LIVE STREAMING
Communities from both sides of the U.S.-Mexico border unite at the "Teeter-Totter Wall" project at the Anapra zone in Ciudad Juarez, Mexico on July 28, 2019. Photo courtesy of Rael San Fratello.
Comunidades de ambos lados de la frontera entre México y Estados Unidos se unen en el proyecto "Teeter-Totter Wall" en la zona de Anapra en Ciudad Juárez, México, el 28 de julio de 2019. Foto cortesía de Rael San Fratello.

El proyecto Seesaw trajo un momento de "alegría" y "conectividad" a la frontera entre Estados Unidos y México

Niños jugando en balancines suele ser una escena ordinaria en un parque tradicional, pero esta vez la valla del muro fronterizo entre Estados Unidos y México…

MÁS EN ESTA SECCIÓN

"Soy la guagua 47"

Junio 25, 2022

Latinos en Silicon Valley

Junio 24, 2022

Serie original latina

Junio 23, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Instalados dentro de la valla fronteriza de listones de acero que separa a los Estados Unidos de México, tres balancines rosados ​​unieron dos comunidades binacionales, permitiendo que los niños de ambos lados se conectaran entre sí, y cerrando brevemente las cicatrices dejadas por la división.

Los autores intelectuales del proyecto "Teeter-Totter Wall", Ronald Rael, profesor de arquitectura en la Universidad de California (Berkeley) y Virginia San Fratello, profesora asociada de diseño en la Universidad Estatal de San José, diseñaron el concepto para los balancines binacionales hace diez años.

Esta semana su diseño cobró vida, evidenciando cómo las acciones que ocurren en un lado tienen un impacto directo en el otro.

“El balancín representa la idea que habla de los equilibrios y las igualdades, y de cómo la frontera es un punto de apoyo literal entre las relaciones entre Estados Unidos y México, ya sea concebido económica, política o humanísticamente , dijo Rael a AL DÍA durante una entrevista telefónica.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Ronald Rael (@rrael) on

 

El domingo, Rael y su equipo transportaron los balancines rosados ​​a Sunland Park, Nuevo México, donde una valla de listón en la frontera le separa de Ciudad Juárez, México.

“Gran parte de nuestro trabajo tiene que ver con el juego, pero no descarta la violencia que ocurre en la frontera. El color rosa representa ambos: es divertido y lúdico, pero también se usó para conmemorar a las mujeres que fueron asesinadas en Juárez", dijo Rael.

Las personas a ambos lados de la frontera se unieron por un momento, a pesar de estar divididas por una cerca. Sin embargo, a Rael todavía le preocupaba cómo reaccionarían las autoridades durante la instalación de 30 minutos.

Luego se dio cuenta de que tanto la Patrulla Fronteriza como los soldados de la Guardia Nacional de Mexico entendían el idioma. "Observaron y sonrieron", dijo.

Si bien fue un momento de "conexión", Rael dice que también estaba destinado a mostrar la humanidad de quienes viven en comunidades fronterizas.

"Creo que las personas tienen muchos tipos diferentes de percepciones de lo que está sucediendo hoy en la frontera. Creo que lo más importante es mostrar que hay personas, familias, niños que viven a lo largo de la frontera y cómo la construcción y la política del muro afectan su día a día", agregó.

“La forma en que abogamos por las comunidades fronterizas es rechazando el diseño de muros. Abogamos por el diseño en los espacios que la pared ha invadido. Creemos que esos son los espacios que necesitan abordarse, estos son los espacios que quedan vacíos, peligrosos y que desconectan a las personas”.

00:00 / 00:00
Ads destiny link