LIVE STREAMING
A voter shows her ‘I Voted’ sticker while waiting for the Navajo Nation presidential primary election results in 2018 in Window Rock, Arizona. Photo: CAYLA NIMMO/AP PHOTO
Una votante muestra su pegatina "Yo voté" mientras espera los resultados de las elecciones primarias presidenciales de la Nación Navajo en 2018 en Window Rock, Arizona. Foto: CAYLA NIMMO/AP PHOTO

Resistencia indígena: Una oleada de votos viene de Covid o High Water

El estrecho margen de la victoria va más allá de la movilización mexicanoAmericana en Arizona. Esto también tiene que ver con los votantes nativos americanos.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Apuntando a DeSantis

Octubre 06, 2022

Biden visita FL

Octubre 06, 2022

Biden va a Puerto Rico

Octubre 05, 2022

Colombia Vs. Las Drogas

Octubre 04, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Los votantes nativos americanos tienden a votar abrumadoramente azul. En 2020, esta tendencia marcó la diferencia en Arizona y Wisconsin.

En el primero, tiene que ver con los votantes indígenas que viven en la parte noreste del estado, con especial atención a la Nación Navajo, donde este año ha sido particularmente intenso al considerar los efectos de la COVID-19.

Pero, históricamente, ha habido un sinnúmero de impedimentos cuando se trata de votar en las reservas de los nativos americanos. Por eso, cuando hablamos del voto mexicoamericano o del voto de los nativos americanos en Arizona, Joe Biden ha movilizado grupos para agradecer la mayoría del voto a su favor.

Lo que se hizo realidad a principios de la semana de elecciones de 2020 fue la demografía de los no-blancos, y la micro demografía.

En Georgia, las mujeres negras, como Stacey Abrams, y las organizadoras de base impulsaron el cambio del estado al azul, como fue el caso de Pensilvania, el estado que finalmente concedió a Biden su victoria.

En Arizona, el primer indicador de la victoria de Biden, el voto fue impulsado predominantemente por la movilización mexicanoamericana, llevada a cabo en gran parte por mujeres. Pero, lamentablemente, el estrecho margen en Arizona no puede atribuirse únicamente a la demografía de los latinx, por más decisivo que se haya presentado su papel.

Cuando se trata de un estrecho margen de apenas unos pocos miles de votos -alrededor de 17.000 según la Associated Press al 9 de noviembre, con un 98% de información- deben tenerse en cuenta todos los factores, y la nación no debe ignorar el poder de voto de los indígenas.

En un momento dado, en mayo, la Nación Navajo reportó la tasa de infección más alta del país, superando a la ciudad de Nueva York. Su líder, el Presidente Jonathan Nez, ha criticado a la administración Trump por su respuesta inadecuada, que va desde no ordenar máscaras en una fecha temprana hasta omitir información vital del país sobre el verdadero peligro del virus en febrero.

La Nación Navajo quedó prácticamente abandonada a su suerte, y se unió a otras naciones tribales en una demanda por la dispersión de fondos.

Incluso pocas semanas antes de las elecciones generales, la Nación Navajo se encontraba en desventaja con respecto al resto de la nación cuando se trataba de votar en la era del coronavirus.

El registro de votantes en la Nación Navajo es un gran problema, ya que a muchos residentes no se les asigna una dirección física. Grupos de inscripción de votantes y de defensa como el Proyecto Utah Rural trabajaron para inscribir y hacer votar a los indígenas en la reserva y lograron inscribir a más de 4.000 votantes nativos americanos en Arizona.

Varios ciudadanos navajos también presentaron una demanda contra el estado de Arizona por el plazo de entrega de las papeletas de voto por correo. 

Pero fue en última instancia debido a los esfuerzos de base de VoteAmerica, Four Directions, Rural Utah Project y la administración del Presidente Nez que condados como el condado de Apache en Arizona, que se superpone a las tribus Navajo y Hopi, tuvieron una participación electoral del 116% en comparación con 2016.

"Los votantes nativos han sido ignorados ciclo tras ciclo por ambos partidos, pero escúchenme ahora", escribió Jordan James Harvill, jefe de personal de VoteAmerica. "Los pueblos indígenas definirán el electorado americano en la próxima década."

Aunque es importante señalar que todos los votos no se han contado aún y que todos los números son extraoficiales, con un 2% de votos pendientes, el margen será trivial.

Sobre todo teniendo en cuenta que los indígenas de Arizona constituyen alrededor del 6% de la población.

Como informó el Navajo Times el jueves 5 de noviembre, los datos de los distritos electorales muestran que fuera de las áreas metropolitanas predominantemente azules, como Phoenix y Tucson, que también tienen un alto número de votantes indígenas, la totalidad de las "islas" azules rurales que votaron por Biden y Mark Kelly, el senador demócrata electo para representar a Arizona, están en tierras indígenas.

High Country News también informó de que en algunos recintos de la Nación Tohono O'odham, en el sudeste de Arizona, Biden y el Vicepresidente electo Kamala Harris se llevaron el 98% de los votos.

Esto se opone a una tasa del 51% en todo el estado.

El Navajo Times escribió que los tres condados que se superponen con la Tribu Hopi y la Nación Navajo entregaron 73.954 votos a Biden, con poco más de 2.000 para Trump. 

A principios de octubre, Biden publicó un plan de 15 páginas para trabajar con las naciones tribales, con objetivos, en lo que puede ser visto como un último esfuerzo para apelar al voto de los nativos.

Los datos hablan por sí mismos, y después de tal contribución a la próxima presidencia por parte de los votantes indígenas de todo el país, se verá si Joe Biden cumplirá con sus promesas a las vidas indígenas mientras esté en la campaña.

00:00 / 00:00
Ads destiny link