LIVE STREAMING
Distrust of the medical community by Black and Latinx communities remains high as a vaccine is finally here. Photo: Jose Luis Pelaez Inc/Getty Images
La desconfianza de las comunidades negras y latinas hacia los médicos sigue siendo alta, ya que por fin ha llegado una vacuna. Foto: Jose Luis Pelaez Inc/Getty Images

La vacuna de la COVID-19 está aquí, pero las disparidades raciales continúan

Las verdades ocultas del sistema de salud de los EE.UU. fueron expuestas en 2020, dejando poco espacio para la confianza de los más afectados por el virus. 

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Biden va a Puerto Rico

Octubre 05, 2022

Colombia Vs. Las Drogas

Octubre 04, 2022

Perla entre bastidores

Octubre 04, 2022

Cruz va a la RGV

Octubre 04, 2022

¿Ian es peor que Andrew?

Octubre 04, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Once meses después de que el nuevo coronavirus apareciera por primera vez en los Estados Unidos, los pacientes negros, latinos, nativos americanos y asiáticos siguen muriendo con mucha más frecuencia que los pacientes blancos, incluso cuando las tasas de mortalidad se han desplomado.

En la primera semana de distribución de la vacuna de la COVID-19 en los Estados Unidos, hay un mayor escepticismo entre los negros y los latinos sobre la eficacia y su intención. Detrás de esta duda hay una historia de razones, pero desafortunadamente resultará en que muchos decidan no vacunarse. 

La superación del trauma colectivo asociado con el racismo sistémico debe estar en primer plano, ya que los funcionarios se apresuran a distribuir vacunas a las comunidades más afectadas, especialmente a las comunidades de color que han soportado la carga de la pandemia. 

Pero no será fácil.

Menos de la mitad de los negros y el 66% de los latinos dijeron que definitivamente o probablemente tomarían la vacuna, según un estudio basado en una encuesta realizado por la Colaboración COVID, la NAACP y UnidosUS.

El estudio resaltó el desafío que aún debe ser superado: llevar las vacunas a las comunidades más afectadas por la pandemia. La encuesta, publicada a finales del otoño, es una de las más completas hasta la fecha. 

Los resultados fueron sorprendentes, ya que encontró que sólo el 14% de los americanos negros confían en que una vacuna será segura, y el 18% confía en que será efectiva. Los latinoamericanos respondieron con más optimismo - con el 34% diciendo que confían en que la vacuna será segura, y el 40% creyendo en su eficacia. 

"Los esfuerzos para promover la adopción de la vacuna en la comunidad negra deben confrontar y abordar directamente los profundos traumas históricos que han creado altos niveles de desconfianza en la vacuna de la COVID19, y en el gobierno y el sistema de salud en general", se lee en el estudio, destacando la necesidad de que los defensores y los trabajadores de la salud se aventuren directamente en las comunidades con traumas históricos. 

Especialmente desde que existen datos que cartografían los códigos postales y los municipios más afectados. 

Pero sin transparencia, no habrá un aumento de la confianza. El estudio explica que especialmente entre los individuos negros, tienen una mayor disposición a tomar la vacuna si el mensaje es honesto y completo. 

En lo que respecta a los individuos negros especialmente, la historia siempre debe ser considerada. Casi todas las fuentes que discuten la desconfianza en los esfuerzos de vacunación se refieren al notorio Estudio de la Sífilis de Tuskegee, no el único precursor de la desconfianza, sino uno de los más prominentes y atroces en la historia moderna. 

"Específicamente, los esfuerzos deben dirigirse a resaltar cómo la vacunación puede salvar vidas de negros y fortalecer las comunidades negras", continúa el estudio. 

Desde que la pandemia golpeó por primera vez a la nación en una escala generalizada, las comunidades latinas han experimentado una carga desproporcionadamente alta de infecciones y hospitalizaciones, "incluso cuando se las compara con las comunidades negras", dice el estudio. 

Las respuestas de los latinx en el estudio fueron considerablemente más altas a favor de la vacuna en comparación con los encuestados negros. 

Un factor para esto, según el estudio, es que los funcionarios latinx en su comunidad tienen más probabilidades de que se confíe en ellos que los funcionarios electos blancos. Sugiere que los esfuerzos para promover la distribución y la aceptación deberían aprovechar las voces de la comunidad Latinx y "deberían reforzar la noción de que la vacunación es una responsabilidad" que beneficia a la comunidad en su conjunto.

Si bien las sugerencias son prometedoras, hay pruebas limitadas de su empleo en toda la nación. Una cosa está clara, hay una considerable vacilación y resistencia dentro de las comunidades negras y latinas debido a los traumas históricos, y por ello se encuentran en una desventaja adicional en la adopción de la vacuna. 

Según los CDC, las tasas de hospitalización por el virus entre los negros, latinos y nativos americanos son de 2 a 4 veces más altas que las de los blancos.

Como la vacuna está haciendo su primera en las carreteras de toda la nación, los funcionarios están ahora luchando con la forma de garantizar que estas poblaciones reciban la vacuna. A la cabeza de la lista están 21 millones de trabajadores de la salud de primera línea, pero ¿quién debería venir después? 

"Después de ellos probablemente habrá otros trabajadores esenciales, muchos de los cuales provienen de comunidades negras, latinas y asiáticas. Muchos no pueden trabajar desde casa, no tienen transporte y viven en viviendas atestadas", informó el Washington Post. 

El Gobernador de California, Gavin Newsom, dijo el mes pasado que los residentes negros y latinos que se han visto afectados de manera desproporcionada deberían estar entre los primeros en ser vacunados, sin embargo, todavía no ha habido ningún plan concreto o plan de acción. 

En una rueda de prensa el lunes, Newsom dijo brevemente que los trabajadores agrícolas también podrían ser elegibles para una pronta vacunación. La acción para esto también está por verse, en el estado con la mayor población de Latinx y una población significativa de trabajadores agrícolas latinx. 

Se espera que California reciba alrededor de 2,1 millones de vacunas de la COVID-19 este mes, y los 2 millones de trabajadores de la salud del estado están luchando por un lugar en la fila. La vacuna requiere dos dosis espaciadas con tres semanas de diferencia, por lo que pasarán meses antes de que haya suficientes para todos. 

La distribución de la vacuna no será perfecta, pero será peor si las disparidades raciales no son consideradas durante su lanzamiento. La vacuna seguirá distribuyéndose en todo el país, pero es importante prestar atención a quién es propenso a saltarse.

La participación es también la ruta más rápida hacia la recuperación económica de los más afectados. 

00:00 / 00:00
Ads destiny link