LIVE STREAMING
Photo: Committee for Justice Twitter
Harvard, una de las escuelas más prestigiosas del mundo, ha declarado que el número de estudiantes negros e hispanos se reduciría casi a la mitad si se eliminara su programa de discriminación positiva. Foto: Twitter- Committee for Justice

Una de las mayores batallas de la Corte Suprema para el próximo año podría ser la discriminación positiva

La organización Students for Fair Admissions v. Harvard ha impugnado fallo de 2003 que confirmaba la práctica de la discriminación positiva, respaldada por…

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Adquisición bloqueada

Agosto 10, 2022

Costa Rica y Ecuador

Agosto 09, 2022

Reapertura de frontera

Agosto 08, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

El lunes 14 de junio, la Corte Suprema decidió temporalmente no tomar medidas ante el hecho de que la universidad de Harvard pueda haber hecho uso de discriminación racial positiva en el protocolo de admisión.

Es probable que el tribunal lo posponga durante varios meses, retrasando un caso que podría poner fin a una práctica que ha supuesto un aumento de la aceptación de estudiantes negros y latinos en las universidades nacionales durante décadas.

El tribunal superior emitió una orden solicitando que el Departamento de Justicia de Biden presente sus perspectivas sobre el caso, lo que significa que los nueve jueces todavía están sopesando si escuchar los argumentos y cuándo hacerlo.

Esta lucha legal comenzó en 2015, cuando el grupo Students for Fair Admissions (SFFA) presentó una demanda alegando que Harvard discriminaba a los posibles estudiantes asiático-estadounidenses.

La Corte no fijó fecha límite para abordar la disputa.

Si hubiera aceptado de plano la petición del demandante, el caso se habría sumado inmediatamente a otros casos importantes enmarcados en el calendario 2021-22, como el derecho al aborto y la regulación de armas.

La SSFA sostiene que el campus de la Ivy League exige a los estadounidenses de origen asiático un estándar más alto y esencialmente limita sus números. La universidad argumentó que no establece límites para esta población de estudiantes y que todos los solicitantes se evalúan de forma individual.

El tribunal confirmó por última vez un caso de acción afirmativa en la universidad en 2016, donde dos de los jueces que formaban la estrecha mayoría de cinco jueces eran Anthony Kennedy y la fallecida Ruth Bader Ginsburg.

Al instar a los magistrados a que permitan que se mantenga la victoria de la corte inferior, los abogados de Harvard argumentan que los jueces aplicaron la ley establecida de la Corte Suprema a los hechos del caso y que no existe división más amplia sobre el tema en otros tribunales estadounidenses.

Harvard sostiene que únicamente considera la raza  de una "manera flexible y no mecánica" y que estas consideraciones solo benefician a los "candidatos altamente calificados".

En un sentido más amplio, Harvard también instó a los magistrados a no interferir con sus precedentes, que se remontan a 1978, y han permitido una evaluación basada en parte en la raza para garantizar un cuerpo estudiantil más inclusivo y diverso.

“El público estadounidense ha buscado este precedente para asegurarse de que la nación reconoce y valora los beneficios de la diversidad y que el camino hacia el liderazgo está abierto a todos”, dijeron los abogados de Harvard.

El líder del equipo de SFFA en apelación es William Consovoy, quien ha estado en el caso desde el principio. En la apelación, instó al tribunal superior a revertir las decisiones que permitían que la raza fuera un "punto a favor" en la selección, afirmando que "es un punto negativo para los asiático-americanos".

Un juicio de 2018 relacionado con el caso de Harvard generó una gran cantidad de datos y múltiples testigos, al salir a la luz las prácticas de admisión previamente secretas.

Los documentos y testigos demostraron que los futuros estudiantes de ascendencia afroamericana y latina recibieron ventajas, así como aquellos con riqueza familiar, conexiones heredadas o capacidad atlética.

Los que desafiaron a Harvard argumentaron que los solicitantes asiático-estadounidenses fueron penalizados en un proceso que los calificó como "empollones y unidimensionales".

En noviembre de 2020, el 1er Circuito de Apelaciones de EE. UU. con sede en Boston dictaminó que la consideración de la raza por parte de Harvard no era "inadmisiblemente extensa" ni significativa, ya que sirvió para evitar que la diversidad racial de su cuerpo estudiantil de pregrado cayera en picado.

Harvard, una de las escuelas más prestigiosas del mundo, ha declarado que el número de estudiantes negros e hispanos se reduciría casi a la mitad si se eliminara su programa de discriminación positiva.

El presidente de la SFFA, Edward J. Blum, dijo en un comunicado que el grupo aún espera que los jueces de la Corte Suprema escuchen su caso y se pronuncien en contra de las admisiones sensibles con la raza.

"La piedra angular de las leyes de derechos civiles de nuestra nación es el principio de que la raza y el origen étnico de un estudiante no deben usarse para ayudar o dañar sus perspectivas de admisión en la universidad", dijo Blum.

"Tenemos la esperanza de que la Corte Suprema acepte esta demanda para su revisión y ponga fin al uso de la raza en las admisiones universitarias en Harvard y en todas las facultades y universidades".

00:00 / 00:00
Ads destiny link