LIVE STREAMING
Protesters outside of Etowah County Jail in Alabama. Photo: Fernando Lopez
Manifestantes frente a la cárcel del condado de Etowah en Alabama. Foto: Fernando Lopez

Shut Down Berks se une a la Red de Vigilancia de Detenciones para cerrar los centros de detención de inmigrantes

La iniciativa Los diez primeros es la última dentro de la campaña Comunidades, no jaulas de la Red de Vigilancia de Detenciones.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Líderes de la justicia

Junio 27, 2022

"Soy la guagua 47"

Junio 25, 2022

Latinos en Silicon Valley

Junio 24, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

El presidente Biden ha hecho varias grandes promesas en materia de inmigración, como el fin de las deportaciones y el uso de instalaciones privadas para detener a los inmigrantes indocumentados. 

Pero hasta ahora, la administración Biden-Harris también ha deportado a cientos de personas, y el lunes 22 de febrero reabrieron dos centros de detención para albergar a adolescentes migrantes. 

En respuesta, la Coalición "Shut Down Berks" se ha unido a la Red de Vigilancia de Detenciones (DWN) y a otros socios, para exigir a Biden el cierre de diez centros de detención diferentes en todo el país, cada uno con un historial atroz de abusos. 

Las organizaciones lanzaron el jueves 25 de febrero la campaña Los Diez PrimerosComunidades, No Jaulas para proporcionar una hoja de ruta al gobierno de Biden sobre por dónde empezar. 

Los Diez Primeros es la fase más reciente de la campaña nacional de DWN Comunidades, No Jaulas para cerrar 10 centros de detención del ICE, poner fin a la ampliación y construcción de nuevas instalaciones y, en última instancia, erradicar por completo el sistema de detención. 

El centro de detención de Adelanto, situado en el condado de San Bernardino (California), tiene una larga lista de abusos contra los derechos humanos, como una atención sanitaria inadecuada, agresiones sexuales y el uso del aislamiento. 

Entre 2010 y 2016, Adelanto estuvo entre los cinco centros con más quejas a la línea de denuncias del ICE por abusos sexuales y físicos.

No se puede exagerar la gravedad de las condiciones en Adelanto. 

En 2017, tres personas murieron en tres meses, entre ellas Osmar Epifanio Gonzales-Gabda, Sergio Alonso López y Vicente Cáceres Madariaga. 

También ha habido al menos siete intentos de suicidio en el centro, y más recientemente, en un intento fallido de responder a la pandemia de coronavirus, un desinfectante químico tóxico hizo que las personas desarrollaran sangre en la nariz, ardor en los ojos y una tos persistente. 

El Centro Residencial Familiar del condado de Berks, en Pensilvania, es uno de los tres centros de detención familiar de Estados Unidos. Los centros de detención familiar tienen un historial bien documentado de abusos y negligencias, como una atención médica y mental inadecuada y tácticas disciplinarias inapropiadas utilizadas contra los niños, incluidas las amenazas de separación familiar. 

En agosto de 2016, un grupo de madres inició una huelga de hambre en protesta por la prolongada detención y el maltrato de sus familias en el centro de Berks. También escribieron una carta al Departamento de Seguridad Nacional (DHS) explicando sus motivos. 

"Dejamos nuestros hogares en Centroamérica para escapar de la corrupción, las amenazas y la violencia. Pensamos que este país nos ayudaría, pero ahora estamos encerrados con nuestros hijos en un lugar donde nos sentimos amenazados, incluso por parte del personal médico, dejándonos sin nadie en quien confiar", escribieron. 

Los otros ocho centros que están en el punto de mira son los siguientes: South Texas Family Residential Center, Farmville Detention Center en Virginia, T. Don Hutto Residential Facility en Texas, Etowah County Jail en Alabama, Irwin County Detention Center en Georgia, Mesa Verde Detention Center en California, Karnes County Family Residential Center en Texas y Otero County Processing Center en Nuevo México. 

Estados Unidos gestiona el mayor sistema de detención de inmigrantes del mundo, con una red de más de 200 centros en todo el país. Los miembros de la DWN llevan años organizándose para llamar la atención sobre los abusos que se cometen en estos centros y pidiendo el cierre de cada uno de ellos y la abolición total del sistema de detención, que es intrínsecamente inhumano.

En 2018, las comunidades colaboraron con la DWN para formar la campaña Comunidades, no jaulas con el fin de amplificar estas demandas. Han conseguido muchas pequeñas victorias para detener la construcción de nuevas instalaciones, pero bajo la administración de Trump, el sistema siguió creciendo, con más de 50.000 personas detenidas en su punto álgido en el verano de 2019. 
Mientras Biden sigue deshaciendo y deshaciendo cuatro años de políticas de inmigración racistas, la Coalición Shut Down Berks y DWN quieren dejar claro que los problemas son más profundos que las órdenes ejecutivas de Trump. 

Las políticas son una preservación de un marco injusto que se creó mucho antes de que Trump asumiera el cargo. 

La campaña Los Diez Primeros exige no solo el cierre de estos diez centros de detención abusivos, sino una acción decisiva y audaz para acabar con la detención de inmigrantes de una vez por todas.

00:00 / 00:00
Ads destiny link