LIVE STREAMING
Photo: Oleksii Liskonih/Getty Images
Foto: Oleksii Liskonih/Getty Images

Los migrantes haitianos en la ciudad fronteriza de México reciben ayuda de los lugareños en su lucha por una vida mejor

Ciudad Acuña ha sido un punto de desembarco popular para los migrantes empujados desde el puente Del Río.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Cierre de Berks

Diciembre 01, 2022

El impacto latino en Arizona

Diciembre 01, 2022

Tribus contra el clima

Noviembre 30, 2022

Ley de respeto al matrimonio

Noviembre 30, 2022

Disparidad sin fecha

Noviembre 30, 2022

Casey sobre la inmigración

Noviembre 30, 2022

Batalla contra el plástico

Noviembre 29, 2022

Una política renovada

Noviembre 29, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Días después de que Estados Unidos desalojara a miles de migrantes haitianos de la frontera sur en Del Río, Texas, algunos de esos migrantes están descubriendo que hay gente que quiere acudir en su ayuda.

Según Associated Press, muchos de los migrantes haitianos que permanecen en Ciudad Acuña, México, están recibiendo ayuda de los ciudadanos de la ciudad fronteriza. Algunos incluso les están dando cobijo acogiéndolos en sus propias casas o buscándoles una alternativa. Otros están ofreciendo hidratación y alimentación a los que se han quedado.

Virginia Salazar fue una de las residentes mexicanas que ayudó a los haitianos. Ella tiene experiencia personal con la dificultad de su situación actual. Su marido, Mensah Montant, es de Togo, un país de África Occidental, que llegó a México como migrante hace nueve años.

"Vengo de una familia de migrantes. Esto es algo natural para mí", dijo Salazar a AP News. 

Se estima que unos 2.000 haitianos fueron deportados en la última semana. Alrededor de 250 de ellos fueron transportados a un centro de eventos en Ciudad Acuña, pero las condiciones de vida han sido menos que ideales. 

Gerardo Ledesma, un pastor mexicano, entregó comida a los migrantes que se alojan en el albergue. 

Dijo a NPR que ve claramente la necesidad, y que las autoridades no están proporcionando el apoyo. 

Cuando las familias haitianas comenzaron a llegar a la casa de la estilista Andrea García, ella ayudó a albergar a seis de ellas en diferentes casas que su familia posee en la ciudad. 

"Llegaron a mi casa solos, con sus bebés y pidieron ayuda. Dijeron que no había ningún lugar al que pudieran ir", dijo García a AP News.

After being turned away at the U.S. border, many Haitian migrants retreated into Mexico. Now, despite the personal risks, residents of Ciudad Acuña, Mexico are doing whatever they can to help – providing food, shelter, and water to Haitians hoping to stay. https://t.co/YLhlEbomYP

Ayudar a estos migrantes no está exento de riesgos para los residentes de Ciudad Acuña. 

Montant se dirigía a entregar hielo a Etlove Dorsicar, un migrante de 32 años, cuando los agentes de inmigración mexicanos le rodearon en su casa. Confundido y conmocionado, rápidamente mostró a los agentes una prueba de su ciudadanía mexicana. 

Montant y Salazar conocieron a Dorsicar cuando estaban repartiendo comida a principios de semana en un pequeño campamento. Cuando los agentes se presentaron en ese campamento, Dorsicar, su mujer y su hija de tres años se escondieron en la maleza de la ribera hasta que pudieron llegar a la casa de Montant. 

Afortunadamente, la pareja pudo encontrar una casa donde Dorsicar y su familia pudieron alquilar una habitación, una mesa y un ventilador por 50 dólares al mes. 

"Por primera vez en días, no tuve que dormir con un ojo abierto", dijo Dorsicar.

00:00 / 00:00
Ads destiny link