LIVE STREAMING
Margarita Rodriguez. Photo: Make the Road NJ Twitter
Margarita Rodriguez. Foto: Twitter- Make the Road NJ 

Huelga de hambre de los indocumentados de Nueva Jersey por las prestaciones del COVID tras un movimiento similar en Nueva York

La oficina del gobernador Phil Murphy aún no ha acudido a la mesa con una solución adecuada cuando la huelga llega a su décimo día.

MÁS EN ESTA SECCIÓN

Juzgar el nuevo

Junio 28, 2022

CCP+Rowan

Junio 28, 2022

Un refugio para el aborto

Junio 28, 2022

COMPARTA ESTE CONTENIDO:

Margarita Rodríguez estuvo en el paro durante meses el año pasado, después de que ella, junto con muchos otros trabajadores indocumentados, perdiera su trabajo en las consecuencias económicas de la pandemia de coronavirus.

Desde entonces ha podido encontrar un puesto en la industria alimentaria, arriesgando su vida como trabajadora esencial en una charcutería, para mantener a sus tres hijos. Pero debido a su condición, no ha recibido ni un céntimo de las facturas de ayuda del gobierno federal para la COVID-19.

Este ha sido el caso de la mayoría de los trabajadores indocumentados, muchos de los cuales han mantenido a la nación a flote mientras luchaba contra la pandemia. 

En febrero, California aprobó un alivio en forma de pagos únicos de 600 dólares para los trabajadores indocumentados que pagan impuestos. 

Los trabajadores indocumentados de Nueva York también lograron una importante victoria con la ayuda de Make the Road NY y la Coalición de Trabajadores Excluidos del Fondo, concediéndoles un alivio financiero por el año que pasaron sin ingresos.

La lucha duró un año y terminó con una huelga de hambre de 23 días. Finalmente, la legislatura de Nueva York y el gobernador Andrew Cuomo acordaron un fondo de 2.100 millones de dólares para los trabajadores indocumentados que fueron excluidos de los paquetes de estímulo.

En el estado vecino de Nueva Jersey, Rodríguez, junto con otros 30 trabajadores indocumentados del estado, han llevado a cabo su propia huelga de hambre.

Desde hace 10 días, este grupo de trabajadores está en huelga de hambre, exigiendo que el Estado proporcione los fondos de ayuda del COVID-19 a los trabajadores excluidos. 

"Estamos aportando nuestro trabajo, nuestro dinero al Estado; es injusto que nos dejen fuera del estímulo", dijo Rodríguez, de 40 años, señalando que ella y otros trabajadores indocumentados pagan impuestos. 

La madre de tres hijos pasó entonces al español, insistiendo en que, como trabajadores esenciales, están muy expuestos al virus mortal, interactuando con la gente todos los días.

"Estamos en riesgo", dijo Rodríguez. 

A pesar del importante papel que han desempeñado los inmigrantes durante esta pandemia, trabajando en primera línea como trabajadores esenciales en sectores como la alimentación, el cuidado de niños, la sanidad, la construcción y el transporte, los indocumentados se han quedado fuera de los tres pagos federales de estímulo. 

Los organizadores del grupo de derechos de los inmigrantes Make the Road New Jersey han instado al estado a que proporcione pagos semanales por desempleo de 600 dólares a los trabajadores indocumentados que hayan perdido su trabajo. También están solicitando pagos únicos de 2.000 dólares a los que quedaron fuera de los paquetes de estímulo federal.  

El gobernador de Nueva Jersey, Phil Murphy, dijo a HuffPost que su administración está "explorando formas de ayudar más a los miembros de nuestra comunidad de inmigrantes durante este tiempo difícil", pero se abstuvo de proporcionar detalles sobre si o cuánto alivio directo el estado distribuiría. 

A principios de esta semana, la oficina de Murphy habría propuesto un compromiso de unos 40 millones de dólares para un fondo de ayuda durante una llamada con los organizadores. Esto es mucho menos de lo que los trabajadores han estado solicitando para los casi 500.000 inmigrantes indocumentados del estado. 

Pero Katy Sastre, estratega de la campaña de la Alianza de Inmigrantes por la Justicia, que estaba en la llamada, describió la idea como "insultante".

"Esto es completamente insuficiente. Es insultante para nuestras comunidades que han acumulado miles de dólares de deuda", dijo Sastre. "Sale a 96 dólares cada persona. Con eso no se paga ni la factura del teléfono".

Esto tampoco será suficiente para poner fin a la huelga de hambre de los 34 indocumentados y aliados. 

Según las otras tres personas en la llamada, concluyeron que el fondo de ayuda mencionado por la oficina del gobernador no parece ser más que una idea. 

A medida que el número de muertos por el virus supera los 565.000 en Estados Unidos, las personas latinas y negras han tenido casi tres veces más probabilidades de ser hospitalizadas con COVID-19 que los blancos, y el doble de probabilidades de morir. 

"Seguid alzando la voz", dijo Rodríguez a sus compañeros indocumentados. "Ya está bien de quedarse callados. Como trabajadores inmigrantes, también contamos".

00:00 / 00:00
Ads destiny link