LIVE STREAMING
Antony J. Blinken is President-elect Joe Biden Jr.’s nominee for the Secretary of State position. Photo: Getty Images
Antony J. Blinken es el nominado del Presidente electo Joe Biden Jr. para el puesto de Secretario de Estado. Foto: Getty Images

Cómo será la diplomacia latinoamericana con Antony Blinken como Secretario de Estado

Es probable que Blinken invierta en la movilidad económica de América Central, pero hay que ver los planes concretos y la voluntad de los países.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

¿Escucharán esta vez?

Febrero 02, 2023

No Latinx en Connecticut

Febrero 02, 2023

Llamada de Celin en D7

Febrero 02, 2023

El muro infame regresa

Enero 31, 2023

Hobbs sigue adelante

Enero 31, 2023

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

El presidente electo Joe Biden anunció a Antony J. Blinken, su asesor más cercano en política exterior, como su candidato a Secretario de Estado.

Los principales miembros del gabinete de Biden fueron anunciados el 23 de noviembre, y entre la lista hay varios rostros familiares de la época de Obama.

Blinken es un exsecretario de Estado del presidente Barack Obama, y comenzó su carrera en el Departamento de Estado bajo la presidencia de Clinton. Se espera que Blinken como Secretario de Estado traiga una apariencia de calma después de cuatro años de las tendencias nacionalistas de la administración Trump y de las rupturas de varias alianzas mundiales importantes.

Biden y la vicepresidenta electa Kamala Harris tienen previsto presentar oficialmente a sus nominados y designados a los puestos clave de seguridad nacional y política exterior el martes 24 de noviembre, desde Wilmington Delaware.

Varios legisladores, incluyendo el presidente del Caucus Hispano, Joaquín Castro, expresaron su opinión sobre la nominación de Blinken. Castro, quien se postula para ser el próximo presidente del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, compartió opiniones positivas.

"[Blinken] es un estimado servidor público y será un excelente Secretario de Estado. Al igual que [Joe Biden], entiende que los EE.UU. en su mejor momento es una Estrella del Norte en el mundo. Espero con interés trabajar juntos para reconstruir la infraestructura de la diplomacia de Estados Unidos", escribió Castro en Twitter.

Ahora que se han revelado las nominaciones de Blinken, y del próximo Secretario del DHS, Alejandro Mayorkas, hay más claridad sobre cómo se verán los próximos cuatro años con respecto a algunos de nuestros vecinos más cercanos en América Latina.

Bajo la administración de Trump, los EE.UU. se alienaron de la mayoría de las potencias y organizaciones extranjeras, incluyendo las Naciones Unidas, y a través de la retirada del Acuerdo Climático de París y la Organización Mundial de la Salud.

Tal vez lo más peligroso es que el Presidente Trump se convierta en un símbolo para los líderes nacionalistas, o aspirantes a líderes nacionalistas en todo el mundo. 

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, que se considera de izquierdas, aún no ha felicitado a Biden por su decisiva victoria sobre Trump.

Un "fracaso diplomático", como lo llamó Castro, pero también una señal de la popularidad de Trump en América Latina y entre sus líderes.  

La administración de Biden va a enfrentarse a problemas profundos en América Latina, que van desde el aumento del nacionalismo, y también hay que ver cómo reaccionará EE.UU. ante el creciente poderío de Bolivia y su apoyo al socialismo que la administración Trump intentó derrocar apoyando un golpe de Estado.  

Pero en toda América Latina, desde Guatemala, Colombia, Perú y Chile, los ciudadanos están luchando contra los regímenes de extrema derecha o los líderes neoliberales, protestando contra la corrupción, la represión y las políticas que obstaculizan la vida de los individuos de la clase trabajadora.

Los Estados Unidos intervendrán en esas naciones, como lo han hecho históricamente, pero el temor que tienen muchas personas en los países de América Latina es que la interferencia de la administración Biden hará más daño que bien, que el hecho de considerar a sus países como políticamente "polarizados" alejará aún más a los Estados Unidos de la formación de relaciones sólidas.

Sin embargo, Blinken tiene un sólido historial de construcción de lazos diplomáticos. El New York Times lo llamó, "un defensor de las alianzas globales", pero esto se verá dentro de la próxima administración.

En un Diálogo sobre Política Exterior Americana con el Instituto Hudson a principios de julio, Blinken discutió cómo pueden ser las relaciones exteriores en lo que respecta a América Latina bajo Biden- y ahora, él mismo como Secretario de Estado. 

"Si podemos llegar a un lugar donde tenemos un hemisferio de democracias que funcionan, economías en crecimiento que respetan los derechos humanos, eso es profundamente en los intereses de los Estados Unidos, obviamente, los intereses de los propios países y del mundo", Blinken comenzó antes de que la conversación se dirigiera a América Latina. 

Pero dijo que hay desafíos. El primero es la crisis de migración que afecta a los países centroamericanos como Guatemala, Honduras y El Salvador.

"Los problemas en esos países en lo que se refiere a la delincuencia y la violencia de las pandillas, las drogas, la falta de oportunidades económicas, entre otras cosas, son enormes impulsores", dijo Blinken.

Un momento clave de la conversación de Blinken con el Instituto Hudson fue su comprensión superficial de las implicaciones que conlleva la decisión de dejar todo atrás y buscar refugio en los Estados Unidos. 

"Las personas que emprenden estos viajes tienen conductores enormemente, enormemente, enormemente convincentes que los empujan en esa dirección", dijo. "Parentéticamente, tienden a ser una fuente de tremenda fuerza para nuestro país porque se necesita un extraordinario coraje, dinamismo, energía, para dejarlo todo, para poner tu vida en peligro, para tratar de encontrar una vida mejor en otro lugar".

Este tipo de empatía y comprensión es una victoria para la crisis de los refugiados en su conjunto, pero la cuestión de la interferencia no tiene respuesta. Blinken lo forma como un resultado positivo para ambas partes involucradas.

"Obviamente tenemos interés en ayudar a los países a encontrar maneras de hacerse más atractivos para que más personas no se sientan obligadas a hacer ese tipo de viaje", continuó.

A continuación, Blinken citó una iniciativa de Biden de reunir casi mil millones de dólares en ayuda para El Salvador, Guatemala y Honduras, una inversión que redujo el número de refugiados de la región. 

Blinken también esbozó brevemente un plan de nuevas inversiones.

"El Vicepresidente tiene un plan para construir significativamente sobre esa iniciativa durante cuatro años con básicamente una estrategia regional de 4.000 millones de dólares que requeriría que los países contribuyeran con sus propios recursos, sus propios compromisos para emprender reformas concretas que los hagan más atractivos para su propio pueblo", dijo. "Ese es el tipo de cosa que es a la vez inteligente y potencialmente eficaz y que claramente nos interesa".

Aún no se han publicado planes completos y exhaustivos. Aun así, es importante que quienes elaboren las políticas que afectarán a millones de personas en varios países comprendan lo que está sucediendo en su interior -desde los regímenes en el poder hasta los movimientos sociales en su contra- para "interferir" de una manera que esté justificada y sea necesaria, y no como un exceso.

00:00 / 00:00
Ads destiny link