LIVE STREAMING
El presidente Joe Biden. FOTOGRAFÍA: Getty Images
El presidente Joe Biden. FOTOGRAFÍA: Getty Images

¿Cuánto suma el crédito fiscal para los niños que Biden podría incluir en su paquete de ayudas COVID-19?

El crédito proporcionaría a las familias 3.000 dólares para las edades de 6 a 17 años y todavía más para los niños menores de 6 años sobre la base de los…

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Cierre de Berks

Diciembre 01, 2022

El impacto latino en Arizona

Diciembre 01, 2022

Tribus contra el clima

Noviembre 30, 2022

Ley de respeto al matrimonio

Noviembre 30, 2022

Disparidad sin fecha

Noviembre 30, 2022

Casey sobre la inmigración

Noviembre 30, 2022

Batalla contra el plástico

Noviembre 29, 2022

Una política renovada

Noviembre 29, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Entre la pérdida de empleos, la reducción de ingresos o la realización de trabajos y estudios desde sus hogares, la pandemia del COVID-19 ha sido difícil desde el punto de vista financiero para la mayoría de las familias estadounidenses. 

Una encuesta realizada en 2021 por el National Endowment for Financial Education reveló que casi siete de cada diez personas sufrieron un revés financiero en 2020. 

Desde el principio, el gobierno de Biden dejó claro que quiere abordar estos problemas a través de un proyecto de ley de estímulo financiero. El lunes 15 de febrero los demócratas de la Cámara de Representantes tienen previsto presentar un nuevo y mejorado crédito fiscal para los niños como parte del paquete de ayuda del Presidente, que asciende a 1,9 billones de dólares. 

El crédito, que se basará en los ingresos del contribuyente en 2020, proporcionará 3.000 dólares por niño de entre 6 y 17 años, y 3.600 dólares a los menores de 6 años. 

Según el Centro de Prioridades Presupuestarias y Políticas, de carácter no partidista, este crédito fiscal infantil actualizado podría ayudar a elevar a casi 10 millones de niños por encima del umbral de la pobreza o, al menos, acercarlos a él. 

Chuck Marr, director de política fiscal federal del centro, explicó en una entrevista con el programa Morning Edition de NPR, que la actual desgravación fiscal por hijos es muy accesible para las familias de clase media y de mayores ingresos, pero a menudo excluye a las familias de bajos ingresos.

"Hay 27 millones de niños en nuestro país que no reciben la cantidad máxima [del crédito fiscal] porque sus padres no ganan suficiente dinero", dijo Marr. 

En el pasado, créditos similares se asumían como una suma global en la declaración de la renta de un individuo o una familia, pero esta nueva legislación hará que los contribuyentes tengan derecho a recibir un pago mensual del IRS de 250 o 300 dólares, dependiendo de la edad del niño o los niños.

Este cambio de una suma global a pagos mensuales podría ser fácilmente un cambio de juego para muchas familias. La Reserva Federal publicó un informe en 2019 que demuestra que el 40% de todos los estadounidenses luchan por cubrir un gasto inesperado de 400 dólares. 

"La pandemia está llevando a las familias a una pobreza cada vez más profunda, y es devastadora. Estamos haciendo que el Crédito Fiscal por Hijo sea más generoso, más accesible, y al pagarlo mensualmente, este dinero va a ser la diferencia en un techo sobre la cabeza de alguien o comida en su mesa", dijo el presidente del Comité de Medios y Arbitrios Richard Neal (D-MA) en un comunicado. 

El nuevo crédito fiscal por hijos se dirige a un pequeño grupo de contribuyentes: los solteros que ganan 75.000 dólares o menos y los casados con ingresos de 150.000 dólares o menos. 

Estados Unidos ha recibido muchas críticas en los últimos años por gastar menos en sus hijos que cualquier otra nación desarrollada. 

Aunque la propuesta actual es que el crédito comience en julio y dure 12 meses, ya se habla de que podría convertirse en permanente. Si lo hace, podría tener un efecto positivo a largo plazo en la economía. 

Además, parece que los demócratas no son los únicos centrados en el crédito fiscal para los hijos. 

El senador Mitt Romney (republicano de Utah) ha revelado una versión propia de un crédito fiscal por hijos actualizado, titulada The Family Security Act. Su plan, sin embargo, es diferente al que han presentado los demócratas de la Cámara. 

El plan de Romney repetiría el actual crédito fiscal por hijos y lo sustituiría por uno que ofrecería 3.000 dólares para los niños de 6 a 17 años y 4.200 dólares por cada niño menor de 6 años. Al igual que la propuesta de la Cámara de Representantes, el plan de Romney ofrecería pagos mensuales a través del IRS. 

Pero los críticos de su plan señalan el hecho de que su plan se pagaría eliminando otros programas federales, como la deducción federal por impuestos estatales y locales y la Asistencia Temporal para Familias Necesitadas, un programa de asistencia social. 

El representante Ritchie Torres, demócrata de Nueva York, considera que el crédito fiscal por hijos de Biden podría ser "transformador" para distritos como el suyo, que experimentan una elevada pobreza. 

Explicó que "es difícil imaginar un estímulo más poderoso para nuestra economía, un estabilizador más poderoso para las familias que un crédito fiscal infantil ampliado permanentemente".

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, no confirmó si el crédito se ampliará de forma permanente. Se limitó a señalar que la actual propuesta priva de fondos de emergencia para "ayudar a la gente a superar este periodo de tiempo".

Este artículo forma parte de Broke in Philly, un proyecto de reportaje en colaboración entre más de 20 organizaciones de noticias centradas en la movilidad económica en Filadelfia. Lea todos nuestros reportajes en brokeinphilly.org.

Nota del editor: Una versión anterior de este artículo decía que el plan de Biden se presentaría el lunes 18 de febrero. Ese lunes es en realidad el lunes 15 de febrero.
00:00 / 00:00
Ads destiny link