LIVE STREAMING
AL DÍA's Colombia team reflects on 9/11. Photo: Getty Images.
El equipo de AL DÍA en Colombia reflexiona sobre el 11 de septiembre. Foto: Getty Images.

Tres generaciones de periodistas recuerdan el 9/11

Difícilmente hay una persona en el hemisferio occidental que haya nacido antes de 1990 que no recuerde algo sobre el 11 de septiembre de 2001.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Protección Temporal

Septiembre 22, 2023

Buenas noticias empresarios

Septiembre 05, 2023

Adiós a un 'problem solver'

Septiembre 03, 2023

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

El impacto de los ataques al World Trade Center y al Pentágono no solo fue masivo sino en vivo y en directo. Tal vez por eso todos tenemos un recuerdo de ese día. 

En Colombia, desde donde escribimos estas líneas, también experimentamos la angustia y la incredulidad de lo que pasó esa mañana. 

La televisión se convirtió en la portadora de las noticias y las imágenes de las torres humeantes parecían sacadas de una película de Hollywood pero narradas en la vida real. 

El staff de AL DÍA News en Colombia está conformado por periodistas de tres generaciones, unos que ya ejercían el oficio en 2001, otros que hasta ahora estaban estudiando y otros que apenas fueron concientes de lo ocurrido años después. 

Estos son sus relatos:

Fernando Millán

Los atentados del 11 de septiembre de 2001 nos cogieron en la sala de redacción de eltiempo.com, en Bogotá. La primera impresión fue que se trató de un accidente aéreo y así se tituló: ‘Accidente aéreo en NY: avión choca contra WTC’. Pero fue aterrador cuando por la pantalla de televisión vimos cómo otra aeronave se estrellaba contra la segunda torre. Lo que siguió fue buscar voces de colombianos en Nueva York que nos contaran lo que estaba ocurriendo, en medio del caos que mostraba la televisión.

El hecho impactó, además, por la cantidad de familias colombianas que vivían en esa ciudad, precisamente huyendo de nuestras violencias o buscando una salvación económica. Muchas cosas cambiaron después de lo sucedido hace 20 años.

Juliana Bedoya

Sobre el 11 de septiembre me pasa lo que a muchos de mi generación.  Recuerdo dónde estaba y qué hacía. Era mi primer semestre de periodismo en la universidad Javeriana de Bogotá. La clase de 7:00 am fue interrumpida por la directora de carrera que vino a decirle a la profesora que una avioneta se había estrellado en unos edificios de Nueva York. La interrupción fue curiosa, pues parecía un hecho sin importancia. 

Cuando salimos de la clase, una hora después, decenas de estudiantes y profesores estaban reunidos frente a un pequeño televisor mal sintonizado, que repetía y repetía las imágenes del segundo avión estrellándose contra la torre Sur del WTC. También se repetían las conjeturas y teorías alrededor de lo que pasaba.

Las noticias llegaban como chismes entre clase y clase. Los que entraban le contaban a los que salían lo que habían visto en el noticiero o lo que habían escuchado en la radio. Todos tratábamos de unir pedazos de un relato sin entender que estábamos frente al hecho que cambiaría la historia reciente.

Manuel Herrera

“¡Parcero! Se acaba de estrellar un avión contra las Torres Gemelas”, fue el saludo de uno de mis compañeros al llegar a la universidad el 11 de septiembre de 2001. “No juegue con eso”, le respondí, pues quien me daba la noticia era justo uno de los más payasos de la facultad.

Caminamos con afán hacia una tienda cercana, donde en vivo se mostraban las imágenes de una de las torres llena de humo. No podía creer que no era una broma de mi amigo. Ya lo de menos era llegar tarde a la clase de Teorías de la Comunicación, pues ante nosotros se empezaba a desvelar uno de los acontecimientos históricos más importantes del nuevo milenio, y eso que lo peor estaba aún por venir. 

Ante nuestro más grande asombro, al ver cómo un segundo avión impacta la segunda torre, sabíamos que el mundo había cambiado para siempre. Miles de teorías conspirativas pasaron por nuestras mentes, desde una invasión alienígena, hasta un atentado de narcos colombianos en protesta por la extradición de algún capo. Incluso hoy seguimos encontrando nuevas imágenes y relatos del primer gran evento del siglo XXI, al cual fuimos invitados para observar en primera fila sin haber sido notificados.

Erika Ardila

En 2001 yo tenía dos años y no recuerdo nada del atentado 9 11 en vivo. Sin embargo, recuerdo ver un video del avión que se estrellaba en la segunda torre del World Trade Center cuando tenía nueve años, fue en ese momento cuando comencé a entender lo ocurrido el 11 de septiembre.

Alrededor del 2008-2009 comencé a buscar más documentales sobre lo que había ocurrido, escuchar historias de los sobrevivientes en internet y a hablar con mis compañeras del colegio sobre este hecho.

Es más, cada año en mi colegio hacían un pequeño homenaje a los muertos en el atentado, donde se hacían representaciones de lo ocurrido y nos permitía a las estudiantes conocer más sobre ese acontecimiento histórico. 

Lo que más recuerdo es cuando fui a Nueva York en 2014 y llegué hasta el monumento Memorial & Museum en el World Trade Center, ahí pude ver todos los nombres de las víctimas del atentado. Fue un momento muy especial para mí, porque sentí el dolor de las vidas que se perdieron ese día.

00:00 / 00:00
Ads destiny link