LIVE STREAMING
Senate Majority Leader Chuck Schummer
El líder de la mayoría del Senado, Chuck Schummer, habla con los periodistas tras reunirse con el presidente Joe Biden para discutir la legislación pendiente, incluida la Ley de Respeto al Matrimo: Elizabeth Frantz for The Washington Post via Getty Images

Se aprueba en el Senado un proyecto de ley para proteger los matrimonios homosexuales e interraciales

La Ley de Respeto al Matrimonio sobrevivió a numerosas rondas de deliberaciones en el Senado antes de volver a la Cámara para una votación final.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Respuesta de Delia al WFP

Febrero 03, 2023

¿Un nuevo calendario?

Febrero 03, 2023

"Es insultante"

Febrero 03, 2023

¿Escucharán esta vez?

Febrero 02, 2023

No Latinx en Connecticut

Febrero 02, 2023

Llamada de Celin en D7

Febrero 02, 2023

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Las uniones homosexuales e interraciales tienen un momento de breve respiro, ya que el Senado ha votado a favor de la Ley de Respeto al Matrimonio, lo que supone un pequeño aunque productivo paso adelante para la igualdad matrimonial reconocida a nivel federal. 

El proyecto de ley, aprobado en una votación de 61 a 36, exige a los estados que reconozcan las licencias de matrimonio entre personas del mismo sexo y de carácter interracial, independientemente de que una jurisdicción reconozca esas uniones. 

"Con la aprobación hoy en el Senado, por parte de ambos partidos, de la Ley de Respeto al Matrimonio, Estados Unidos está a punto de reafirmar una verdad fundamental: el amor es amor, y los estadounidenses deben tener derecho a casarse con la persona que aman", dijo el presidente Joe Biden en un comunicado, tras la votación. 

"Para millones de estadounidenses, esta legislación salvaguardará los derechos y protecciones a los que tienen derecho las parejas LGBTQI+ e interraciales y sus hijos", continuó

La Ley de Respeto al Matrimonio no impone un requisito federal para que los estados expidan licencias matrimoniales a las parejas del mismo sexo o interraciales, pero añade una capa de protección para dichas uniones, reafirmando su validez en el estado en el que se han realizado. 

El Congreso tuvo que trabajar en un apuro antes de las elecciones de mitad de mandato para reunir el suficiente apoyo republicano, 10 como mínimo, para que el proyecto de ley sobreviviera a una votación. Había otros retrasos, como la protección de las libertades religiosas, que había que deliberar antes de llegar a un consenso. 

Muchos senadores republicanos dijeron que no podían apoyar el proyecto de ley sin enmiendas que reforzaran las excepciones religiosas. 

El lenguaje de la enmienda aclaraba que el gobierno federal no reconocería las uniones poliamorosas y confirmaba que las organizaciones religiosas sin ánimo de lucro no tenían que proporcionar "ningún servicio, instalación o bien para la solemnización o celebración de un matrimonio".

También hubo algún retraso cuando el Congreso entró en un breve período de receso durante las vacaciones de Acción de Gracias, lo que retrasó aún más las deliberaciones en el Senado, que continuaron la semana siguiente. 

Susan Collins, la senadora republicana por Maine que fue decisiva para que sus colegas del Partido Republicano se sumaran al proyecto, dijo que quería dar las gracias "a todos los republicanos que han apoyado esto. Sé que no ha sido fácil, pero han hecho lo correcto" antes de la votación final. 

La propuesta se presentó inicialmente en el Capitolio en junio, después de que el Tribunal Supremo de Estados Unidos anulara el caso Roe contra Wade, una sentencia histórica de 50 años que consagró la protección del aborto en los tribunales.

Un borrador de la opinión publicado por Politico suscitó preocupación porque su lenguaje insinuaba que el tribunal también debía revisar el razonamiento jurídico aplicado en Obergefell v. Hodges, la sentencia que mantiene la protección del matrimonio entre personas del mismo sexo, cuyo autor es el juez Samuel Alito.

En una opinión concurrente, el juez Clarence Thomas -también designado por los conservadores del ex presidente George H. W. Bush- escribió que los jueces "deberían reconsiderar todos los precedentes sobre el debido proceso sustantivo de este Tribunal, incluidos Griswold, Lawrence y Obergefell", en referencia a tres casos relacionados con los derechos fundamentales de los estadounidenses a la privacidad, el debido proceso y la igualdad de protección.

El dictamen mantuvo que el fallo se limitaba a Roe, pero no impidió que el Congreso actuara en función del comportamiento del Tribunal Supremo. 

Los 12 senadores republicanos que votaron a favor de la ley fueron Roy Blunt (Mo.), Richard Burr (N.C.), Shelley Moore Capito (W.Va.), Susan Collins (Maine), Joni Ernst (Iowa), Cynthia M. Lummis (Wyo.), Lisa Murkowski (Alaska), Rob Portman (Ohio), Mitt Romney (Utah), Dan Sullivan (Alaska), Thom Tillis (N.C.) y Todd C. Young (Ind.).

El proyecto de ley se dirige ahora a la Cámara de Representantes para una votación final antes de llegar a la mesa del presidente. 

00:00 / 00:00
Ads destiny link