe Biden.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Serias acusaciones

Febrero 03, 2023

Respuesta de Delia al WFP

Febrero 03, 2023

¿Un nuevo calendario?

Febrero 03, 2023

"Es insultante"

Febrero 03, 2023

¿Escucharán esta vez?

Febrero 02, 2023

No Latinx en Connecticut

Febrero 02, 2023

Llamada de Celin en D7

Febrero 02, 2023

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Los trabajadores de la comida rápida de quince ciudades realizarán una huelga por el Mes de la Historia Negra el martes 16 de febrero, para exigir que las cadenas de restaurantes McDonald's, Burger King y Wendy's les paguen 15 dólares la hora. 

La acción se produce mientras el Congreso se prepara para debatir un aumento federal del salario mínimo de su tasa actual de 7,25 dólares a 15 dólares, el primer aumento desde 2009.

Los trabajadores de ciudades como Charleston, Chicago, Detroit, Houston, San Luis y Atlanta se unirán a los trabajadores de atención domiciliaria y de enfermería en apoyo de un aumento del salario mínimo de 15 dólares, así como del derecho a sindicarse. 

"En este Mes de la Historia Negra, tenemos la oportunidad de hacer nuestra propia historia ganando un salario digno de al menos 15 dólares la hora y sacando a millones de familias de la pobreza", dijo Taiwanna Milligan, empleada de McDonald's de Charleston, Carolina del Sur. 

Milligan añadió que McDonald's ha estado amasando miles de millones de dólares a costa de trabajadores como ella, y que va a la huelga porque necesita el aumento salarial para sobrevivir. 

"Sé que la única manera de lograr un cambio es levantarse, hablar y exigirlo", dijo. 

El movimiento "Fight for $15", que lleva ocho años en marcha, ha logrado avances sustanciales en los últimos años, ya que estados como Nueva York, Florida y California han votado a favor de aumentar sus salarios mínimos a 15 dólares la hora.

Un informe de la Oficina Presupuestaria del Congreso, publicado el 8 de febrero, calculó que 27 millones de estadounidenses se beneficiarían de un aumento y 900.000 personas saldrían de la pobreza. 

Gloria Machua, una trabajadora de 20 años de McDonald's de Houston (Texas), dijo que actualmente ganaba 9,50 dólares la hora, lo que "no es suficiente". Para Machua, un salario mínimo de 15 dólares le daría más tiempo para pasar con sus hijos, y aliviaría sus preocupaciones sobre el pago de píldoras y el mantenimiento de ella y su familia bien alimentados. 

Machua explicó que la aprobación de esta ley es aún más importante durante la pandemia de coronavirus. 

"Es muy estresante pensar en cómo puedo pagar las facturas del médico y tener que trabajar cuando podría enfermar", dijo. 

Perder un solo día de trabajo podría suponer un "gran revés" para su economía. 

"Mi mensaje al presidente Biden es que es muy importante que apruebe esto, ya que supondría una gran diferencia no sólo para mí, sino para todos los demás que tienen dificultades", dijo Machua. 

Durante su campaña electoral, el presidente Joe Biden se comprometió a aumentar el salario mínimo como parte de su juramento de reducir la desigualdad económica racial, pero recientemente ha sugerido que el aumento podría no entrar en el paquete de ayuda a la coronación. 

El senador Bernie Sanders, partidario desde hace tiempo del movimiento "Fight for $15", junto con otras personas, está trabajando para garantizar que el aumento federal siga formando parte del paquete.

El jueves 11 de febrero, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, confirmó que la subida salarial se incluirá en el proyecto de ley de la Cámara de Representantes, pero que se enfrentará a una lucha más dura en el Senado, donde los demócratas sólo tienen una ligera mayoría. Lo que los demócratas esperan ahora es aprobar la ley a través de un proceso de "reconciliación presupuestaria", que sólo requeriría una mayoría simple de votos en el Senado. 

Mary Kay Henry, la primera mujer presidenta del Sindicato Internacional de Empleados de Servicios (SEIU), considera que esta lucha es la "historia de David y Goliat de nuestro tiempo". El SEIU lleva años financiando y apoyando el movimiento "Fight for $15", y Henry cree que esta batalla es sólo el comienzo de un mayor impulso a los derechos de los trabajadores, especialmente en un sector de servicios en el que las mujeres y las personas de color constituyen un número desproporcionado de trabajadores. 

"Si el Congreso de EE.UU. no puede ver lo que el pueblo estadounidense está exigiendo, en términos de 'respétenos, protégenos, páganos', entonces van a tener un precio político que pagar en 2022". El Congreso ha utilizado sus reglas para aprobar billones de dólares en recortes de impuestos para los multimillonarios y las grandes corporaciones, así que ahora es el momento de que los líderes de nuestra nación den un aumento a decenas de millones de trabajadores esenciales", dijo Henry. 

00:00 / 00:00
Ads destiny link