LIVE STREAMING
El gobernador Cuomo durante una rueda de prensa el lunes. Foto: Jeenah Moon/Getty Images
El gobernador Cuomo durante una rueda de prensa el lunes. Foto: Jeenah Moon/Getty Images

El gobernador de Nueva York antes considerado un héroe, Andrew Cuomo, se enfrenta al desprecio bipartidista

Se acusa a la administración de Cuomo de manejar mal los datos de muertes por COVID-19 en las residencias de ancianos de Nueva York.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Roe anulado

Junio 28, 2022

Una Unión de Apple

Junio 21, 2022

Una historia oscura

Junio 20, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

El gobernador demócrata de Nueva York, Andrew Cuomo, se encuentra en medio de una creciente controversia en torno a las muertes por COVID-19 en residencias de ancianos y a la posibilidad de haberlas evitado. 

El lunes 15 de febrero, Cuomo reconoció por primera vez que la información inicial de su administración sobre las muertes por coronavirus en las residencias de ancianos de Nueva York careció de transparencia y provocó una mayor ansiedad y desinformación.

Confesó que su administración no respondió con prontitud a las preguntas sobre el número de residentes en las residencias de ancianos y centros de atención a largo plazo de Nueva York que han muerto a causa del COVID-19, que ya son más de 13.000.

Dijo que este retraso en la respuesta permitió un vacío "lleno de escepticismo, cinismo y teorías conspirativas que aumentaron la confusión". En respuesta, el gobernador no se disculpó directamente por el error de comunicación y ha defendido la actuación de su administración.

La principal asesora de Cuomo, Melissa DeRosa, reveló durante una llamada con los legisladores del estado que la administración se "congeló" al manejar una investigación de la legislatura, mientras manejaba una solicitud enviada por el Departamento de Justicia con respecto a las muertes. 

En la conversación de DeRosa con los legisladores, de la que informó por primera vez The New York Post, afirmó que la administración temía que los datos pudieran ser utilizados en su contra de alguna manera. 

Cuomo fue ampliamente elogiado al principio de la pandemia por sus sinceras conferencias de prensa y sus persistentes peticiones de más equipo médico al gobierno federal. Pero ahora se enfrenta a críticas bipartidistas por el mal manejo de estos datos, así como por una controvertida directiva de su administración que trasladó a 9.000 pacientes recuperados del coronavirus a residencias de ancianos. 

Lo que más preocupa a la gente es si Nueva York podría haber evitado mejor las muertes de casi 46.000 personas en el estado, y si la decisión de dar de alta a los pacientes en recuperación de los hospitales de vuelta a las residencias de ancianos aumentó las infecciones entre los residentes ancianos vulnerables. 

La fiscal general del estado, Letitia James, publicó en enero un informe en el que se mostraba que el Departamento de Salud del Estado de Nueva York subestimaba el recuento de las muertes por COVID-19 entre los residentes de residencias de ancianos en aproximadamente un 50%, omitiendo esencialmente las muertes de los residentes que habían sido trasladados a hospitales. 

En una conferencia de prensa el viernes 29 de enero, Cuomo dijo que la administración hizo lo mejor que pudo. 

"El Departamento de Salud del Estado siguió las directrices federales. Así que, si creen que hubo un error, acudan al gobierno federal", dijo. 

Defendiéndose aún más a sí mismo y a su equipo, dijo en una conferencia el lunes 15 de febrero que el Departamento de Salud del estado siempre informó "plenamente" de todas las muertes por COVID-19 en residencias de ancianos y hospitales, e insistió en que no hay "nada que investigar".

La senadora estatal Julia Salazar (D-Brooklyn) publicó un hilo en Twitter donde acusaba a Cuomo de mentir. 

"Si el Gobernador hubiera informado realmente a la legislatura hace meses de que su oficina estaba reteniendo los datos que tenían sobre el total de muertes en residencias de ancianos, no habría habido necesidad de que tuviera una llamada con un grupo de legisladores la semana pasada para informarles de esto por primera vez", dijo. 

Ahora, más de una docena de líderes electos, entre los que se encuentran el senador del estado de Nueva York Rob Ort, el congresista Tom Reed y la asambleísta Monica Wallace, piden que se investigue al gobernador Cuomo. Muchos líderes republicanos solicitan la destitución y la revocación de sus poderes de emergencia.

Un informe del Departamento de Salud de Nueva York argumentó que los reingresos no podían haber contribuido a la propagación del virus en las residencias de ancianos, porque los pacientes que regresaban del hospital ya estaban siendo tratados, y lo más probable es que ya no fueran infecciosos. 

Cuomo se ha mantenido firme en su negativa a disculparse por las decisiones de su administración.

"Quiero que todos sepan que todo se hizo con las mejores mentes en el mejor interés, lo último que queríamos hacer era agravar una situación terrible", explicó el gobernador.

00:00 / 00:00
Ads destiny link